7 de enero de 2019

¿qué se te da bien?


Deja que cada hombre
ejerza el arte que domina.
Aristófanes

He aprendido que siempre hay personas dispuestas a “ponerle puertas al campo” y en los días que nos toca vivir, no se me ocurre forma más absurda de ponerte una limitación innecesaria tú misma; ésta semana, a raíz de las fechas que vivimos, he tenido la oportunidad entre celebración y celebración, de encontrarme con una persona que me lo ha vuelto a confirmar.

Me molestan (desde siempre) las verdades absolutas, las certezas de lo que se cree irrefutable y especialmente cuando aseveras no tener capacidad para cambiar cosas, que sin duda, dependen de uno mismo e incluso, del propio mercado.

Hace años que soy consciente que el coaching genera tantos admiradores como detractores, yo misma soy muy consciente de las implicaciones que conlleva y que no tiene la misma aceptación por todos, incluso, que no todo el mundo está capacitado para ser coach, ni siquiera que los momentos vitales influyen en tu capacidad para leer y acompañar a las personas… puedo estar de acuerdo en muchas cosas, en la que no lo estoy, seguro, es en que un título universitario es quien determine que actividad profesional puedes desarrollar.

Conozco excelentes psicólogos, y algunos que no lo son tanto, igual que conozco abogados brillantes y otros que son del montón, pero no se me ocurre decir quien puede ejercer ninguna de las actividades: es evidente que la persona que es buena en su profesión tendrá no sólo más salida profesional, sino más recorrido y clientes que alguien que no lo sea, pero el propio mercado, con toda la crueldad que da la realidad, es quien pone a cada uno en su lugar, y no es de otra forma.

Imagen gratuita Pixabay
Siempre me han molestado las prohibiciones tajantes, las respeto como no puede ser de otra forma cuando vienen de la autoridad competente para hacerlo, porque son las reglas que todos nos hemos dado, pero que una mera opinión intente condicionar la actividad profesional o personal de alguien… no, eso no es admisible para mí; hace años que las actividades profesionales están inmersas en plena revolución, y que ya no existen líneas divisorias férreas como existían antes, así que salvo que seas de una titulación muy específica (ingeniero, médico…) todos tenemos derecho y el deber de formarnos y aprender, cada uno en aquello que cree le puede reportar más, o ayudar a quitar lo mejor de la vida de las personas.

No acabo de ver la línea divisoria que es tan difusa para otros, ya que en el fondo, de nuevo, estamos en manos de nuestros clientes y ellos son los mejores jueces para señalar el camino de nuestra actividad,  y contarnos claramente quien si y quien no, puede desarrollar cada profesión.

Feliz semana!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...