2 de noviembre de 2020

¿por qué no iba a tener un blog?

 Nunca conseguirás el éxito a menos

que te guste lo que estás haciendo.

Dale Carnegie


Alguien me ha preguntado esta semana porqué mantengo el blog... y otra vez me ha llevado a la reflexión y al mismo tiempo a llenarme de razones; es cierto que he evolucionado (menos mal!) desde que empecé a trabajarlo, y también es verdad que no es un altavoz que utilice para sentenciar, o para adoctrinar, nunca he creído que sea un método útil para conseguir lo que quieres.

Creo en dar la posibilidad a las personas que no me conocen personalmente, a hacerse una idea de como me gusta trabajar, las cosas que me motivan y por supuesto, cuales son mis valores, ya que igual que un proceso de desarrollo personal no es para todo el mundo a la vez, hay muchos momentos vitales en los que no sabes lo que estás buscando, o lo que te hace falta. 

La recompensa del blog, en mi caso, está cuando arranco un proyecto nuevo y las personas con las que trabajo ya se han informado sobre mi y saben lo que pueden esperar o no de mi actividad. 

Imagen Gratuita Pixabay: Autor StockSnap

Me gusta tener socios de negocio, no quiero personas que se sientan rehenes, ni que entiendan que la actividad que desarrollan a mi lado no tiene valor, porque en ese caso, estaremos perdiendo el tiempo... los dos, y considero que no hay nada más valioso que podamos compartir con otro ser humano. 

He aprendido a valorar las críticas, me ofrecen una posibilidad de mejora, y la capacidad de aprender y desaprender, de desarrollo en definitiva, pero siempre, sin perder mi propio camino; no puedes gustarle a todo el mundo, lo cual no significa que lo que haces no tenga valor, simplemente debes focalizar en tu segmento, y dejarte fluir con él...

Nunca he considerado el blog nada más ni nada menos que una bitácora donde aportar mis opiniones, o algunos de los conocimientos que utilizas en forma de metodología para ayudar a otros, porque siempre, mi objetivo profesional, es ese... poder ayudar a otros, sea dentro o fuera de la empresa privada, con un cliente o una ONG, no concibo mi vida sin el concepto ayuda, aunque no siempre se vea la formación o el coaching como tal, pero cada vez que llega una recomendación, un nuevo cliente por el boca a boca, sé que eso es lo que quiero hacer, y que es valioso para las personas que están en el camino y se cruzan o entrelazan con el mío... 

Feliz semana, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El ritmo de la naturaleza

 Adquiere para tu vida  el ritmo de la naturaleza. Su secreto es la paciencia. Ralph Waldo Emerson Tener calma, sentir que las cosas tienen ...