29 de junio de 2020

Un abrazo al verano

Vive bajo los rayos del sol, 
nada en el mar y bebe el aire salvaje
Ralph Waldo Emerson

No se puede trabajar siempre en casa, no se puede tener siempre la sensación de ver la pasar la vida al otro lado del cristal, y tal vez este año más que ninguno, es hora de dar el salto al otro lado del cristal, y pasar más tiempo al aire libre, con los amigos y la familia, con otros compañeros de profesión que nos ayuden a reencontrarnos con nosotros mismos y con nuestra actividad.

Si los veranos están para descansar en la medida de lo posible, este más que nunca llega para darnos un respiro y ayudarnos a energizarnos y a ver con ojos nuevos el mundo que nos rodea.

No significa que hacer una parada sirva para olvidarse de todo, simplemente se trata de trabajar de otra forma, y tener tiempo para pensar, para experimentar y para probar, para tener en cuenta los cambios que sean necesarios para volver a partir de Septiembre con energía renovada y tal vez, con otra perspectiva del  trabajo realizado hasta la fecha en el blog. 

Dejaré que el verano me sorprenda para volver a reencontrarme con todos vosotros después, pero mientras tanto...

Feliz Verano, de descanso, o de agotamiento para recuperar los meses robados, que hemos tenido que estar encerrados en nuestros hogares.

Nos leemos en Septiembre 


Imagen de analogicus en Pixabay 
 

22 de junio de 2020

El entorno VUCA en el equipo

Aunque nadie puede volver atrás y 
hacer un nuevo comienzo, cualquiera 
puede comenzar a partir de ahora
y crear un nuevo final.
Carl Bard

Esta semana he tenido la ocasión de tener una de esas charlas que me resultan tan útiles e inspiradoras, y me siento afortunada por ello. Los objetivos, las metas, los desafíos que te marcas son mucho más accesibles cuando conoces el para qué, y es la mejor forma de poner los piés en tierra y comenzar el camino hacia tus sueños. 

No se trata de hacer nada para lo que no estés preparado, pero tal vez se trata de ver con ojos nuevos el camino, aportar la lógica a lo que haces, y entender el motivo es siempre un aliciente a mayores que te ayuda a desarrollar lo mejor de ti.

Tener la posibilidad de aprender nuevas formas de no errar, aprender de los desafíos y compartirlos con el equipo con el que trabajas se puede volver magia si confías lo suficiente para entender que todo tiene un proceso, y que el camino hay que hacerlo acompañado.

La era de la tecnología ha hecho replantear el sistema de comunicación con los equipos, y se han adaptado bien a la nueva realidad como medida transitoria, pero es imposible adecuar de repente todos los cambios que se avecinan a raíz del teletrabajo y todas las mejoras que van a tener que implementarse para que el alto desempeño, que es más que posible, se logre sin grandes reticencias.

Imagen de Robert Armstrong en Pixabay 

Conocer y desafiar los retos que nos acompañan en el día a día consiguen que tengamos la ocasión de centrarnos cada vez más en lo inmediato, sin prestar especial atención al medio plazo que es justamente donde necesitamos desarrollar nuestra capacidad para no sucumbir al momento; ser analítico, tener visión y poder compartirla hoy en día más que nunca son armas que nos resultan muy útiles para no decaer y entender claramente las necesidades que el entorno VUCA nos genera, al mismo tiempo que nos plantea un nuevo reto: ¿qué esperan mis compañeros?¿qué espera el equipo, mis clientes, mis proveedores? 

Poder aportar un poco de calma en todo ese vértigo es la capacidad que tiene el Coaching de Equipos, cuando vuelves generador de soluciones a todas las personas con las que trabajas, pero no desde la individualidad sino desde lo colectivo, engrandeciendo así el compromiso con los resultados: es más que una opción, un regalo.
 



15 de junio de 2020

Plan de acción para competencias


Ninguna persona puede silbar una sinfonía
hace falta una orquesta, 
para poder interpretarla.
H.E. Luccock

Me gusta esta reflexión, cualquier músico que forma parte de la orquesta sabe cual es el momento en el que debe tocar, en cual hacer un silencio, o cuando se acaba su participación; me hace pensar en la correspondencia que existe entre las personas y sus actitudes: a veces pensamos que trabajar de forma aislada facilita el camino, algunas personas lo ven como la posibilidad de no justificar, de no explicar, de no "cargar con los torpes de pensamiento o aprendizaje" mientras otras personas, ven el trabajo en equipo como "la posibilidad infinita de aprender y de mejorar".

En ambos casos, puedes estar en lo cierto por que lo que va a condicionar el aprendizaje es aquello que tú ves y buscas en él, y es interesante hacer el la reflexión porque puede pautarte un plan de acción para mejorar tus competencias: puedes centrarte en todo lo que hay que mejorar en las personas que te rodean, o bien, puedes centrarte en las cualidades tan maravillosas que tienen para apoyarte en ellas. 
No se trata de que sea una opción mejor que la otra, simplemente se trata de hacer consciente lo que uno necesita, y donde es bueno aportando; la visión de negocio, de futuro que se tenga marcará el impacto de nuestras acciones, y es bien sabido que lo que haces hoy, marca tu futuro, por eso hay que repensar las opciones vitales, para no descubrir mañana que puede ser herrático nuestro destino y la manera en que guiamos nuestros pasos por él.
Imagen de ar130405 en Pixabay

Aprender es un trabajo que dura toda la vida, hacerlo para desaprender es una necesidad en la actualidad, y disfrutar aprendiendo es un logro que pocos pueden disfrutar.

