23 de abril de 2018

Lo que aprendí de los libros


La perfección no es alcanzable, 
Pero si perseguimos la perfección 
podremos lograr la excelencia.
Vince Lombardi

Hoy es un día especial, lo es porque la literatura en cualquiera de sus formas tiene mucho peso en mi vida; desde muy pequeña los libros han sido guía, parte de mi vida en todos los aspectos y de ellos he aprendido muchas de las cosas que sé: después llegó internet, los blog, pero en definitiva, nunca he dejado de leer...

Supongo que de un libro aprendí las cosas que eran importante para mi (cómo tratar con y a las personas) para gestionar negocio, y por supuesto la forma en que trabajan de una manera más implicada y feliz.

Siempre se dice que "el papel lo aguanta todo" pero en realidad, cuando tienes un proyecto en las manos, nunca sabes lo que resultará hasta que no tienes el equipo construido, y esa es la parte más difícil: cohesionar...

Todo proyecto tiene 5 fases: 

Inicio. Seleccionamos el equipo en si mismo, es vital para conseguir el éxito y sentar las bases con los grupos de interés.

Planificación. Parte abstracta por definición, hay que calcular necesidades, recursos, personas necesarias para el éxito en tiempo y parámetros predefinidos.

Ejecución. En ella completamos las etapas, y debemos gestionar los cambios, los eventos, gastos, recursos, ...

Seguimiento/Control. Detectamos desviaciones lo antes posible para identificar áreas en las que debemos hacer cambios lo antes posible.

Cierre. Procesos orientados a completar formal y desde la gestión de trámites el proyecto.

Pero combinado con ellas, cualquier responsable de proyecto debe saber que puede hacer con las personas que forman el equipo, y es que de forma completamente informal, vamos a encontrarnos con la situación en la que las reuniones 100 - 100 todavía no son una realidad efectiva, y se producen diferentes "choques" con los que vamos a tener que convivir, pero sobre todo, debemos aprender a gestionar por el bien de todos.

Banco Gratuito Pixabay
Es verdad que la magia está en la práctica, en saber cómo hacerlo y cuando usar cada una de las herramientas disponibles, pero no es menos cierto que antes de la magia, está el aprendizaje: si desconozco las herramientas no voy a poder aplicarlas nunca, y para aprenderlas, más allá de la forma en que cada uno aprendemos, tenemos siempre un referente: el papel, lo escrito, que además de la tradición oral, es la mejor de las fortunas para poder seguir el ciclo de la calidad y la mejora continua.

Gracias libros por todos los contenidos, por la compañía y el aprendizaje constante y continuo, sin los que mi vida no sería la que es... desconozco si mejor o peor, pero sin duda, muy diferente...

Feliz semana! 


16 de abril de 2018

El mundo de las ideas

Se necesitan dos piedras
para hacer fuego.
Louisa May Alcott


Conectar con alguien, tener esa chispa para hacer fuego, es lo que realmente mueve a las organizaciones, y es difícil que sea uno sólo quien lo consigue; entender que por nítido que está en una cabeza no deja de ser una idea si no eres capaz de transmitirla a otro ser humano, que alguien te entienda es básico y premisa necesaria para llevar a cabo una idea; el mero hecho de no ser capaz de transmitirla, la condena al fracaso sin remedio.

A veces, tener chispas con alguien es un problema: puedes verte condicionado a necesitar ayuda para sobrellevarlo, pero si tienes o eres un buen gestor de emociones, realmente la hoguera puede verse o repercutir, a millones de km; no hay nada más extraordinario para mi que dos mentes que piensas juntas, y no digo que lo hagan en el mismo contexto ni que estén de acuerdo, pero ser capaz de comunicarse es la magia para conseguir lo que te propongas.

Es difícil comunicar exactamente lo que quieres / necesitas en el momento adecuado, y a la persona de la que necesitas su aporte.

Banco Gratuito Pixabay
Trabajar en equipo puede ser una solución y dejar que fluya la actividad el mejor remedio para conseguirlo: es decir, cuando yo tengo una idea lo mejor que puedo hacer es contarla, y esperar, como una piedra que cae en el agua las ondas, la forma en que nos vuelve, o las preguntas que nos hacen para tener claro en que grado hemos sido capaz de comunicar, o cómo han podido agrandar lo dicho.

No hay mejor regalo, o propuesta de valor que encontrarte días, semanas, meses después... con tu idea siempre más grande y mejor! 

