19 de octubre de 2020

Cruzar el Puente del Empleo

 La derrota no es el peor de los fracasos. 

No intentarlo es el verdadero fracaso.

George E. GoodBerry


Una de las cosas que más le preocupa al ser humano, es ser capaz de expresar y verbalizar lo que siente y lo que le preocupa, por que no hay secretos mágicos, es la única forma en que puedes solucionar todo aquello que te preocupa.

Cuando trabajas en la búsqueda de empleo, se hace más evidente quienes van a tener más facilidad para volver al mercado laboral, no sóo por sus capacidades, sino también por su habilidad para expresar, para verbalizar y evidenciar lo que necesita. 

Aprender a buscar recursos propios, a pedir ayuda y a descubrir cual exactamente la que necesita cada persona es un trabajo propio, aunque tener ayuda en este campo es una posibilidad real que te ofrecen los profesionales, y que al mismo tiempo ayuden a aprender, a solucionar...

Creo que las personas agradecen la forma en que les puedes ayudar, y que todos necesitamos ayuda en diferentes momentos, de diferentes profesionales, y de diferentes formas, lo importante es intentarlo siempre, sólo así consigues evolucionar, crecer, aprender y lograr tus objetivos, de eso se trata vivir y evolucionar.

La situación actual invita a la desmotivación en muchos casos, y hay muchas personas que no son capaces de enfrentarse con optimisto al momento que nos toca, pero la realidad es que es una oportunidad, de ponerse a prueba, de aprender y evolucionar, de enfrentarse desde el optimismo al día a día y reconocer que hay mucho por aprender, por poner en valor y por desarrollar habilidades que todavía están dormidas, porque no las hemos necesitado hasta el momento actual.

Nada mejor que ser consciente para empezar a brillar y poner una situación compleja a nuestro favor, sin excusas, sabiendo cual es el punto de partida y lo que necesitamos para estar a gusto con nosotros mismos, y poder por tanto, vivir tranquilos
.



12 de octubre de 2020

Alas Rotas

 Querer ser otra persona es 

malgastar la persona que eres

Marilyn Monroe


Trabajar con personas es un regalo, poder ayudarles un privilegio, y aprender de la relación con ellas es una obligación.

Empieza otro otoño, un invierno raro, en el que muchas cosas están cambiando, y en lo que se refiere a la búsqueda de empleo, también... es verdad que siempre tienes que estar al día, revisar ofertas, aprender a ponerte en valor, y desaprender todo aquello que ya no necesitas, pero siempre viene bien tener una ayuda, para mejorar, para cambiar, para aprender...

Ser la persona que uno es, siempre es lo más fácil o difícil en función de las expectativas propias, pero tener la valentía de conocerte y reconocerte es una forma de vivir, de aprender y superar obstáculos, o conseguir metas que creías inalcanzables. Es momento de tener la capacidad de aprendizaje muy presente, para poder hacer todo aquello que te hace feliz y te ayuda a sentirte mejor.

No se puede esperar a mañana, tal vez sea tarde para empezar a ser uno mismo, es importante ponerse en marcha antes de que el tiempo nos vuelva a poner de frente con nosotros mismos: es fundamental aprender a sonreir y a sacar lo positivo de nosotros mismos, que somos capaces, y que podemos estar presentes y ser mejores cada día, por los que nos rodean, pero sobre todo, por nosotros. 


Trabajar con herramientas como el coaching o la PNL nos puede hacer reflexionar y saber aflorar lo mejor de nosotros mismos, y eso, es vivir: ser capaz de ver con ojos nuevos, pero sabios, todo aquello que vivimos y que nos hace únicos: querer ser otra persona es un error, porque no te hará feliz, pasarás tu tiempo corriendo tras lo efímero, tras algo que no vas a lograr ser, y desperdiciando todo el potencial del que dispones; siempre hay una primera vez, un momento para pararte y decidir que ha llegado tu momento de vivir sin condicionantes. 

Si no ha llegado ya, espero que lo haga pronto y si necesitas ayuda, búscala con cualquier profesional que te ayude a desenredar ideas y te motive a conseguir la mejor versión de ti misma/o. 

5 de octubre de 2020

Vuelvo a casa


 No es increible todo lo que 
puede tener dentro un lápiz
Quino


Desde siempre he creído en el potencial humano, en todas las cosas que no vemos y que como un lápiz, se pueden afilar en nosotros mismos; es realmente gratificante saber que podemos cambiar, mejorar, equivocarnos, aprender, desechar... todo lo que necesitamos para ser felices o evolucionar.

A veces, a través de un proceso de coaching, o de orientación, sientes que vas ayudando a afilar lápices y eso es muy gratificante para mi. Aprender de cada historia, de cada persona, y compartir el aprendizaje, ver la variedad de mundos que existen en el mismo, y al tiempo, formar parte de alguna manera de ellos, y aprender a mirar con ojos nuevos, diferentes, cada acción, cada momento, y disfutar de todos ellos. 

No concibo ya mi vida sin todas esas formas de mirar, de ver, de compartir y de hacer posible un montón de sueños que hace años, ni me parecían posibles. 

Es verdad que cada uno encuentra su camino en un momento dado, pero tal vez la gestión de personas me puso sobre la pista del mío hace unos cuantos años. 

Trabajar por y para personas, es una gran lección pero además, y especialmente, es una gran satisfacción; poder ayudar, poder formar parte de la evolución y del camino es un regalo, y yo me siento muy afortunada por ello; es muy revelador aprender cada día, sorprenderte, y al mismo tiempo, está lleno de posibilidades. 

