27 de abril de 2020

Escuchar para Entender





Es importante, al menos para mi, tener la posibilidad de escuchar de una manera abierta, y sin ningún tipo de atadura respecto a la respuesta; he aprendido que no es necesaria siempre una respuesta, que a veces llega con asentir cuando estás de acuerdo, o hacerle entender al hablante que estás con el foco puesto en su discurso.

Pon la oreja bien cerca de tu alma
y escucha con atención 
Anne Sexton


Corazón, Auriculares, Objeto, Escuchar

Imagen  Chiemsee2016 Banco Gratuito Pixabay  

Ayer hablaba con una persona y me reprochaba que hablo poco cuando estoy trabajando, y puede que tenga razón, me gusta más escuchar, me gusta más entender el mapa de la persona que está hablando para no interpretar, para no incluir mi juicio en las cosas que me cuentan, pero sobre todo, por que me gusta escuchar para entender y no para responder.

A veces, no es necesario tener que dar una respuesta inmediata a las cosas que escuchamos o aprendemos, a veces llega con reflexionar de manera interior sobre la información que nuestros sentidos perciben y a la que podemos llegar a través de muchos medios; una de las cosas que me apena estos días es tener que conformarme con la comunicación verbal, ya que mucha de la no verbal se pierde en la magia de la comunicación on line.


Me alegra creer que a todos nos gusta ser escuchados desde el corazón, todos tenemos cosas importantes que decir, y es necesario que lo sepamos, que aprendamos a valorar que alguien comparta con nosotros su visión del mundo, la forma en que lo percibe: no se me ocurre mejor regalo, y aunque lo habitual cuando nos agasajan en dar las gracias, en lo que a comunicación se refiere, no se me ocurre una manera más plena de agasajar que con mi atención plena, y en muchos casos, eso conlleva e silencio, para poder atender y entender. 

¿y tú, escuchas para entender o para responder? 

20 de abril de 2020

Seguir viviendo

Céntrate en hacia donde quieres ir, 
no en lo que temes.
Tony Robbins

Hace días que no hablo con colegas de profesión, no en la forma en que lo hacíamos un par de meses atrás donde toda esta realidad de hoy nos quedaba muy lejana, muy fuera de nuestros planes siquiera.

El tiempo de mirar hacia dentro está provocando en mi un montón de reacciones, y yo diría que todas ellas positivas: aprendiendo a valorar y a respetar tiempos, los míos, a decirme que si o que no a algunas cosas que pueden encajar en mi vida actual y futura, o aquellas que quiero fuera a partir de aquí.

La reflexión ha dado paso a la meditación y ésta a un estado de tranquilidad desde el que resulta fácil ver la situación con cierta distancia y al tiempo, con cierta responsabilidad que en el día a día obvias, porque siempre estás muy ocupada haciendo otros planes.

Esas conversaciones, esas llamadas, se han cambiado por la de la gente que realmente te importa (sin querer decir que mis colegas profesionales no lo hagan!) y que de una u otra forma, está presente en tu vida, antes, durante y después del confinamiento.

Imagen de Myriam Zilles en Pixabay 
No se trata de contarlos, se trata simplemente de disfrutar de su compañía porque ahora más que nunca, cuando charlamos, estamos más presentes, entendemos mejor las motivaciones tras las conversaciones, y somos mucho más conscientes de las cosas que valoramos.

Lección no sólo de humildad, también lo está siendo de aprendizaje del bueno: me encanta levantarme cada mañana y saber que algo estupendo ocurrirá a lo largo del día, tal vez no sé a que hora, en que lugar me va a sorprender, pero sin duda estoy convencida de que esos pequeños momentos, que por una vez, no son robados al tiempo, son los mayores de los placeres que atesoro... personas que se preocupan por personas, y que comparten  desde el alma, no desde el compromiso.

Preocupada si, por la situación que nos espera cuando podamos volver a iniciar la actividad económica, pero al mismo tiempo, serena y fuerte por la gran cantidad de mimos que estoy pudiendo disfrutar estos días, no se me ocurre mejor bálsamo ni preparación para el mundo que está por venir.

Deseo que tú estés pudiendo también disfrutar esta experiencia, y sentirte tan arropado como yo lo hago, con esa confianza en un futuro incierto, pero a la vez, tan simple: sólo nos pide seguir viviendo...