Eso es trabajar en equipo: una pregunta lanzada al aire cuyo eco nos descubrirá en el lugar menos sospechado.

Feliz semana! 

9 de abril de 2018

La magia de la conectividad


La creatividad simplemente consiste
en conectar cosas
Steve Jobs


Posiblemente ésta frase es maravillosa, pero yo no la puedo concebir sin realmente poner en valor a la/-s persona/-s que lo consiguen; parece fácil hacer una conectividad, pero sin duda la mayor propuesta de valor es conocer que cosas debes conectar, eso es lo que realmente da sentido a la creatividad, y por tanto, a la innovación.

El clásico prueba y error es la base para conseguirlo, para tener una buena base que nos haga acercarnos sin temores a la conectividad, creatividad y por supuesto, al cambio... en definitiva, seguimos hablando de gestión de cambio, una y otra vez, gestionamos la incertidumbre, enfrentarnos a nuestros propios miedos y sombras para avanzar, para poder seguir vivos y para poder disfrutar del mundo que nos toca vivir, y por extraño que parezca (creo que no lo parece ya, pero por si acaso) todo depende de la actitud con la que consigamos enfrentarnos al momento actual.

Formación: "Qué harías si no tuvieras miedo" Borja Vilaseca
Me ha encantado encontrarme ésta presentación, ha sido un regalo que he interiorizado ya que entiendo, refleja a la perfección ese salto, esa capacidad de adaptación en función de nuestras ganas, de nuestro nivel de resistencia al cambio.



Una vez detectadas las personas que realmente pueden aportar en cada posición, es fácil ya ir a por la estrategia, a por la gestión de nuevos equipos y las formas en que se pueden replicar o extrapolar a la organización; parece evidente que ya no se trata de una simple visión, sino de poner a los mejores en las posiciones para los que están más capacitados para ser ejemplo, y permitir que cada uno siga avanzando en su propio camino: su desarrollo personal es fundamental y básico para conseguir alcanzar el profesional, y eso sólo llega cuando uno está preparado.

A partir de aquí, la estrategia debe ser clara y comunicada a todos para poder avanzar y gestionar: empezando con pequeños proyectos o áreas, dejando que broten en la realidad esos trabajos en equipo y ese camino que lleva al cambio de una forma natural: integrar la innovación sin que duela es el camino, ya que supone la única forma para que cada uno aporte lo mejor de si mismo, pues pasa por la capacidad de disfrutarlo, de fluir.

Definir objetivos, analizar áreas en que se puede trabajar y que pueden ser más receptivas, marcar el ámbito de actuación y hacer partícipe al equipo, intentar ser ágil y sobre todo, comunicar los resultados serán las pautas que marquen el camino del cambio, y a partir de ahí, dejar que el propio sistema siga girando será el objetivo para lograr cualquier cosa que nos propongamos.

Feliz semana, 











2 de abril de 2018

La paradoja de Schrödinger


Cada vez que empiezo a escuchar hablar 
de ese gato, empiezo a sacar mi pistola.
Stephen Hawking
(Cuando le preguntan opinión sobre la Paradoja de Schrödinger)


Ésta semana he vivido una situación que me ha traído a la mente ésta frase de Hawking; reconozco que sobre el papel, o en teoría, la paradoja me gusta y parece muy interesante, pero realmente cuando estás hablando con un compañero de profesión, a veces, se vuelve tedioso y pesado seguir la lógica de la paradoja; a veces, el miedo te paraliza y lo peor que puedes hacer, es no hacer nada...

Gestionamos cambios, momentos de transición, una realidad que es futuro para nosotros y presente casi pasado para los más jóvenes, y en medio de todo, siempre hay un momento en que el vértigo te supera y te gustaría volver atrás, no tener que avanzar para no saber como continua la historia.

A veces, nos encontramos en conversaciones que desconoces si enfocar como el día de la marmota, se repite cada cierto tiempo, o también, las puedes enfocar cómo la paradoja de saber si la relación entre 2 seres humanos, sigue viva...

Banco Gratuito Pixabay
 No digo que siempre ocurra, pero en algunas ocasiones, tienes la percepción de que tu interlocutor no te presta atención, bien por que considera que no le puedes aportar nada interesante, o bien, por que está demasiado ocupado con sus propias ideas, pensando como facilitártelas en pedazos que puedas digerir,en el primer momento que tenga ocasión, y ahí es donde realmente, te das cuenta de que hagas lo que hagas, o digas lo que digas, no va a ser sencillo tener una conversación desde el respeto con esa persona, y por tanto, va a ser imposible desarrollar una conversación útil para todas las partes; es posible que estés condenada a volver a mantenerla, y en muchos casos, a que la otra parte te cuente como si fuese la primera vez las opciones que tenéis...

