25 de junio de 2018

Las bicicletas son para el verano

El que vive en armonía consigo mismo, 
vive en armonía con el Universo.
Marco Aurelio

Un año más, llega el verano en todo su esplendor, calor, días largos, noches cortas... tal vez demasiado, sin permitir cumplir todos los caprichos pero si los suficientes para poder recargar energía, en armonía con el sol y el aire libre para los que necesitamos un parón, romper la rutina y buscar nuevas armas para seguir adelante: no se trata de luchar, sino de ejercer una noble parada para que cuerpo y mente, alma y sentimiento vayan de la mano, acompasados y pendientes una de la otra.

Banco Gratuito Pixabay
Muchos planes, muchas opciones, pero siempre para tomar la mejor decisión es importante reflexionar con cierta objetividad, es por eso que necesito un descanso, y que a la vuelta en Septiembre, poder seguir siendo quien soy y como soy, pero mejorada, renovada y esperanzada.

Mientras tanto, sólo quiero desearos un feliz verano, tiempo de descanso mental y abrumadores descubrimientos; sólo puedo desear lo mejor para cada uno de vosotros, y que ésta noche mágica de San Xoan, haya permitido sacar todo lo malo y llamado a todo lo bueno.

Feliz Verano, nos leemos en Septiembre...

18 de junio de 2018

Conoce tus prioridades




Es posible que no lleguemos a nuestro destino
si nos detenemos a arrojar piedras 
a cada perro que nos ladra
Winston Churchill


Estamos viviendo la paradoja de convivir diferentes generaciones en el mercado laboral, y digo paradoja porque lo que a priori debería ser enriquecedor, no lo es tanto cuando la tolerancia y diversidad no está presente en el entorno.


Esta semana hablaba con un compañero que me contaba su insatisfacción vital por la actividad que está desarrollando; sin llegar a conocer el motivo exacto, sabía que algo no estaba bien y le asustaba pensar que cuanto más pensaba sobre ello, la solución recurrente era dejar su actual posición laboral; hablamos, reímos, en algún momento casi lloramos… terapia en toda regla que nos sirvió para analizar juntos la necesidad de “romper” la zona de confort propia, generando una onda en nuestro entorno que va más allá de lo individual para afectar a nuestro entorno, y eso, es lo que más pesaba en ésta persona para tomar una decisión (más bien para verbalizarla, porque por la conversación que mantuvimos, tomada ya está) sobre su futuro más inmediato.

Hicimos juntos una lista, pros y contra de las diferentes opciones, y es curioso que llegásemos a un listado de razones por las que se puede abandonar un trabajo que me pareció muy válido para generalizar:

1.- Tu trabajo te aburre, no consigues aprender nada nuevo y sabes incesablemente que un día tras otro, estás haciendo lo mismo.

Imagen gratuita Banco Pixabay
2.- Estás tan ocupado trabajando, tan absorto, que no tienes tiempo para hacer absolutamente nada más, es decir, no tienes vida fuera de tu actividad laboral.

3.- Cuando consigues algún hito, nadie te recompensa ni económica ni verbalmente: los momentos importantes para ti pasan desapercibidos para tus compañeros y responsables.

4.- Tu salario no llega a fin de mes: no se trata de que quieras viajar todos los meses, pero tener la sensación de llegar a vivir sin la presión de la falta de dinero es importante para cualquier individuo, y tampoco ves la forma de progresar en tu actividad, ni por promoción interna ni por cambios laterales de posición que te permita obtener nuevas habilidades, mejorar tu empleabilidad.

5.-  No tienes referentes, ningún mentor ni guía que te ayude en la vorágine de cualquier organización, que sea tu faro, tanto para aprender como para apoyarte cuando tienes una buena idea y nadie quiere llevarla a cabo, en muchos casos, ni siquiera escucharla.