No dejar de aprender es el mayor regalo que la vida me ha otorgado, y al mismo tiempo, lo siento una responsabilidad, dado que los vínculos que se crean con los clientes son lazos en la línea vital que no todo el mundo tiene el privilegio de conseguir. 

Volver al blog, escribir de nuevo, sólo pasaba en mi cabeza por dar las gracias, gracias por lo vivido, por lo que vivo y por lo que viviré...



29 de junio de 2020

Un abrazo al verano

Vive bajo los rayos del sol, 
nada en el mar y bebe el aire salvaje
Ralph Waldo Emerson

No se puede trabajar siempre en casa, no se puede tener siempre la sensación de ver la pasar la vida al otro lado del cristal, y tal vez este año más que ninguno, es hora de dar el salto al otro lado del cristal, y pasar más tiempo al aire libre, con los amigos y la familia, con otros compañeros de profesión que nos ayuden a reencontrarnos con nosotros mismos y con nuestra actividad.

Si los veranos están para descansar en la medida de lo posible, este más que nunca llega para darnos un respiro y ayudarnos a energizarnos y a ver con ojos nuevos el mundo que nos rodea.

No significa que hacer una parada sirva para olvidarse de todo, simplemente se trata de trabajar de otra forma, y tener tiempo para pensar, para experimentar y para probar, para tener en cuenta los cambios que sean necesarios para volver a partir de Septiembre con energía renovada y tal vez, con otra perspectiva del  trabajo realizado hasta la fecha en el blog. 

Dejaré que el verano me sorprenda para volver a reencontrarme con todos vosotros después, pero mientras tanto...

Feliz Verano, de descanso, o de agotamiento para recuperar los meses robados, que hemos tenido que estar encerrados en nuestros hogares.

Nos leemos en Septiembre 


Imagen de analogicus en Pixabay 
 

22 de junio de 2020

El entorno VUCA en el equipo

Aunque nadie puede volver atrás y 
hacer un nuevo comienzo, cualquiera 
puede comenzar a partir de ahora
y crear un nuevo final.
Carl Bard

Esta semana he tenido la ocasión de tener una de esas charlas que me resultan tan útiles e inspiradoras, y me siento afortunada por ello. Los objetivos, las metas, los desafíos que te marcas son mucho más accesibles cuando conoces el para qué, y es la mejor forma de poner los piés en tierra y comenzar el camino hacia tus sueños. 

No se trata de hacer nada para lo que no estés preparado, pero tal vez se trata de ver con ojos nuevos el camino, aportar la lógica a lo que haces, y entender el motivo es siempre un aliciente a mayores que te ayuda a desarrollar lo mejor de ti.

Tener la posibilidad de aprender nuevas formas de no errar, aprender de los desafíos y compartirlos con el equipo con el que trabajas se puede volver magia si confías lo suficiente para entender que todo tiene un proceso, y que el camino hay que hacerlo acompañado.

La era de la tecnología ha hecho replantear el sistema de comunicación con los equipos, y se han adaptado bien a la nueva realidad como medida transitoria, pero es imposible adecuar de repente todos los cambios que se avecinan a raíz del teletrabajo y todas las mejoras que van a tener que implementarse para que el alto desempeño, que es más que posible, se logre sin grandes reticencias.

Imagen de Robert Armstrong en Pixabay 

Conocer y desafiar los retos que nos acompañan en el día a día consiguen que tengamos la ocasión de centrarnos cada vez más en lo inmediato, sin prestar especial atención al medio plazo que es justamente donde necesitamos desarrollar nuestra capacidad para no sucumbir al momento; ser analítico, tener visión y poder compartirla hoy en día más que nunca son armas que nos resultan muy útiles para no decaer y entender claramente las necesidades que el entorno VUCA nos genera, al mismo tiempo que nos plantea un nuevo reto: ¿qué esperan mis compañeros?¿qué espera el equipo, mis clientes, mis proveedores? 

Poder aportar un poco de calma en todo ese vértigo es la capacidad que tiene el Coaching de Equipos, cuando vuelves generador de soluciones a todas las personas con las que trabajas, pero no desde la individualidad sino desde lo colectivo, engrandeciendo así el compromiso con los resultados: es más que una opción, un regalo.
 



15 de junio de 2020

Plan de acción para competencias


Ninguna persona puede silbar una sinfonía
hace falta una orquesta, 
para poder interpretarla.
H.E. Luccock

Me gusta esta reflexión, cualquier músico que forma parte de la orquesta sabe cual es el momento en el que debe tocar, en cual hacer un silencio, o cuando se acaba su participación; me hace pensar en la correspondencia que existe entre las personas y sus actitudes: a veces pensamos que trabajar de forma aislada facilita el camino, algunas personas lo ven como la posibilidad de no justificar, de no explicar, de no "cargar con los torpes de pensamiento o aprendizaje" mientras otras personas, ven el trabajo en equipo como "la posibilidad infinita de aprender y de mejorar".