Me gustaría poder decir lo contrario, pero en ese punto es donde me gustaría ser volátil, desaparecer llegado el caso, y poder utilizar la ironía para explicar que simplemente con un poquito de atención, las situaciones se agilizan exponencialmente, y no es necesario sentir que pierdes el tiempo o que tus ideas no son tenidas en cuenta.

¿te ha ocurrido alguna vez? Pues no quites la pistola, démosle una oportunidad a la acción!!! ;)

Feliz semana! 



26 de marzo de 2018

Cambio de Paradigma


El don más importante para poder ser 
un empresario exitoso es el don de la paciencia;
 hay que crecer lentamente, sin afán.
Arturo Calle

A veces, sólo a veces, te tienes que dejar llevar por el mundo que te rodea para darte cuenta lo que realmente quieres o es importante para ti; muchas veces (casi siempre) tienes claro lo que no quieres y a partir de ahí puedes construir lo que si es importante en tu vida.

Hace poco, mantuve una interesante charla en éste sentido, es decir, coincidir con alguien en el fondo y no en la forma de lo que queréis en común me ha hecho reflexionar sobre la importancia de los valores y creencias personales y colectivos.

Tanta suposición, intuición, tanto por descubrir y sin embargo, muchas palabras sin contar por miedo directo a la falta de seguridad: a tener los pies en barro sin saberlo, o lo que es peor, negando la evidencia.

Banco Gratuito Pixabay
Nuevos tiempos, nuevas formas, eso es inevitable, pero nuevas formas... ¿de qué? de negocio, por supuesto, también de relación: el rol cada vez más difuso entre compañeros de trabajo y de vida, es decir, de sentirte acompañado o arropada por esa familia con la que pasas más hs que con la de sangre, y al mismo tiempo, que tan poco conoces, por que sólo te une una meta común, que en muchos casos se queda por el camino, en cuanto hablas más de 4 frases sobre la interpretación de cada una de las partes intervinientes...

Paradigma de cambio: de vida, de era, de forma de trabajar, de relacionarse, de vivir... y todo ello aderezado siempre y de forma inequívoca con la paciencia: virtud por excelencia para dar margen a que las piezas se recoloquen, se vuelvan a asentar (o lo hagan por primera vez) y saber así que puedes esperar del equipo, y por tanto, del futuro.

Empezar a vivir, comenzar de nuevo a entender el paradigma de los negocios hace que muchas personas no estén preparadas para tanta tensión, para soportar una vuelta a la infancia y absorber cual esponja, las nuevas habilidades tan útiles para relacionarse en el mundo presente: novedades donde todos podemos ser, hacer, y más allá de límites, lo que se valora es la transversalidad y flexibilidad para adaptarse a un futuro que es pasado, y una realidad que está preparada sólo para el pasado... 

El bambú es flexible, está acostumbrado a tener buenas raíces que se lo permiten, para todos los demás... la paciencia es obligatoria: el afán del éxito es un arma de doble filo, y no necesariamente útil cuando hablamos de proyectos en el largo plazo, por eso es importante contar con los valores y la visión propia, antes de desarrollar tus capacidades en un proyecto compartido.

Océanos azules, paradigma del prisionero... demasiadas herramientas, posibilidades para un mundo cambiante del que sin duda somos protagonistas: volver a sentirte niño no es necesariamente malo si sabes hacia donde vas, mientras tanto Carpe Diem

Feliz semana 


12 de marzo de 2018

Taller de herramientas colaborativas


Comprender las cosas que nos rodean 
es la mejor preparación para comprender 
las cosas que hay más allá.
Hipatia


Ésta semana he tenido ocasión de mantener una charla de las que te hace crecer, te hace ser mejor persona, y al mismo tiempo, supone un reto, esa gasolina para mi cerebro que hace que mi actividad profesional tenga sentido...

