24 de febrero de 2020

De sentimientos y creencias

Conviértete en la persona que 
atraiga los resultados que buscas.
Jim Cathcart

Sin duda, una de las mayores contribuciones del Coaching a mi vida ha sido el ubicarme en el sitio donde me gusta estar; no digo que sea la única forma, sólo que es la forma en que yo lo he conseguido, y eso me resulta especialmente motivador para poder mantener conversaciones poderosas con cualquier persona.

Hace poco tuve ocasión de charlar con alguien a quién quiero mucho, y que es bastante escéptico respecto al Coaching, habitualmente no hablamos del tema, ya conocemos la postura de ambos, y es fácil llevarnos bien sin necesidad de entrar en ese terreno, pero ese día algo fue diferente, y de pronto, me encontré practicando una conversación muy diferente a todas las que solemos tener, una conversación profunda, sincera, y enriquecedora, un espacio protegido donde hablar desde el corazón sin herirnos, sin suponer, y sin juzgar... y de nuevo fue maravilloso.

Finalizada la conversación, y sin asustarle le expliqué lo que había ocurrido, y reconozco que me sorprendió su reacción, simplemente, se quedó callado, no me respondió ni atacó como otras veces hace, y sin duda, supuso el comienzo de una nueva forma de relacionarnos.
Banco Gratuito Pixabay: Autor - Pete Linforth

Me hizo entender (y se lo agradezco profundamente) que le encantaría mantener este tipo de conversaciones más a menudo, pero me pidió que no le llamase Coaching! me sorprende el poder de las palabras, y sobre todo, el efecto que pueden llegar a crear en nosotros, así que saqué un importante aprendizaje... no todo el mundo está preparado para la palabra Coaching, aunque a todos nos gusten sus efectos.

Me pareció muy interesante la reflexión, y sobre todo, me parece muy interesante la nueva visión que ahora tengo para focalizar las conversaciones con determinadas personas, sean de mi entorno personal o profesional, cuando quiero explicarles cual es mi trabajo.

Feliz semana, 

17 de febrero de 2020

La magia de las palabras

La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, 
determina la calidad de nuestras vidas.
Anthony Robbins

Tener la posibilidad de mejorar la relación con nosotros mismos es un éxito, es una posibilidad de darte una vida mejor y eso, siempre es alentador.

Tener la posibilidad de mejorar tu vida con los demás es un milagro, y eso es lo que hace una buena comunicación... algo que sea fluido, una relación en la que realmente puedas entender y compartir con los demás es una forma de compartir, la forma más natural de ponerse a disposición y poder ayudar a otro ser humano.

Existen proyectos en los que la comunicación, que sea buena, es la clave del éxito, y en éste caso todos los relacionados con el coaching se sostienen por esa magia de las palabras. El volverte consciente de que las palabras crea realidades,ayuda a cambiar la tuya, y eso es la mejor y más potente herramienta jamás contada.

Banco Gratuito Pixabay
No todo el mundo lo entiende, no todo el mundo está a favor, no todo el mundo quiere probarlo... cada persona es diferente,pero las únicas que realmente son incómodas, son aquellas que sin conocer, niegan o afirman, creen o intuyen pero sentencian asumiendo sentirse en posesión de la razón.

Tal vez el miedo, en ese momento de la verdad provoca su reacción hacia el enfrentamiento, el cual no tiene sentido para mi, también puede ser que por la forma en que entiendo la vida no considero necesario el enfrentamiento, o tal vez sea, simplemente por que la magia de las palabras me permite evitar situaciones de confrontación que no me aportan nada.

La calidad de la vida que tienes es lo más importante (o debería) para poder estar plena, así que, os invito a que probéis como funcionan las cosas cuando pruebas a hacer un  cambio o alguna variación en las cosas que ya estás poniendo en práctica.

Feliz semana, 

10 de febrero de 2020

Aprendiendo a Restaurar

Lo que busco en mi vida es compasión, 
un flujo entre yo y los otros, 
que se basa en un mutuo dar desde el corazón.
Marshall Rosenberg

Nada más gratificante que poder llegar a la conclusión de la conexión real con otro ser humano; estamos tan acostumbrados a competir, a generar exceso de celo con nuestros iguales que a veces se nos olvida la realidad tangible de que estamos aquí de paso, y que lo importante son las relaciones que te llevas, no tanto a quien superas... a veces lo haces, pero en ese caso, cuando tú eres mejor que otra persona no debe producirse ningún recelo... es la forma más lógica en la que el Universo te coloca en tu lugar.