Una vez que llegamos aquí, empezaron a florecer muchas otras ideas: Odias el trayecto al trabajo, (sólo pensar en él te hace sudar) y además, cuando llegas, la hostilidad y la tensión es palpable; te molesta salir a tomar café con los demás, por mucho que sea una norma no escrita de buena relación, etc

En definitiva, llegamos a la conclusión de que en cualquiera de éstas situaciones, el problema principal no es la organización, eres tú, que de forma activa o pasiva, te has desvinculado de manera emocional de la organización y sea quien sea el que tenga la razón o los motivos, en muchos casos, no es suficiente hablarlo abiertamente con tu responsable: a veces, en beneficio propio, la mejor solución es dejar atrás ésta experiencia para permitirte aprender, seguir tu camino, ya que es bien sabido que aunque las generaciones de edad más avanzada siempre han buscado la estabilidad y dedicar su tiempo libre a sus hobbies, hoy en día, en la realidad líquida y fluida que vivimos, las generaciones más jóvenes buscan lo contrario: saben que el poder adquisitivo es posible que no llegue a ser el de las generaciones anteriores, así que renuncian a cambio de vivir más acorde con su estilo de vida, con las cosas que le motivan y le hacen feliz.

No se trata de que generación tiene la razón, son momentos históricos completamente diferentes y como tal hay que entenderlos, así que de nuevo, la reflexión fundamental a la que llegamos 2hs y un café después, es que lo importante es vivir cómodo contigo mismo, es la única forma.

Feliz semana!

11 de junio de 2018

5 principios para motivar al equipo


La fuerza del equipo viene de cada miembro.
La fuerza de cada miembro es el equipo.
Phil Jackson



A veces tienes la ocasión de aprender con y de alguien (en realidad siempre la tienes) para saber que cosas son las más efectivas para mantener viva la motivación y sobre todo, el reto, las ganas de hacer cosas por y para la organización.

A veces se confunde el liderazgo, el management y se hacen diferencias entre las pymes o micro empresas y las grandes Organizaciones, pero en realidad hay pequeños tips que afectan por igual a la falta de productividad de los miembros que componen y que tienen la responsabilidad de llevar adelante la misión de cualquier Empresa, tenga el tamaño que tenga.

¿cuántas veces has oído la frase de que lo importante es venir motivado de casa? ¿la compartes? Al margen de ella, lo único real es que cualquier responsable (de negocio, de personas…) con no desmotivar al equipo puede hacer lo suficiente para que las cosas funcionen.

Te detallo alguno de los errores más habituales que observo para saber si lo compartes, si añades alguna más a la lista, o cuales son aquellas que para ti suponen una descapitalización de cualquier proyecto.

1.- Querer gestionarlo todo. Es absurdo que te rodees del mejor equipo para tu proyecto, si no tienes pensado dejarles hacer lo que mejor saben, aquello en lo que son buenos y que disfrutan, por lo que sienten auténtica pasión; es importante marcar objetivos, pero no puedes indicarles el camino, deben ser ellos los que descubran como llegar, y al tiempo, puedes aprender nuevas formas o vías desconocidas hasta ese momento y que te pueden ser muy útiles.

2.- Cambiar los planes constantemente. Si eres de los que tienes una idea brillante por la mañana, y por la tarde la contraria… reflexiona, para, analiza las consecuencias de la decisión que vas a tomar antes de comunicarla, ya que no hay cosa que desmoralice más, que sea más frustrante que el cambio de planes sin continuidad, sin sentido… el hecho de no saber nunca cúal es la dirección correcta repercute necesariamente en negativo en todo el equipo.

3.-  No respetar los tiempos personales. Es verdad que vivimos un momento en que el trabajo es “líquido” no existe un horario cerrado en el que desarrollar tu actividad, y ser productivo, pero también es verdad que es muy sano que cada uno de los componentes del equipo sea dueño de su tiempo, el que decida, es decir: no abuses y pretendas que un colaborador esté pendiente de tus correos, tus llamadas o WhatsApp 24/7; no tenéis por que compartir las horas de fluir laboral, y es importante respetar los períodos de descanso; ese es uno de los poderes del trabajo por proyectos!

Banco Gratuito Pixabay
4.- No escuchar las ideas de los demás. A todos nos encanta tener nuestros 15mts de gloria y eso se traduce en la necesidad de ser escuchados; todos somos capaces de tener buenas ideas, que compartidas, pueden volverse brillantes, así que limitar la capacidad de contarlas es un error de principiantes para cualquier líder.

