27 de abril de 2020

Escuchar para Entender





Es importante, al menos para mi, tener la posibilidad de escuchar de una manera abierta, y sin ningún tipo de atadura respecto a la respuesta; he aprendido que no es necesaria siempre una respuesta, que a veces llega con asentir cuando estás de acuerdo, o hacerle entender al hablante que estás con el foco puesto en su discurso.

Pon la oreja bien cerca de tu alma
y escucha con atención 
Anne Sexton


Corazón, Auriculares, Objeto, Escuchar

Imagen  Chiemsee2016 Banco Gratuito Pixabay  

Ayer hablaba con una persona y me reprochaba que hablo poco cuando estoy trabajando, y puede que tenga razón, me gusta más escuchar, me gusta más entender el mapa de la persona que está hablando para no interpretar, para no incluir mi juicio en las cosas que me cuentan, pero sobre todo, por que me gusta escuchar para entender y no para responder.

A veces, no es necesario tener que dar una respuesta inmediata a las cosas que escuchamos o aprendemos, a veces llega con reflexionar de manera interior sobre la información que nuestros sentidos perciben y a la que podemos llegar a través de muchos medios; una de las cosas que me apena estos días es tener que conformarme con la comunicación verbal, ya que mucha de la no verbal se pierde en la magia de la comunicación on line.


Me alegra creer que a todos nos gusta ser escuchados desde el corazón, todos tenemos cosas importantes que decir, y es necesario que lo sepamos, que aprendamos a valorar que alguien comparta con nosotros su visión del mundo, la forma en que lo percibe: no se me ocurre mejor regalo, y aunque lo habitual cuando nos agasajan en dar las gracias, en lo que a comunicación se refiere, no se me ocurre una manera más plena de agasajar que con mi atención plena, y en muchos casos, eso conlleva e silencio, para poder atender y entender. 

¿y tú, escuchas para entender o para responder? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El equipo y el arpa

Incluso la gente que piensa que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino,  mira antes de cruzar la calle. Stephen Hawking Muchas v...