17 de febrero de 2020

La magia de las palabras

La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, 
determina la calidad de nuestras vidas.
Anthony Robbins

Tener la posibilidad de mejorar la relación con nosotros mismos es un éxito, es una posibilidad de darte una vida mejor y eso, siempre es alentador.

Tener la posibilidad de mejorar tu vida con los demás es un milagro, y eso es lo que hace una buena comunicación... algo que sea fluido, una relación en la que realmente puedas entender y compartir con los demás es una forma de compartir, la forma más natural de ponerse a disposición y poder ayudar a otro ser humano.

Existen proyectos en los que la comunicación, que sea buena, es la clave del éxito, y en éste caso todos los relacionados con el coaching se sostienen por esa magia de las palabras. El volverte consciente de que las palabras crea realidades,ayuda a cambiar la tuya, y eso es la mejor y más potente herramienta jamás contada.

Banco Gratuito Pixabay
No todo el mundo lo entiende, no todo el mundo está a favor, no todo el mundo quiere probarlo... cada persona es diferente,pero las únicas que realmente son incómodas, son aquellas que sin conocer, niegan o afirman, creen o intuyen pero sentencian asumiendo sentirse en posesión de la razón.

Tal vez el miedo, en ese momento de la verdad provoca su reacción hacia el enfrentamiento, el cual no tiene sentido para mi, también puede ser que por la forma en que entiendo la vida no considero necesario el enfrentamiento, o tal vez sea, simplemente por que la magia de las palabras me permite evitar situaciones de confrontación que no me aportan nada.

La calidad de la vida que tienes es lo más importante (o debería) para poder estar plena, así que, os invito a que probéis como funcionan las cosas cuando pruebas a hacer un  cambio o alguna variación en las cosas que ya estás poniendo en práctica.

Feliz semana, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un abrazo al verano

Vive bajo los rayos del sol,  nada en el mar y bebe el aire salvaje Ralph Waldo Emerson No se puede trabajar siempre en casa, no se puede te...