5.- Valora y reconoce el trabajo. Existen diferentes maneras de hacerlo, y aunque el dinero es un potente motor, no es el único así que si las cosas están funcionando, y el negocio fluye, recuerda agradecer al equipo el valor de hacerlo posible; desde un reconocimiento verbal a una prima económica por aportación, un viaje o una invitación al equipo a cenar, no dejes nunca de dar las gracias.


¿te animas a contar qué es lo que a ti te puede resultar más desmotivador?

Feliz semana!!

4 de junio de 2018

La felicidad es la clave del éxito

El éxito no es la clave de la felicidad. 
La felicidad es la clave del éxito
Albert Schweitzer

Ésta semana he tenido la ocasión de disfrutar de una charla con alguien a quién hacía mucho tiempo que no veía, siempre un rato de intercambio de opiniones y puesta al día es interesante, pero en ésta ocasión además, saqué un importante aprendizaje, a valorar y agradecer las cosas que pasan en tu día a día, la magia de la vida y del momento presente, de disfrutar cada momento como lo que en realidad es: único e irrepetible.

El día que empieza y no sientes que tienes motivos para levantarte empieza a preocuparte: ese día en el que dejas de ser feliz con lo que haces puede tener consecuencias, no para los demás sino para ti mismo: hacer algo que no te gusta, con lo que no estás de acuerdo, va a mermar sin duda alguna tu calidad de vida, y especialmente si te ocurre en el trabajo, donde tienes mucho tiempo que vivir junto a las personas del equipo.

Si no eres feliz en tu trabajo actual, puedes pensar en la trayectoria que te ha traído hasta él, valorar lo que has vivido a lo largo de los últimos años, la forma en que ha ido moldeando tu carácter y cómo ha ayudado para conseguir estar en la situación actual, pero si eso no es suficiente, existen al menos 5 cosas que pueden ayudar a que tomes perspectiva para tomar la decisión que consideres más adecuada.
Banco Gratuito Pixabay

No juzgues, aprende de los errores pero no creas que el mundo está en tu contra, no te des nunca por vencido, y evita los juicios de situación.

Se resilente, adquiere el hábito de recuperarte de la adversidad y aprender de ella: es la mejor forma para hacer grandes cosas.

Evita el rencor, propio o hacia los demás, es el mejor paso para ser más feliz.

Olvídate de los celos profesionales, sólo frenan tus objetivos y capacidades: hay que dejar que fluya la energía para que lleguen los éxitos.

Encuentra tu pasión, hay personas que lo consiguen con su posición laboral, pero si no es tu caso, busca otra motivación para disfrutar del trabajo actual.

No olvides que muchas veces, una situación de insatisfacción laboral, lo único que refleja es una incapacidad personal para saber lo que quieres hacer con tu vida, en que forma le das sentido a las cosas que necesitas hacer para que tu existencia tenga sentido y eso sólo se consigue a través del autoconocimiento; tal vez más allá del trabajo que estés desarrollando, el problema lo tengas en conocer el trabajo que quieres hacer, la forma en que quieres ganarte la vida, y sobre todo, que de forma a tus anhelos personales: no puede existir una disociación entre quién eres y lo que haces; el primero paso para ser feliz en cualquier trabajo es asumirlo, y por tanto, obrar en consecuencia. 

Feliz Semana!! 





28 de mayo de 2018

Clima Laboral

El fracaso derrota a los perdedores
e inspira a los ganadores.
Robert T.Kiyosaki


Tengo un amigo que cada vez que algo no sale como espera en su proyecto empresarial, analiza de manera minuciosa la desviación para tomar las medidas correctivas que necesita, o por supuesto, para parar el proyecto de forma que, según sus palabras, encuentre vida en un futuro.

Sus colaboradores se sienten razonablemente satisfechos de participar en el proyecto, y es que poder permitirte fallar en un entorno cálido, que te arropa es muy importante: sin miedo al fallo, al error, que no estigmatice sino que sepa aplicar lo aprendido en cada fallo.

Además de ésto, tienen un clima laboral alto cada vez que trabajamos las encuestas, y no necesito preguntar el motivo; hay cosas que son ejemplo, y verlo poner en práctica el mejor de los regalos.