A veces tienes el placer de descubrir, en pequeños gestos grandez hallazgos, y eso hace de ti una persona diferente, no mejor ni peor, sólo diferente, y esa en definitiva, es la riqueza del ser humano, ser capaz de cambiar una situación, o a uno mismo, cuando ocurre algo que está fuera de nuestro control y con lo que tenemos que convivir.

El camino es largo, el aprendizaje un regalo y la comunicación la herramienta perfecta para disfrutarlo, está en tu mano. Buen camino, 






8 de junio de 2020

Mejora continua

Las empresas excelentes no creen en la excelencia, 
sólo en la mejora contínua y el cambio constante.
Tom Peters 

Siempre me ha gustado implicarme en las actividades que desarrollo, para bien o para mal, no he dejado de hacerlo ya que considero que de alguna forma eso depara tu marca personal,  no deja de ser una evidencia de tu personalidad y carácter como afrontas los proyectos, y como te entregas a cada uno de ellos. 

Empezé a gestionarlo así cuando llegué al mundo laboral, primero por cuenta ajena y luego por cuenta propia; la realidad líquida que vivimos hace que alternes los proyectos, que en diferentes momentos tengas que vivir y sentir diferentes etapas, pero siempre me he caracterizado por ser fiel a mi misma y a la congruencia; no se puede trabajar bien ni con resultados donde no puedes "ser", y si no puedes, es mejor dejar espacio, porque ese no es tu lugar.

Uno de los aprendizajes más importantes que tiene cualquier ser humano, es encontrar su lugar, y es sin duda, un trabajo constante y tenaz, no se trata de prueba y error sino de aprendizaje y desaprendizaje, eso es lo que realmente da sentido a la vida, y donde el foco de un Coach puede ayudarte al trabajar contigo las incoherencias que muchas veces nos contamos a nosotros mismos.

Trabajar en proyectos con la empresa privada hace que esté siempre a la vista la realidad de esas incoherencias, y todas las personas tienen la necesidad de solventarlas cuando las descubren, lo importante es sostener en ese momento, en el descubrimiento, ya que ahí es cuando realmente se necesita aclarar ideas y hacerlo rápido es un gran alivio y al mismo tiempo una ayuda para llegar al objetivo de forma más rápida y eficaz. 

No creo que el coaching sea buenismo, creo que es una potente herramienta que ayuda pero no es mágica, y que para poder ayudar necesita ser respetada mucho más allá de los anuncios efímeros de que todo lo puede; a las personas que les gusta creer que existen soluciones mágicas debo indicarles, que el coaching no es el camino: hay quién todavía se sorprende por evidenciar que en el coaching la mayor parte del trabajo la tiene el coachee, no el coach, ya que eso provoca la mejora continua, sin trabajo, sin desarrollo no se puede conseguir la mejor versión de uno mismo. 

Es un reto, un camino, pero es el tuyo. ¿te lo vas a perder? 

Feliz semana, 


1 de junio de 2020

El equipo y el arpa

Incluso la gente que piensa que no podemos
hacer nada para cambiar nuestro destino, 
mira antes de cruzar la calle.
Stephen Hawking

Muchas veces tengo que explicar a que me dedico, e intento buscar palabras, argumentos y experiencias que puedan transmitir en palabras lo que se vive en una sesión de Coaching de Equipos, no es sencillo; en la última vivimos risas, pero no siempre tiene porqué ser así, a veces duele, a veces parece que no ocurre nada porque en realidad lo que está ocurriendo es que se recolocan los propios equipos, más allá de lo que tú hagas o digas.

Darles un espacio a las personas para hablar, para comunicarse y poder reunirse sin una mesa, sin un orden del día conocido por ellos, sin un entorno aparentemente formal consigue sacar lo mejor de cada uno y poner a las personas en una posición de interés real por lo que acontece en el espacio que comparten.

Desarrollar, imaginar, trabajar en común y darles un espacio para verbalizar sus inquietudes, sus miedos, sus enfados (por qué no!) produce un efecto relajante y al mismo tiempo clarificador para que cada uno pueda dar lo mejor de si mismo. 

Los equipos tienen vida propia, unos están llenos de alegría, de innovación, de estrategia, otros sienten tristeza, y algunos simplemente ocultan sus sentimientos, pero la realidad es que cualquiera de sus miembros es necesario para la mejor versión del mismo, como un arpa, cada cuerda tiene su función y está preparada y atenta para el momento en que le toca salir a desarrollar la parte de la partitutar que tiene encomendada.

Esta actividad me encanta, la sala se llena de energía y las personas descubren en si y en sus compañeros una realidad, un nuevo camino que recorrer... pero juntos; es motivador, y al mismo tiempo retador, es imposible olvidar los objetivos que son los que marcan la propia supervivencia del  equipo, pero no es menos cierto que el placer de descubrir nuevos y más eficaces caminos, que involucre a todos los participantes, dispara la dopamina colectiva.  

Ser parte de ese proceso, de esa situación, es un regalo; no siempre entendido si no se practica, si no lo vives desde dentro, forma parte de la naturaleza humana buscar la felicidad, pero a veces, se encuentra lo más cerca de ti aunque no te hayas dado cuenta aún.

¿te atreves a probar? 
Feliz semana, 

Un abrazo al verano

Vive bajo los rayos del sol,  nada en el mar y bebe el aire salvaje Ralph Waldo Emerson No se puede trabajar siempre en casa, no se puede te...