En ambos casos, puedes estar en lo cierto por que lo que va a condicionar el aprendizaje es aquello que tú ves y buscas en él, y es interesante hacer el la reflexión porque puede pautarte un plan de acción para mejorar tus competencias: puedes centrarte en todo lo que hay que mejorar en las personas que te rodean, o bien, puedes centrarte en las cualidades tan maravillosas que tienen para apoyarte en ellas. 
No se trata de que sea una opción mejor que la otra, simplemente se trata de hacer consciente lo que uno necesita, y donde es bueno aportando; la visión de negocio, de futuro que se tenga marcará el impacto de nuestras acciones, y es bien sabido que lo que haces hoy, marca tu futuro, por eso hay que repensar las opciones vitales, para no descubrir mañana que puede ser herrático nuestro destino y la manera en que guiamos nuestros pasos por él.
Imagen de ar130405 en Pixabay

Aprender es un trabajo que dura toda la vida, hacerlo para desaprender es una necesidad en la actualidad, y disfrutar aprendiendo es un logro que pocos pueden disfrutar.

A veces tienes el placer de descubrir, en pequeños gestos grandez hallazgos, y eso hace de ti una persona diferente, no mejor ni peor, sólo diferente, y esa en definitiva, es la riqueza del ser humano, ser capaz de cambiar una situación, o a uno mismo, cuando ocurre algo que está fuera de nuestro control y con lo que tenemos que convivir.

El camino es largo, el aprendizaje un regalo y la comunicación la herramienta perfecta para disfrutarlo, está en tu mano. Buen camino, 






8 de junio de 2020

Mejora continua

Las empresas excelentes no creen en la excelencia, 
sólo en la mejora contínua y el cambio constante.
Tom Peters 

Siempre me ha gustado implicarme en las actividades que desarrollo, para bien o para mal, no he dejado de hacerlo ya que considero que de alguna forma eso depara tu marca personal,  no deja de ser una evidencia de tu personalidad y carácter como afrontas los proyectos, y como te entregas a cada uno de ellos. 

Empezé a gestionarlo así cuando llegué al mundo laboral, primero por cuenta ajena y luego por cuenta propia; la realidad líquida que vivimos hace que alternes los proyectos, que en diferentes momentos tengas que vivir y sentir diferentes etapas, pero siempre me he caracterizado por ser fiel a mi misma y a la congruencia; no se puede trabajar bien ni con resultados donde no puedes "ser", y si no puedes, es mejor dejar espacio, porque ese no es tu lugar.

Uno de los aprendizajes más importantes que tiene cualquier ser humano, es encontrar su lugar, y es sin duda, un trabajo constante y tenaz, no se trata de prueba y error sino de aprendizaje y desaprendizaje, eso es lo que realmente da sentido a la vida, y donde el foco de un Coach puede ayudarte al trabajar contigo las incoherencias que muchas veces nos contamos a nosotros mismos.

Trabajar en proyectos con la empresa privada hace que esté siempre a la vista la realidad de esas incoherencias, y todas las personas tienen la necesidad de solventarlas cuando las descubren, lo importante es sostener en ese momento, en el descubrimiento, ya que ahí es cuando realmente se necesita aclarar ideas y hacerlo rápido es un gran alivio y al mismo tiempo una ayuda para llegar al objetivo de forma más rápida y eficaz. 

No creo que el coaching sea buenismo, creo que es una potente herramienta que ayuda pero no es mágica, y que para poder ayudar necesita ser respetada mucho más allá de los anuncios efímeros de que todo lo puede; a las personas que les gusta creer que existen soluciones mágicas debo indicarles, que el coaching no es el camino: hay quién todavía se sorprende por evidenciar que en el coaching la mayor parte del trabajo la tiene el coachee, no el coach, ya que eso provoca la mejora continua, sin trabajo, sin desarrollo no se puede conseguir la mejor versión de uno mismo. 

Es un reto, un camino, pero es el tuyo. ¿te lo vas a perder? 

Feliz semana, 


1 de junio de 2020

El equipo y el arpa

Incluso la gente que piensa que no podemos
hacer nada para cambiar nuestro destino, 
mira antes de cruzar la calle.
Stephen Hawking

Muchas veces tengo que explicar a que me dedico, e intento buscar palabras, argumentos y experiencias que puedan transmitir en palabras lo que se vive en una sesión de Coaching de Equipos, no es sencillo; en la última vivimos risas, pero no siempre tiene porqué ser así, a veces duele, a veces parece que no ocurre nada porque en realidad lo que está ocurriendo es que se recolocan los propios equipos, más allá de lo que tú hagas o digas.

Darles un espacio a las personas para hablar, para comunicarse y poder reunirse sin una mesa, sin un orden del día conocido por ellos, sin un entorno aparentemente formal consigue sacar lo mejor de cada uno y poner a las personas en una posición de interés real por lo que acontece en el espacio que comparten.

Desarrollar, imaginar, trabajar en común y darles un espacio para verbalizar sus inquietudes, sus miedos, sus enfados (por qué no!) produce un efecto relajante y al mismo tiempo clarificador para que cada uno pueda dar lo mejor de si mismo. 

Los equipos tienen vida propia, unos están llenos de alegría, de innovación, de estrategia, otros sienten tristeza, y algunos simplemente ocultan sus sentimientos, pero la realidad es que cualquiera de sus miembros es necesario para la mejor versión del mismo, como un arpa, cada cuerda tiene su función y está preparada y atenta para el momento en que le toca salir a desarrollar la parte de la partitutar que tiene encomendada.

Esta actividad me encanta, la sala se llena de energía y las personas descubren en si y en sus compañeros una realidad, un nuevo camino que recorrer... pero juntos; es motivador, y al mismo tiempo retador, es imposible olvidar los objetivos que son los que marcan la propia supervivencia del  equipo, pero no es menos cierto que el placer de descubrir nuevos y más eficaces caminos, que involucre a todos los participantes, dispara la dopamina colectiva.  