Cuando trabajas con un equipo ves en muchos casos los recelos, la necesidad de protagonismo, y sin embargo, es rápido que las personas se descubran compartiendo con otras sus miedos y esperanzas, tardan poco porque es mucho más agradable hacerlo que esperar a que sean descubiertos, y además, el ser humano es un ser social por naturaleza, necesitamos de otros para estar agusto con nosotros mismos.


Imagen de Quang Nguyen vinh en Pixabay
Existen diferentes dinámicas, diferentes formas de acercar a las personas a si mismas y a los otros, y una de las que más me ha sorprendido ultimamente por la controversia generada en torno a ella ha sido los círculos restaurativos; se crea o no, existen desde hace mucho, en diferentes zonas del planeta, y siempre se trabaja desde el concepto de comunidad, porque uno sin el entorno, no puede ser en estado puro.

Agradecer tener la información y las herramientas disponibles para conseguir lograr una mejor calidad de vida es simplemente una necesidad de cualquier ser humano, y además, es necesario para poder llevar una vida más pareja con lo que se desea; nada es tan importante como sentirse parte de un todo, y a la vez, ser parte única, la invididualidad; es maravilloso poder dejar la culpa a un lado, para hablar únicamente de responsabilidad, y eso, en muchos casos, aún no es factible por que el estilo de liderazgo no se responsabiliza de las consecuencias. 

Entre el liderazgo real, efectivo, y el ansiado todavía queda un trecho, y en ese sentido es donde se puede y se debe trabajar: desde la confianza y el saber estar a la necesidad de formar parte de un todo.

¿te animas? 

Feliz semana, 

3 de febrero de 2020

2 orejas, 1 boca

Si la estructura no permite un diálogo, 
la estructura ha de ser cambiada.
Paulo Freire


Conozco muy pocos conflictos, que no puedan solucionarse con método y diálogo; es importante saberlo porque cuando más lo necesitamos, es justo cuando menos lo recordamos.

Si tienes cerca una persona que te habla de "lo difícil" que es que alguien escuche, tal vez, lo primero que debes reconocer es la facilidad de esa persona para escuchar...

Un proceso de diálogo y de interés sincero por la postura de otra persona, rara vez provoca una escalada en el conflicto, más bien, suele dar lugar a una conversación entre partes, que pueden partir de posiciones diferentes, pero sin duda, van a tener intereses comunes; lo más complejo es encontrar ese interés, porque una vez que lo has conseguido, es sólo cuestión de tiempo que las personas se escuchen, y que tengan ganas de compartir.

A veces, simplemente necesitas estar, para dar ese espacio, para marcar esas reglas de juego que permitan que todos puedan salir beneficiados, pero porque están entendiendo las cosas que tienen en común, y en que forma pueden complementarse; a nadie le gusta sentirse de más, y menos, que no tenga nada que aportar, por eso es tan importante que haya un tiempo de reflexión, de legitimación y de aceptación en todos los procesos en los que existe un conflicto.

Banco Gratuito Pixabay, Imagen de S. Hermann & F. Richter
Siempre digo que me gusta mi trabajo, pero es verdad que unas parcelas son más interesantes que otras, y a veces, lo que hago, además, tiene un especial significado personal; no hay nada que haga en lo que no me involucre y no me deje la piel, pero ser capaz de conseguir que las personas encuentren su conexión, es de las que considero más importantes; cada vez que alguien en un proceso de una discusión me indica que "le sobro" y me pide permiso para seguir la conversación sin mí, cada vez que se producen risas o sonrisas cómplices entre las partes y siento que es momento de dejarles, me siento entre aliviada y feliz... No es orgullo, es, desde la humildad más absoluta, la completa certeza de saber seguir los patrones que funcionan y las dinámicas que llevan a todo ser humano a ser compasivo y empático.

Diría que no es magia, es ciencia, pero no estoy del todo de acuerdo, es la magia del ser humano, esa que nos atrae, nos involucra, y al mismo tiempo, que nos hace únicos.

Feliz semana, 

Y floreció la primavera

Intenta y falla,  pero nunca falles en intentarlo Jared Leto El mundo ha cambiado, y sigue cambiando a ritmo vertiginoso por la sit...