30 de marzo de 2020

Y floreció la primavera

Intenta y falla, 
pero nunca falles en intentarlo
Jared Leto

El mundo ha cambiado, y sigue cambiando a ritmo vertiginoso por la situación en la que nos encontramos. Hoy no hay charlas con amigos, con colegas, o con clientes, hoy sólo hay charlas con personas a las que aprecias y de las que deseas escuchar un "estoy bien."

Hay muchas iniciativas ya en marcha, muchas posibilidades para colaborar y hacer lo que mejor se te de para formar parte del cambio; hemos pasado ya a estas alturas la fase de negación de la curva (del cambio) y estamos, cada uno a su ritmo transitándola desde un estadío diferente: el miedo, la travesía por el desierto, los nuevos hábitos, esos que conforman la nueva realidad...

Banco Gratuito Pixabay: Autor Jeonsango
Las preguntas que no solemos hacernos por falta de tiempo, en estos días se vuelven más recurrentes, o llegan a nuestra mente en forma de revelación y a veces, es justo la herramienta que necesitábamos para salir del letargo y dar un sentido diferente a nuestra existencia, en este caso, no porque queramos sino por que el tiempo de reflexión nos ha supuesto ese regalo.

El planeta no se ha parado, hemos sido nosotros quienes lo han hecho y eso supone un cambio más: menos de lo malo, y más, mucho más, de muchas cosas que necesitamos, solidaridad, comprensión, unión, orgullo de pertenencia, comunicación, y sobre todo esperanza e ilusión, por todo lo que estamos haciendo juntos, y por todo aquello que nos queda por hacer.

La vida continua, sólo nos ha pedido que nos parásemos un rato para poder escucharla, para poder verla...¿te lo vas a perder? 

Feliz semana,



23 de marzo de 2020

Ubuntu


Ubuntu: Filosofía africana de trabajo en equipo, 
Cooperación y Lealtad


Es evidente, innegable que estamos viviendo una situación de adaptación al cambio.

Hace sólo 5 días, todos teníamos una agenda plena de proyectos, de obligaciones y de planes: nos acostamos un día creyendo que sabíamos lo que haríamos al día siguiente… y al día siguiente, como colectivo, dejamos de saberlo.

Banco Gratuito Pixabay Autor Wolfgang Eckert 
Sabemos que no debemos salir de casa sino es por estricta necesidad, sabemos que debemos de mantener distancia de seguridad con otras personas, pero… ¿sabemos como ponernos a nosotros mismos a salvo?

No se trata de ser alarmista, que esta situación por dura y compleja que pueda ser va a pasar, pero la reflexión es si estamos dispuestos a aprender algo de ella, y que cosas, me explico.
Hemos entrado por la puerta grande en el estado de la solidaridad, con nuestro entorno, con nuestros vecinos, con amigos y familia, pero nadie nos ha preparado para la angustia, el miedo, el pánico, el aburrimiento en muchos casos…

Estamos tan acostumbrados a vivir rápido, a ser importantes, a tener una vida repleta de eventos y obligaciones, y de pronto, sabernos frágiles, nos ha puesto en la obligación de mirarnos en el espejo y descubrirnos; hay muchas personas que todavía se resisten, pero no lo hacen por la autoridad, sino por el miedo… el miedo a encontrarse consigo mismo!
Tenemos una oportunidad única para resolver paradigmas personales, y descubrir lo que realmente es importante para nosotros, de forma individual y como colectivo.

¿conoces la curva del cambio? A cualquier autónomo y pyme de este país puede resultarle útil en estos momentos, en los que no se sabe el tiempo en el que nos vamos a encontrar en esta situación, ni cual es el impacto real, las consecuencias que tendrá, pero no es menos cierto que puede ser un descubrimiento para cualquier persona que tenga la sensatez de observarla.
En ese intento de afrontar la nueva realidad, y la oportunidad de cambio y mejora, existen herramientas a tu disposición para, además de pasar un rato entretenido, puedas valorar la forma en que quieres salir de este momento: el DAFO, la ventana de Johari, la Rueda de la Vida…

Como sociedad, estamos en muchos casos paralizados por el miedo, esta crisis está tocando lo más sagrado que tenemos: la salud, y nuestros servicios médicos están dando ejemplo de un buen trabajo en equipo, no hacen nada diferente que hace 5 días, sólo que están más saturados de trabajo, por eso nos piden ayuda y es importante respetar el #YomeQuedoenCasa, también eso nos puede ayudar en la reflexión si como sociedad, estamos trabajando en equipo hasta la fecha, o si hay algo que debemos modificar; los sanitarios están respondiendo porque son equipos de alto rendimiento, saben lo que tienen que hacer, y cuando tienen que hacerlo… ¿Se puede decir lo mismo de la Sociedad en su conjunto? Hay muchas cosas que nos gustaría cambiar, pero es que eso es lo que tiene opinar, cada uno lo hace en un sentido, de una forma, y no coincide con la opinión de la persona a tu lado.

No es momento de juzgar, pero si puedes aprovechar este paréntesis para reflexionar que puedes hacer tú por los demás (que no sea juzgar) para que como sociedad alcancemos el alto rendimiento también, y podamos tener presente que de lo que estamos hablando es de vidas humanas.