Ser parte de ese proceso, de esa situación, es un regalo; no siempre entendido si no se practica, si no lo vives desde dentro, forma parte de la naturaleza humana buscar la felicidad, pero a veces, se encuentra lo más cerca de ti aunque no te hayas dado cuenta aún.

¿te atreves a probar? 
Feliz semana, 

25 de mayo de 2020

Mi trabajo me descubre

No me gusta el trabajo, a nadie le gusta; pero, 
me gusta que en el trabajo tenga la ocasión 
de descubrirme a mi mismo.
Joseph Conrad

Los momentos de reflexión han sido, y siempre serán para mí, momentos insight muy codiciados; son esos ratos cuando puedo conocerme, y aprender y generar cambio.

Es maravilloso tener la posibilidad de evolucionar, de aprender trabajando cuales son las habilidades a desarrollar, o todas aquellas a desaprender... 

Imagen de Bessi en Pixabay 
Todo forma parte del viaje, pero es mucho más placentero cuando lo haces desde el conocimiento y el disfrute, ¿verdad? yo siempre me imagino en mi medio de transporte preferido, viendo el paisaje y sonriéndome por ser capaz de transmitir tanta belleza en cada uno de mis proyectos; es verdad que trabajar no le gusta a nadie, pero si te gusta tu actividad, tu profesión, es una delicia poder ir haciendo esas paradas para saborear lo aprendido, para disfrutar de los cambios conscientes o no que la propia marcha te generan y al mismo tiempo, te alientan a nuevos viajes.

Sé que mi profesión es un regalo, considero la posibilidad de aprendizaje una necesidad, y cada vez que inicio un proyecto soy consciente de que un mundo de conocimiento se abre ante mi, y ante las personas con las que lo comparto, por tanto, cada proyecto en mi caso es un viaje, con paradas, con estación de salida y de llegada, pero al final un viaje único e irrepetible, aunque vuelvas a trabajar con el mismo equipo una vez más, no será el mismo, habrá mutado y tener la posibilidad de ser espectadora de excepción es un lujo.

y a ti, ¿tu trabajo te hace descubrirte? 
Feliz semana,

18 de mayo de 2020

Un golpe de efecto

Creo firmemente en la suerte, 
y he encontrado que, cuanto más trabajo, 
más suerte tengo.
Thomas Jefferson


A veces las cosas, pasan porque tienen que pasar, otras, en cambio, las hacemos pasar nosotros; odio la frase "no se puede tener todo" porque a riesgo de parecer dubitativa, entiendo que esa frase será o no verdad en función de lo que nosotros mismos consideremos todo.

Me gusta pensar que tengo lo que necesito, lo que quiero, y que hay cosas que puedo y debo mejorar, pero para ello tengo muchos recursos, y tiempo: la acción y las ganas son los motores que necesito para conseguir todo aquello en lo que considero que tengo área de mejora; nada como una buena charla, como utilizar los recursos disponibles para utilizarlos a favor y que el Universo conspire para mí.

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay 
Existen diferentes herramientas que puedes utilizar para ayudarte a despertar, desde la rueda de la vida de la que ya he hablado en alguna ocasión, a la ventana de Johari, o el DAFO-CAME tan necesarios cuando te sientas contigo mismo y no tienes más escapatoria que enfrentarte a tu realidad.

Siempre he creído que menos es más, y cuanto mas simple la reflexión mas útil el desarrollo; todos sabemos que lo bueno, si simple (por eso suele coincidir con lo breve) es dos veces bueno.

Yo he aprovechado los dos últimos meses para simplificar y poner en valor, posiblemente tendré que ajustar aún alguna pequeña cosa, pero sin duda, el camino merece la pena...

Feliz semana 




11 de mayo de 2020

La Nueva No Normalidad



Las personas que se sientan 
satisfechas de si mismas, 
logran buenos resultados
Blanchard, K. y Johnson, S.

Estos días, llenos de sus rarezas, están siendo especiales para todos y en todo momento. Se me antoja que ha ocurrido antes, y en otras generaciones, pero nunca en las recientes, y en un entorno en el que VUCA (volatil, incierto, complejo, ambígüo) empieza a quedarse desfasado.

Tener amigos, compañeros de fatigas que te ayuden a ver con ojos limpios lo que está ocurriendo a tu alrededor no tiene precio, gente que te aprecia y se preocupa por ti es un regalo, pero especialmente, es una palanca para posicionarte en tu propia normalidad y desde ella reconstruir todo lo que necesitas y añoras.

Kanban, Trabajo, Proceso De Trabajo
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 
Existe todo un camino por recorrer que empieza en esta fase de la desescalada, y cada uno de nosotros, al igual que en estos días de confinamiento, al igual que antes, lo está recorriendo en la medida en la que es capaz; sigue sin tratarse de ganar la carrera a nadie, sino todo lo contrario, se trata únicamente de  ser mejor que uno mismo el día anterior, y el anterior del anterior... se trata de ser mejor persona, mejor ser humano y de conseguir los objetivos que te marcas poniendo el foco donde te interesa para lograrlo.

Si algo he aprendido en estas semanas es donde está el mío, que camino debo recorrer para conseguirlo, y también, donde está mi valor; ha sido un descubrimiento interesante porque lo buscaba hace tiempo, y la posibilidad de la soledad, el enfrentarme cada mañana a mi misma, ha conseguido obrar el milagro de disfrutarme, pero debo decir que lo hago en compañía; sentirse arropado forma parte de la magia de saber e integrar cual es tu lugar, y desde él, trabajar para desarrollar otras habilidades y opciones de vida.