Feliz semana, 

13 de abril de 2020

La Rueda de la Vida

Tomar responsabilidad personal es algo hermoso
porque nos da un control completo sobre nuestro destino.
Heather Schuck

Sin duda, vivimos un entorno VUCA del que aún no sabemos como se llega al final... pero tal vez no hay final, es muy posible que las cosas no vuelvan a ser igual: nuevos hábitos, nuevas responsabilidades y nuevas metas... ¿es posible? por supuesto que lo es, y por eso me he parado a reflexionar sobre las implicaciones.

Soy de las personas que tiene una buena adaptación al cambio, hace tiempo que descubrí que la vida es cambio, y ahora esta pandemia nos plantea de frente, el lujo que supone el contacto humano, ese rasgo tan característico de una sociedad como la nuestra, Mediterranea y orgullosa de serlo.

Es posible que la situación que estamos viviendo ponga a más de uno sobre alerta de cosas que necesita cambiar en su vida, o cosas que no se ha planteado hasta ahora; aprovechar estas semanas que nos son regaladas, para replantear lo realmente importante es un regalo, y como tal, no deberíamos despreciarlo ni ponerlo en duda.

Imagen de Ferenc Wilmek en Pixabay
Aún no sabemos si las cosas van a cambiar mucho o poco, pero es evidente que cambiarán, y que viviremos con la sombra de un nuevo foco, o de una nueva pandemia, y eso, es precisamente lo que puede darnos fuerza para seguir adelante y disfrutar cada día de los pequeños placeres.

Dime, ¿qué 3 cosas harás diferente cuando puedas volver a pasear y a pasar el día fuera de casa? ¿qué 3 cosas dejarás de hacer? ¿y cuales empezarás a hacer? un ejercicio tan fácil como éste, tan básico, puede arrojar mucha luz sobre cualquier aspecto de tu vida que necesites poner a prueba, y ayuda, a crear tu destino: sé responsable de tu persona, de tu vida, de tu felicidad... sólo así podrás estar preparado para la adaptación, por contínua que sea... 



6 de abril de 2020

El Valor tras la motivación

El secreto de la motivación personal 
se puede resumir en las cuatro C:
curiosidad, confianza, coraje y constancia
Walt Disney

A veces, como en esta temporada, toca pasar momentos difíciles, tal vez en otras ocasiones lo puedes parapetar tras los éxitos de amigos o personas cercanas, pero en esta ocasión, mayoritariamente estamos igual de abrumados, y todos nos parapetamos tras los éxitos de la Sanidad, la Alimentación, el Transporte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad... 

En esta situación tan compleja, es difícil preguntarte que te motiva, y es más difícil todavía responderte, pero al lado de todos esos héroes anónimos, estamos cada uno de nosotros, por que es fácil decir quédate en casa, lo difícil es hacerlo, es fácil decir no abuses del tiempo de paseo si tienes un perro, lo difícil es lograrlo... todo es difícil o fácil ahora mismo, en función de tu motivación personal para ello.

Esa Curiosidad, Confianza, Coraje y Constancia que mencionaba Walt Disney es básica, y en ella, radica la fuerza que todos tenemos para poder hacer de ésta, una situación ventajosa para nosotros ¿cómo? Hay muchas decisiones que tomar, cosas que aplazamos constantemente bajo el mantra de "no tengo tiempo" y que ahora, de pronto, están en primera línea recordándonos que le debemos ese tiempo, esa reflexión y esa necesidad de pensar en ellas.

Imagen de h kama en Pixabay 
Nadie dice que es cómodo hacerlo, pero sin duda, es vital para nuestra salud, poner en marcha no sólo el plan de supervivencia, sino también el plan de higiene mental: ¿Qué cosas estaba haciendo antes del parón que no me ayudan? ¿qué hábitos debo incorporar a mi vida para que ésta refleje la persona que soy? 

No necesitas, de entrada, que los cambios sean grandes o drásticos, simplemente necesitas hacer alguno, que no te suponga un gran esfuerzo, pero que te ayude a moverte de tu zona de confort: a partir de ahí el propio camino empieza a girar, y la rueda será la que te cuente que nuevos movimientos estás preparado para hacer. 

No estás solo, piensa que tienes a tu favor la curiosidad, la confianza, el coraje y la constancia...

Feliz semana, 


Un abrazo al verano

Vive bajo los rayos del sol,  nada en el mar y bebe el aire salvaje Ralph Waldo Emerson No se puede trabajar siempre en casa, no se puede te...