Todo es difícil, y por supuesto que muchos de nosotros lo estamos pasando y lo vamos a pasar mal… ¿merece la pena? ¿es éste el sistema que nos merecemos? Estos días me he acordado varias veces de la tan mencionada renta básica, ¿crees que en una situación como la actual podría ser útil? Estamos viviendo una situación ubicada en la base de esa pirámide, donde la mayoría de personas están pensando en la propia supervivencia, en no perder su trabajo, en pagar facturas…. El miedo está acechando, atenazando a la gran mayoría, porque es una situación que se escapa del propio control.

El ser humano es capaz de lo mejor en las situaciones más complicadas, pero hasta ahora no se había tenido que enfrentar a una que le forzase a enfrentarse a si mismo de éste modo; cualquiera que pasa una situación difícil en su vida, te habla del importante cambio que ha supuesto en su forma de ver las cosas, y es muy posible que en esta situación se vuelva a producir ese efecto, pero en un nivel más general.

Si como sociedad conseguimos enfrentarnos a nosotros mismos, habremos ganado esta batalla.
¿Cómo? No hay soluciones mágicas, a cada persona le funciona algo diferente:

Meditar,
Leer,
Bailar,
Escuchar Música,
Hacer video llamadas y estar conectada con las personas que te importan,
Hacer ejercicio,
Darte un baño ,
Escribir

Permítete conectarte contigo mismo, date la oportunidad de re-conocerte, y a partir de ahí toma las decisiones que debas para que esta situación produzca en ti el aprendizaje que necesitas: recuerda que todo pasa por algo, y que seas desempleado o empresario, trabajador por cuenta ajena o funcionario, hoy más que nunca, cada uno nos estamos enfrentando a nuestros miedos, y lo hacemos, de la mejor forma que sabemos!

Feliz semana

16 de marzo de 2020

¿te gusta tu trabajo?

Cuando estés a punto de abandonar, 
no olvides porque decidiste empezar.

Todos tenemos días malos, no me creo a las personas que afirman que todos los días son felices, están bien, me hacen dudar de su propia cordura o sinceridad.

A veces, para conseguir lo que uno quiere tiene que atravesar momentos duros, y no es malo, puede llegar a ser sanador porque te enfoca en la realidad, en todo aquello que puedes estar pasando por alto, o que es una señal para cambiarlo cuanto antes.

Hace unos días hablaba con un compañero sobre porque decidí emprender esta bonita aventura, y realmente me costaba darle datos concretos: llegué a pensar que no lo había pensado lo suficiente, que había sido una mala idea, o que simplemente, el mercado laboral me había "arrastrado" a este camino; obviamente, era un mal día, y al mismo tiempo, un día importante porque me hizo reflexionar y gestionar mejor mi imagen y mi tiempo; conseguí recordar la verdadera razón por la que empezé esta aventura, y al mismo tiempo que reflexionaba, pude compartirla con esta persona.

Oficina, Notas, Bloc De Notas
Banco Gratuito Pixabay
No descubrí nada nuevo, pero me dió mucha energía renovada para seguir haciendo lo que me gusta hacer, o para seguir sacando adelante proyectos que me interesan y que me mueven, por que al final, la pasión por tu trabajo es lo que mueve el mundo.

Recordé las aventuras que vivo, los sobresaltos, el no saber lo que haré mañana... y entendí el porque se dice que este trabajo no sirve para cualquiera, y es que es verdad! el mercado manda, y tienes que saber quien eres y lo que quieres para estar preparada y dispuesta siempre...

Y tú, ¿sabes por qué haces lo que estás haciendo? Feliz semana, 

2 de marzo de 2020

Momentos Mágicos

La vida no se mide en minutos, 
se mide en momentos
El extraño caso de Benjamin Button

A veces, asocias la vida a momentos y a minutos...
Hace poco he vivido uno de esos momentos de vida, en los que el momento era mucho más importante que el minuto; todos tenemos momentos, pero a algunos les cuesta más reconocerlos; fruto de la educación y del sentimiento de culpa, a veces nos los perdemos... o no les dedicamos todo la intensidad que deberíamos.

Banco Gratuito Pixabay Autor Adina Voicu
Hace unos días, yo tuve uno de esos momentos, que compartí con las personas que estaban a mi alrededor, y al hacerlo, el momento se multiplicó; todo cobró vida y una nueva entrega de intenciones y al mismo tiempo ganas, cobraron vida.

Es importante descubrirlos, y sobre todo, aceptarlos para no caer en el error de dejar que se pierdan en el tiempo y en el espacio.

No puedo imaginar nada mejor que saber y entender que cuando se produce una situación que nos hace poderosos y nos vuelve intensos, debemos disfrutarla... 

Nada más inteligente que aprender de todo aquello que la vida está dispuesta a aportarnos, y entender así que lo que nos mueve, no es nada más ni nada menos, que la propia vida! 

Cuando en una sesión de coaching eres partícipe de uno de esos momentos, yo soy tremendamente feliz, por la posibilidad que la vida le brinda a una persona de retomar y entender sus actos; no se me ocurre mejor regalo que cada uno de esos momentos mágicos.

¿te animas a vivirlos? feliz semana, 

El equipo y el arpa

Incluso la gente que piensa que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino,  mira antes de cruzar la calle. Stephen Hawking Muchas v...