Nunca he rechazado un cambio, me gustase más o menos de inicio, siempre me han parecido oportunidades de vida, de fuerza, de destino, y este no ha sido una excepción; afortunada como me siento por el apoyo que recibo, me da fuerzas para continuar, y no solo eso, sino para hacerlo mejor... 

¿te atreves a probar un camino nuevo? 

4 de mayo de 2020

Mala Comunicación, Mal Resultado

Mala Comunicación
Mal Resultado
Thomas Watson

Existen pocas cosas que me apasionen más que la comunicación; supongo que hace interactuar a mi otra pasión, las personas, y la considero el modo de acercar (o alejar) a gente de si misma y de otros.

Estos días de confinamiento, lejos de alejarnos, nos han puesto cerca de la gente, pero de la que realmente nos importa, así que he tenido la inmensa fortuna de reflexionar, con personas diferentes, de la forma en que cada ser humano se está enfrentando a una situación tan nueva como atípica: vivir sólo puede ser un alivio, o una pesadilla.

No existen respuestas mágicas, ni universales, cada persona tiene las suyas y la función de mi acompañamiento es ayudarles a dar luz en áreas oscuras, ayudar a ganar consciencia es un regalo, poder hacerlo es un privilegio, pero no puedo dejar de agradecer que ocurra, es importante y abre la posibilidad a mil aventuras, a mil mapas que ayudan a neutralizar el tuyo propio.
Miguel Ángel, Resumen, Niño, Adulto
 Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay 
La comunicación ayuda a neutralizar o empoderar sentimientos, y las situaciones que vivimos son completamente diferentes en función de como podemos hacernos entender para verbalizar o neutralizarlas: es maravillosa que ante una misma realidad, dos personas puedan tener unos sentimientos tan diferentes, y verbalizar realidades tan equidistantes.

Tengo la inmensa fortuna de permitir conectar las neuronas de forma que el cerebro se ponga a trabajar a mi favor, todos la tenemos! solo que algunas personas se sienten tan abrumadas por la inmediatez que no son capaces de poner el foco en lo importante, mas allá de lo urgente.

Agradecer siempre ha sido para mi una buena terapia, una gran forma de poner en valor las cosas que ocurren y las situaciones con las que convivo, y hoy más que nunca, me ayudan a verbalizar el sentimiento de responsabilidad colectiva, de interés humano en que las cosas se desarrollen según nuestro sentimiento y nuestra Inteligencia Emocional nos permita.

El ser humano es capaz de eso, y de mucho más.


27 de abril de 2020

Escuchar para Entender





Es importante, al menos para mi, tener la posibilidad de escuchar de una manera abierta, y sin ningún tipo de atadura respecto a la respuesta; he aprendido que no es necesaria siempre una respuesta, que a veces llega con asentir cuando estás de acuerdo, o hacerle entender al hablante que estás con el foco puesto en su discurso.

Pon la oreja bien cerca de tu alma
y escucha con atención 
Anne Sexton


Corazón, Auriculares, Objeto, Escuchar

Imagen  Chiemsee2016 Banco Gratuito Pixabay  

Ayer hablaba con una persona y me reprochaba que hablo poco cuando estoy trabajando, y puede que tenga razón, me gusta más escuchar, me gusta más entender el mapa de la persona que está hablando para no interpretar, para no incluir mi juicio en las cosas que me cuentan, pero sobre todo, por que me gusta escuchar para entender y no para responder.

A veces, no es necesario tener que dar una respuesta inmediata a las cosas que escuchamos o aprendemos, a veces llega con reflexionar de manera interior sobre la información que nuestros sentidos perciben y a la que podemos llegar a través de muchos medios; una de las cosas que me apena estos días es tener que conformarme con la comunicación verbal, ya que mucha de la no verbal se pierde en la magia de la comunicación on line.


Me alegra creer que a todos nos gusta ser escuchados desde el corazón, todos tenemos cosas importantes que decir, y es necesario que lo sepamos, que aprendamos a valorar que alguien comparta con nosotros su visión del mundo, la forma en que lo percibe: no se me ocurre mejor regalo, y aunque lo habitual cuando nos agasajan en dar las gracias, en lo que a comunicación se refiere, no se me ocurre una manera más plena de agasajar que con mi atención plena, y en muchos casos, eso conlleva e silencio, para poder atender y entender. 

¿y tú, escuchas para entender o para responder? 

20 de abril de 2020

Seguir viviendo

Céntrate en hacia donde quieres ir, 
no en lo que temes.
Tony Robbins

Hace días que no hablo con colegas de profesión, no en la forma en que lo hacíamos un par de meses atrás donde toda esta realidad de hoy nos quedaba muy lejana, muy fuera de nuestros planes siquiera.

El tiempo de mirar hacia dentro está provocando en mi un montón de reacciones, y yo diría que todas ellas positivas: aprendiendo a valorar y a respetar tiempos, los míos, a decirme que si o que no a algunas cosas que pueden encajar en mi vida actual y futura, o aquellas que quiero fuera a partir de aquí.

La reflexión ha dado paso a la meditación y ésta a un estado de tranquilidad desde el que resulta fácil ver la situación con cierta distancia y al tiempo, con cierta responsabilidad que en el día a día obvias, porque siempre estás muy ocupada haciendo otros planes.