Trabajar con colectivos vulnerables siempre ha sido una motivación importante para mi, me hace sentir que contribuyo de alguna forma a devolver a la sociedad lo que tengo, lo que ella me ha dado, pero que un cliente me plantee el reto de diseñar una actividad programada para uno de éstos colectivos, aplicado además al entorno profesional, es además un orgullo; es verdad que la conversación fue dura, larga, contundente por que necesito entender lo que ellos piensan, en que forma interpretan el mundo y es un colectivo con el que previamente nunca había trabajado, pero sobre todo, fue una conversación que me hizo reflexionar sobre la importancia de la conciencia real de nuestra actividad, y cómo afecta a nuestro entorno.

Banco gratuito Pixabay
Un acto de networking, una charla a las 8 de la tarde teóricamente relajada, se convirtió en el mejor escenario para dar y recibir crítica constructiva: no se puede pretender cambiar el mundo de alguien, sin que esa persona forme parte del cambio, es decir, puede haber pautas, una guía a seguir establecida, pero no puedes pretender que todo el mundo esté contento si no les explicas, si no haces partícipe al equipo de las modificaciones, y en que van a afectar a su realidad diaria...


¿se puede hacer? por supuesto! es fácil? en absoluto, pero nadie dijo que fuese a serlo, todos sabemos que sino, no valdría la pena 😉

Me encantará hacerlo, un Sábado dedicado a una actividad diferente a la habitual es para mi un regalo que no puedo descartar, y me encantará compartir la experiencia! es evidente que todos vamos a aprender, pero cómo cada vez que te enfrentas a un grupo de personas para hacer formación, quien mas va a aprender sin duda, voy a ser yo, es un regalo poder vivir esa experiencia, así que, vamos a por las herramientas... 

Feliz semana,

26 de febrero de 2018

Cómo se llega a un buen relevo generacional

Mi trabajo es hacer a todo el equipo ejecutivo
lo suficientemente bueno como para que 
sean mis sucesores.
Steve Jobs

He tenido ocasión ésta semana de compartir la experiencia de la sucesión generacional; posiblemente Galicia es tierra especialmente propicia para un tipo de empresa que necesita gestionar su propia superviviencia en las generaciones más jóvenes y para ello, hay que formar e informar a las personas de manera transversal, y dejar que el talento fluya, que cada uno encuentre su sitio y acompañar en la transición.

Me encanta comprobar que estamos en el buen camino, y que cada vez más, la brecha es menor respecto a la innovación, las ganas, la necesidad de cambiar para mejorar y el deseo de comprometerse con las ideas: la única forma de conseguirlo es olvidarte del vínculo afectivo, y tomar decisiones con mente fria, dejando a un lado lo que sentimos en éstos casos; tal vez, el corazón te dice quién debe ser el sucesor, pero si hablamos de negocio, tienes que respetar la decisión de la mente.

Hay varias razones que sustentan el liderazgo compartido en el equipo, pero además de ésto, para llegar a ser de alto rendimiento se debe tener en cuenta: 

1.- La organización informal fluye a través de las redes, de la web y se complementa con la formal, así que en vez de preocuparte por controlarlo (no se puede poner puertas al mar) es más útil esforzarse en gestionar esa comunicación informal.

2.- La diversidad favorece las ideas, los contrastes, y de ahí sale una parte importante de la evolución y la innovación: respetar el otro punto de vista, la empatía y estar preparados para escuchar, harán el resto.

3.- Aprovechar el Big Data, el curador de contenidos, la gestión desde la nube... la tecnología como herramienta es una poderosa arma para modular razones, oportunidad única para asumir con humildad que no lo sabemos todo y que necesitamos ayuda.

4.- Mejora continua, a través del error se aprende: disfrútalo! no se puede aprender sin interactuar, yo me declaro totalmente táctil, no interiorizo nada que no pueda trabajar sobre el terreno, necesito comprender, y eso sólo lo hago si me involucro lo suficiente para estar pendiente de todos los puntos de vista.

Banco Gratuito Pixabay
5.- Hacer de la gestión de cambio, virtud. Sólo se puede triunfar si te puedes anticipar, y para ello, nada mejor que el cambio: conseguir verlo cómo algo divertido va a ayudar a disfrutar el camino, y ese es el secreto mágico (o no) para poder seguir adelante en éstos momentos.

Por supuesto, ser capaz de mutar, de adaptarse, tener un rol de mentor/coach a disposición del equipo y la inteligencia emocional, básicos para completar la receta del éxito.

Nadie dijo que sería fácil, sin duda, si merecerá la pena... 

¿echas en falta alguna otra característica?

Feliz semana!!