1.- La luz natural y el espacio diáfano para el trabajo. Aunque parezca algo muy básico, es un eje fundamental para que las personas tengan un mejor rendimiento y estén en un entorno agradable que facilite la comunicación y propicie las jornadas no sólo largas, sino cómodas.

2.- Grado de autonomía. Tener colaboradores autónomos hasta el punto en que son capaces de asumir es toda una clave de éxito: dar la confianza para hacer, con el soporte de poder preguntar es vital para que las personas se sientan en disposición de aprender y probar.
Banco Gratuito Pixabay

3.- Implicación. Los colaboradores están entregados al proyecto, y eso es consecuencia del tipo de liderazgo y también de que se sienten justamente tratados; cada uno a medida, cada uno en función de lo que necesita.

4.-Las Relaciones. El grado de madurez, el respeto, el compañerismo (o su ausencia), la calidad de las relaciones humanas que han conseguido es básico para llevar adelante el proyecto.

Siempre que hablamos me intereso por los avances, en la actualidad son 9 personas en el equipo y están creciendo...

¿áreas de mejora? pocas en el punto en el que están de una plantilla consolidada, pero ahora el siguiente reto está en asumir la mejora en la medida en que la plantilla crezca.

Nuevos retos, nuevas oportunidades, pero sobre todo... nuevas posibilidades.

Qué cosas debe cambiar o alterar es un salto que ya tiene previsto, pero cauto como es él, está dejando que el tiempo y las cosas pasen, para saber si debe centrarse en las que imagina, o si nuevamente las nuevas incorporaciones le obligan a girar el sentido de su management.

Feliz semana,

21 de mayo de 2018

Las cosas se solucionan hablando


El trabajo en equipo es un conjunto de personas
que cooperan para lograr un solo resultado general.
L.Fritz


Hace años que Occidente busca respuestas en el estilo corporativo de Japón, llama la atención de gestores y directivos y el secreto de su éxito está en el trabajo en equipo, donde el espíritu de familia se desarrolla, la información se comparte y las decisiones se toman con la participación de todos los miembros, justo al contrario de nuestra otra referencia, la Americana, cuya sociedad promueve la competencia y el esfuerzo independiente sobre el trabajo en equipo.


No es fácil construir un equipo ya que hablamos de un grupo de personas comprometidas que busca lograr objetivos comunes mediante interacciones entre ellos y con el medio ambiente, colaboran por el bienestar y la supervivencia del mismo:

Banco Gratuito Pixabay
·         Mayor motivación, ya que los equipos satisfacen las necesidades de pertenecer e identificarse con un grupo, además de proveer una mayor variedad de estímulos y reconocimientos.
·         Mejor manejo de la complejidad. La gama de recursos en el equipo hace posible el manejo de situaciones complejas en forma creativa.
·         Decisiones de alta calidad. Los equipos maduros son capaces de tomar decisiones de mejor calidad que las personas de forma aislada
·         Mejor capacidad de influencia. Es difícil influir de forma directa como individuo, sin embargo como equipo se logra un impacto mayor: “la unión hace la fuerza”


Los grupos de trabajo efectivo están influidos por múltiples aspectos que afectan constantemente la vida de ellos:

1.      Liderazgo apropiado. El rol debe variar su orientación en función de la situación y necesidades del grupo.
2.      Membresía capacitada. Individuos cualificados para contribuir a la mezcla de habilidades para conseguir el objetivo.
3.      Compromiso hacia el equipo.
4.      Clima constructivo. Las personas se sienten relajadas y capaces de ser directas y abiertas en la comunicación.
5.      Preocupación por el logro. Siente los objetivos como algo valiosos, factible de alcanzar.
6.      Claridad de los roles corporativos.
7.      Métodos efectivos de trabajo, que permiten sistematizar procedimientos para resolver problemas de forma conjunta.
8.      Procedimientos del equipo bien organizados, roles de comunicación bien desarrollados.
9.      Crítica sana. Errores y debilidades del equipo e individuos no se examinan como ataques personales y permite que el grupo aprenda de su propia experiencia.
10.  Individuos bien desarrollados, beneficia al equipo y a los individuos.
11.  Creatividad, el equipo tiene la capacidad para proporcionar nuevas ideas a través de las interacciones de sus miembros.
12.  Relaciones positivas entre equipos, permitiendo permeabilidad al grupo para aprender de las experiencias de otros.