Esas conversaciones, esas llamadas, se han cambiado por la de la gente que realmente te importa (sin querer decir que mis colegas profesionales no lo hagan!) y que de una u otra forma, está presente en tu vida, antes, durante y después del confinamiento.

Imagen de Myriam Zilles en Pixabay 
No se trata de contarlos, se trata simplemente de disfrutar de su compañía porque ahora más que nunca, cuando charlamos, estamos más presentes, entendemos mejor las motivaciones tras las conversaciones, y somos mucho más conscientes de las cosas que valoramos.

Lección no sólo de humildad, también lo está siendo de aprendizaje del bueno: me encanta levantarme cada mañana y saber que algo estupendo ocurrirá a lo largo del día, tal vez no sé a que hora, en que lugar me va a sorprender, pero sin duda estoy convencida de que esos pequeños momentos, que por una vez, no son robados al tiempo, son los mayores de los placeres que atesoro... personas que se preocupan por personas, y que comparten  desde el alma, no desde el compromiso.

Preocupada si, por la situación que nos espera cuando podamos volver a iniciar la actividad económica, pero al mismo tiempo, serena y fuerte por la gran cantidad de mimos que estoy pudiendo disfrutar estos días, no se me ocurre mejor bálsamo ni preparación para el mundo que está por venir.

Deseo que tú estés pudiendo también disfrutar esta experiencia, y sentirte tan arropado como yo lo hago, con esa confianza en un futuro incierto, pero a la vez, tan simple: sólo nos pide seguir viviendo...

Feliz semana, 

13 de abril de 2020

La Rueda de la Vida

Tomar responsabilidad personal es algo hermoso
porque nos da un control completo sobre nuestro destino.
Heather Schuck

Sin duda, vivimos un entorno VUCA del que aún no sabemos como se llega al final... pero tal vez no hay final, es muy posible que las cosas no vuelvan a ser igual: nuevos hábitos, nuevas responsabilidades y nuevas metas... ¿es posible? por supuesto que lo es, y por eso me he parado a reflexionar sobre las implicaciones.

Soy de las personas que tiene una buena adaptación al cambio, hace tiempo que descubrí que la vida es cambio, y ahora esta pandemia nos plantea de frente, el lujo que supone el contacto humano, ese rasgo tan característico de una sociedad como la nuestra, Mediterranea y orgullosa de serlo.

Es posible que la situación que estamos viviendo ponga a más de uno sobre alerta de cosas que necesita cambiar en su vida, o cosas que no se ha planteado hasta ahora; aprovechar estas semanas que nos son regaladas, para replantear lo realmente importante es un regalo, y como tal, no deberíamos despreciarlo ni ponerlo en duda.

Imagen de Ferenc Wilmek en Pixabay
Aún no sabemos si las cosas van a cambiar mucho o poco, pero es evidente que cambiarán, y que viviremos con la sombra de un nuevo foco, o de una nueva pandemia, y eso, es precisamente lo que puede darnos fuerza para seguir adelante y disfrutar cada día de los pequeños placeres.

Dime, ¿qué 3 cosas harás diferente cuando puedas volver a pasear y a pasar el día fuera de casa? ¿qué 3 cosas dejarás de hacer? ¿y cuales empezarás a hacer? un ejercicio tan fácil como éste, tan básico, puede arrojar mucha luz sobre cualquier aspecto de tu vida que necesites poner a prueba, y ayuda, a crear tu destino: sé responsable de tu persona, de tu vida, de tu felicidad... sólo así podrás estar preparado para la adaptación, por contínua que sea... 



6 de abril de 2020

El Valor tras la motivación

El secreto de la motivación personal 
se puede resumir en las cuatro C:
curiosidad, confianza, coraje y constancia
Walt Disney

A veces, como en esta temporada, toca pasar momentos difíciles, tal vez en otras ocasiones lo puedes parapetar tras los éxitos de amigos o personas cercanas, pero en esta ocasión, mayoritariamente estamos igual de abrumados, y todos nos parapetamos tras los éxitos de la Sanidad, la Alimentación, el Transporte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad... 

En esta situación tan compleja, es difícil preguntarte que te motiva, y es más difícil todavía responderte, pero al lado de todos esos héroes anónimos, estamos cada uno de nosotros, por que es fácil decir quédate en casa, lo difícil es hacerlo, es fácil decir no abuses del tiempo de paseo si tienes un perro, lo difícil es lograrlo... todo es difícil o fácil ahora mismo, en función de tu motivación personal para ello.

Esa Curiosidad, Confianza, Coraje y Constancia que mencionaba Walt Disney es básica, y en ella, radica la fuerza que todos tenemos para poder hacer de ésta, una situación ventajosa para nosotros ¿cómo? Hay muchas decisiones que tomar, cosas que aplazamos constantemente bajo el mantra de "no tengo tiempo" y que ahora, de pronto, están en primera línea recordándonos que le debemos ese tiempo, esa reflexión y esa necesidad de pensar en ellas.

Imagen de h kama en Pixabay 
Nadie dice que es cómodo hacerlo, pero sin duda, es vital para nuestra salud, poner en marcha no sólo el plan de supervivencia, sino también el plan de higiene mental: ¿Qué cosas estaba haciendo antes del parón que no me ayudan? ¿qué hábitos debo incorporar a mi vida para que ésta refleje la persona que soy? 

No necesitas, de entrada, que los cambios sean grandes o drásticos, simplemente necesitas hacer alguno, que no te suponga un gran esfuerzo, pero que te ayude a moverte de tu zona de confort: a partir de ahí el propio camino empieza a girar, y la rueda será la que te cuente que nuevos movimientos estás preparado para hacer. 

No estás solo, piensa que tienes a tu favor la curiosidad, la confianza, el coraje y la constancia...

Feliz semana, 


30 de marzo de 2020

Y floreció la primavera

Intenta y falla, 
pero nunca falles en intentarlo
Jared Leto

El mundo ha cambiado, y sigue cambiando a ritmo vertiginoso por la situación en la que nos encontramos. Hoy no hay charlas con amigos, con colegas, o con clientes, hoy sólo hay charlas con personas a las que aprecias y de las que deseas escuchar un "estoy bien."

Hay muchas iniciativas ya en marcha, muchas posibilidades para colaborar y hacer lo que mejor se te de para formar parte del cambio; hemos pasado ya a estas alturas la fase de negación de la curva (del cambio) y estamos, cada uno a su ritmo transitándola desde un estadío diferente: el miedo, la travesía por el desierto, los nuevos hábitos, esos que conforman la nueva realidad...

Banco Gratuito Pixabay: Autor Jeonsango
Las preguntas que no solemos hacernos por falta de tiempo, en estos días se vuelven más recurrentes, o llegan a nuestra mente en forma de revelación y a veces, es justo la herramienta que necesitábamos para salir del letargo y dar un sentido diferente a nuestra existencia, en este caso, no porque queramos sino por que el tiempo de reflexión nos ha supuesto ese regalo.

El planeta no se ha parado, hemos sido nosotros quienes lo han hecho y eso supone un cambio más: menos de lo malo, y más, mucho más, de muchas cosas que necesitamos, solidaridad, comprensión, unión, orgullo de pertenencia, comunicación, y sobre todo esperanza e ilusión, por todo lo que estamos haciendo juntos, y por todo aquello que nos queda por hacer.

La vida continua, sólo nos ha pedido que nos parásemos un rato para poder escucharla, para poder verla...¿te lo vas a perder? 

Feliz semana,



23 de marzo de 2020

Ubuntu


Ubuntu: Filosofía africana de trabajo en equipo, 
Cooperación y Lealtad


Es evidente, innegable que estamos viviendo una situación de adaptación al cambio.

Hace sólo 5 días, todos teníamos una agenda plena de proyectos, de obligaciones y de planes: nos acostamos un día creyendo que sabíamos lo que haríamos al día siguiente… y al día siguiente, como colectivo, dejamos de saberlo.

Banco Gratuito Pixabay Autor Wolfgang Eckert 
Sabemos que no debemos salir de casa sino es por estricta necesidad, sabemos que debemos de mantener distancia de seguridad con otras personas, pero… ¿sabemos como ponernos a nosotros mismos a salvo?

No se trata de ser alarmista, que esta situación por dura y compleja que pueda ser va a pasar, pero la reflexión es si estamos dispuestos a aprender algo de ella, y que cosas, me explico.
Hemos entrado por la puerta grande en el estado de la solidaridad, con nuestro entorno, con nuestros vecinos, con amigos y familia, pero nadie nos ha preparado para la angustia, el miedo, el pánico, el aburrimiento en muchos casos…

Estamos tan acostumbrados a vivir rápido, a ser importantes, a tener una vida repleta de eventos y obligaciones, y de pronto, sabernos frágiles, nos ha puesto en la obligación de mirarnos en el espejo y descubrirnos; hay muchas personas que todavía se resisten, pero no lo hacen por la autoridad, sino por el miedo… el miedo a encontrarse consigo mismo!
Tenemos una oportunidad única para resolver paradigmas personales, y descubrir lo que realmente es importante para nosotros, de forma individual y como colectivo.

¿conoces la curva del cambio? A cualquier autónomo y pyme de este país puede resultarle útil en estos momentos, en los que no se sabe el tiempo en el que nos vamos a encontrar en esta situación, ni cual es el impacto real, las consecuencias que tendrá, pero no es menos cierto que puede ser un descubrimiento para cualquier persona que tenga la sensatez de observarla.
En ese intento de afrontar la nueva realidad, y la oportunidad de cambio y mejora, existen herramientas a tu disposición para, además de pasar un rato entretenido, puedas valorar la forma en que quieres salir de este momento: el DAFO, la ventana de Johari, la Rueda de la Vida…

Como sociedad, estamos en muchos casos paralizados por el miedo, esta crisis está tocando lo más sagrado que tenemos: la salud, y nuestros servicios médicos están dando ejemplo de un buen trabajo en equipo, no hacen nada diferente que hace 5 días, sólo que están más saturados de trabajo, por eso nos piden ayuda y es importante respetar el #YomeQuedoenCasa, también eso nos puede ayudar en la reflexión si como sociedad, estamos trabajando en equipo hasta la fecha, o si hay algo que debemos modificar; los sanitarios están respondiendo porque son equipos de alto rendimiento, saben lo que tienen que hacer, y cuando tienen que hacerlo… ¿Se puede decir lo mismo de la Sociedad en su conjunto? Hay muchas cosas que nos gustaría cambiar, pero es que eso es lo que tiene opinar, cada uno lo hace en un sentido, de una forma, y no coincide con la opinión de la persona a tu lado.

No es momento de juzgar, pero si puedes aprovechar este paréntesis para reflexionar que puedes hacer tú por los demás (que no sea juzgar) para que como sociedad alcancemos el alto rendimiento también, y podamos tener presente que de lo que estamos hablando es de vidas humanas.