“Las cosas se solucionan hablando”, es el mejor lema para conseguir todo esto y seguro, alguna cosa más, ¿te animas a compartirla aquí?

Feliz semana





14 de mayo de 2018

Guerra de Guerrillas


Pies, para que los quiero 
si tengo alas para volar.
Frida Kahlo


Me he dado cuenta hoy, leyendo algunas noticias en prensa, que hace ya algún tiempo (demasiado) hablé del famoso techo de cristal que tanto nos afecta y que por supuesto es difícil entender.

Escribí hace algunos años un post, en un blog previo a éste, respecto al tema y hoy me he sorprendido dando un vuelco a algunas de las cosas que allí relataba; seguramente se trata de la evolución lógica que se puede esperar tras algunos años de encuentros y desengaños con el mercado laboral, pero lo más importante, es lo que marca el aprendizaje vivido a través de la experiencia.

Me llama la atención desde hace tiempo la baja visibilidad del perfil femenino con poder gestor en la organización, salvo cuando hablamos del área de RRHH o de calidad; en estos dos casos, la visibilidad es manifiestamente mayor y cuando se tratan de foros, reuniones o exposiciones en público, está normalizado socialmente que así sea.

Banco gratuito Pixabay
Hoy mismo he leído un titular bajo una de estas fotos femeninas 100% y por el lema que acompañaba, claramente se visibilizaba la idea de “cambiar el mundo” por y para las personas. Desconozco los estudios que determinan que porcentaje de personas que inician el grado  de Relaciones Laborales lo hacen bajo la premisa de cambiar el mundo de los compañeros de trabajo futuro, pero me sorprendería que tuviesen esa motivación cuando realmente deben ser conscientes de que el mundo que hoy tenemos, no será el mismo mañana, ni dentro de 6 meses… imposible “acertar” lo que estaremos viviendo en el plazo de tiempo razonable en que van a ocupar un puesto donde puedan aportar valor para ese cambio paradigmático; ¿mayoritariamente las personas que quieren ayudar a gestionarlo son mujeres? ¿no hay hombres que quieran intentarlo? 

Resulta obvio que si, y de hecho en la empresa familiar, el salto generacional está posicionando a la mujer en el lugar para el que es válida, y en muchos casos, hablamos de la posición de responsable de negocio, el CEO; La familia que quiere seguir adelante y sobrevivir, es consciente ya de que necesita al mejor, y que no se mide por el sexo de  un hijo; se juegan demasiado para que sea de otra forma.

Yo misma, hace unos años estudié Empresariales (lo que hoy en día es Administración de Empresas) y mi idea inicial al incorporarme al mercado laborar era evidentemente la de poder gestionar, en el amplio sentido de la palabra… Unos cuantos años después no he perdido esa meta, sigue fija, pero si he aprendido a conocer aquello que quiero gestionar, y sobre todo, el precio que debo pagar por hacerlo.

A medida que avanzamos en nuestra carrera profesional, tod@s, (hombres y mujeres) buscamos encontrarnos cómodos en el papel, y muchas veces, esa comodidad es la que determina el nombre del puesto que ocupamos, lo cual no significa que debamos renunciar a ascender, tal vez la siguiente revolución laboral será aprender que no necesitas ser un CEO para cambiar el mundo, y que el nombre del puesto que ocupas en la organización no determina la relevancia de tu aportación para ese cambio global…

Tal vez, y sólo tal vez, en no demasiadas generaciones el techo de cristal será otro símbolo del pasado, cómo lo puede ser hoy el teléfono fijo, o la TV.

Hay una frase que marcó mi desarrollo profesional cuando la escuché de boca de un ex ministro francés: “España siempre ha sido un país de guerra de guerrillas” y no olvidemos nunca, que dentro de estas guerrillas, de Norte a Sur y de Este a Oeste, las mujeres han tenido mucho que decir y aportar para que funcionasen.

Es absurdo creer, que en ésta ocasión va a ser distinto...

Feliz semana