Todo es difícil, y por supuesto que muchos de nosotros lo estamos pasando y lo vamos a pasar mal… ¿merece la pena? ¿es éste el sistema que nos merecemos? Estos días me he acordado varias veces de la tan mencionada renta básica, ¿crees que en una situación como la actual podría ser útil? Estamos viviendo una situación ubicada en la base de esa pirámide, donde la mayoría de personas están pensando en la propia supervivencia, en no perder su trabajo, en pagar facturas…. El miedo está acechando, atenazando a la gran mayoría, porque es una situación que se escapa del propio control.

El ser humano es capaz de lo mejor en las situaciones más complicadas, pero hasta ahora no se había tenido que enfrentar a una que le forzase a enfrentarse a si mismo de éste modo; cualquiera que pasa una situación difícil en su vida, te habla del importante cambio que ha supuesto en su forma de ver las cosas, y es muy posible que en esta situación se vuelva a producir ese efecto, pero en un nivel más general.

Si como sociedad conseguimos enfrentarnos a nosotros mismos, habremos ganado esta batalla.
¿Cómo? No hay soluciones mágicas, a cada persona le funciona algo diferente:

Meditar,
Leer,
Bailar,
Escuchar Música,
Hacer video llamadas y estar conectada con las personas que te importan,
Hacer ejercicio,
Darte un baño ,
Escribir

Permítete conectarte contigo mismo, date la oportunidad de re-conocerte, y a partir de ahí toma las decisiones que debas para que esta situación produzca en ti el aprendizaje que necesitas: recuerda que todo pasa por algo, y que seas desempleado o empresario, trabajador por cuenta ajena o funcionario, hoy más que nunca, cada uno nos estamos enfrentando a nuestros miedos, y lo hacemos, de la mejor forma que sabemos!

Feliz semana

16 de marzo de 2020

¿te gusta tu trabajo?

Cuando estés a punto de abandonar, 
no olvides porque decidiste empezar.

Todos tenemos días malos, no me creo a las personas que afirman que todos los días son felices, están bien, me hacen dudar de su propia cordura o sinceridad.

A veces, para conseguir lo que uno quiere tiene que atravesar momentos duros, y no es malo, puede llegar a ser sanador porque te enfoca en la realidad, en todo aquello que puedes estar pasando por alto, o que es una señal para cambiarlo cuanto antes.

Hace unos días hablaba con un compañero sobre porque decidí emprender esta bonita aventura, y realmente me costaba darle datos concretos: llegué a pensar que no lo había pensado lo suficiente, que había sido una mala idea, o que simplemente, el mercado laboral me había "arrastrado" a este camino; obviamente, era un mal día, y al mismo tiempo, un día importante porque me hizo reflexionar y gestionar mejor mi imagen y mi tiempo; conseguí recordar la verdadera razón por la que empezé esta aventura, y al mismo tiempo que reflexionaba, pude compartirla con esta persona.

Oficina, Notas, Bloc De Notas
Banco Gratuito Pixabay
No descubrí nada nuevo, pero me dió mucha energía renovada para seguir haciendo lo que me gusta hacer, o para seguir sacando adelante proyectos que me interesan y que me mueven, por que al final, la pasión por tu trabajo es lo que mueve el mundo.

Recordé las aventuras que vivo, los sobresaltos, el no saber lo que haré mañana... y entendí el porque se dice que este trabajo no sirve para cualquiera, y es que es verdad! el mercado manda, y tienes que saber quien eres y lo que quieres para estar preparada y dispuesta siempre...

Y tú, ¿sabes por qué haces lo que estás haciendo? Feliz semana, 

2 de marzo de 2020

Momentos Mágicos

La vida no se mide en minutos, 
se mide en momentos
El extraño caso de Benjamin Button

A veces, asocias la vida a momentos y a minutos...
Hace poco he vivido uno de esos momentos de vida, en los que el momento era mucho más importante que el minuto; todos tenemos momentos, pero a algunos les cuesta más reconocerlos; fruto de la educación y del sentimiento de culpa, a veces nos los perdemos... o no les dedicamos todo la intensidad que deberíamos.

Banco Gratuito Pixabay Autor Adina Voicu
Hace unos días, yo tuve uno de esos momentos, que compartí con las personas que estaban a mi alrededor, y al hacerlo, el momento se multiplicó; todo cobró vida y una nueva entrega de intenciones y al mismo tiempo ganas, cobraron vida.

Es importante descubrirlos, y sobre todo, aceptarlos para no caer en el error de dejar que se pierdan en el tiempo y en el espacio.

No puedo imaginar nada mejor que saber y entender que cuando se produce una situación que nos hace poderosos y nos vuelve intensos, debemos disfrutarla... 

Nada más inteligente que aprender de todo aquello que la vida está dispuesta a aportarnos, y entender así que lo que nos mueve, no es nada más ni nada menos, que la propia vida! 

Cuando en una sesión de coaching eres partícipe de uno de esos momentos, yo soy tremendamente feliz, por la posibilidad que la vida le brinda a una persona de retomar y entender sus actos; no se me ocurre mejor regalo que cada uno de esos momentos mágicos.

¿te animas a vivirlos? feliz semana, 

Cruzar el Puente del Empleo

  La derrota no es el peor de los fracasos.  No intentarlo es el verdadero fracaso. George E. GoodBerry Una de las cosas que más le preocupa...