Hay que aprender a conjugar
El verbo aguantarse
Toni Nadal



Me encanta esta frase, pero no tanto por la frase en sí como por las implicaciones; las personas estamos viviendo una época en la que la inmediatez manda, lo fácil y lo cómodo, y se ha perdido la capacidad de sacrificio, de esforzarse y de tener metas u objetivos que además de ser alcanzables, sean retadores.

Banco Gratuito Pixabay
Esta semana he tenido ocasión de recordar esta frase hablando con una persona en mi entorno, por las situaciones que no puedes controlar y que en vez de suponer un reto, nos supone en muchos casos una frustración; la tecnología debería volverse un arma para hacernos más y mejores humanos, sin embargo, cada vez parece que las generaciones lo están viviendo desde la posibilidad de comodidad y no de mejora personal.

Me ha sorprendido leer que los trabajadores de Silicom Valley están peleando por guarderías para sus hijos donde interactúen entre ellos, y que no tengan dispositivos móviles cerca para no atrofiar su capacidad mental… ¿no es curioso? Me sigue pareciendo espectacular poder vivir esta época en primera persona porque tenemos una oportunidad de oro de hacer algo realmente grande, por nosotros y por las generaciones venideras, en el fondo, por todo lo que nos rodea y por el planeta, y no se me ocurre mayor reto, ni más retador dado el punto en el que nos encontramos.

Siento pena por las personas que no se sienten capaces de aguantarse, que no sienten la tentación de conjugar este verbo, y sobre todo, siento pena por las personas que son incapaces de entender que el futuro es hoy, y que sólo si nos aguantamos tendremos futuro.

Hace tiempo que he introducido esta premisa en mis formaciones, sobre todo cuando se trata de hablar de motivación y/o de ventas, porque no se me ocurre mejor ayuda, que darle la oportunidad a las personas con las que comparto espacio físico, que darles la visión menos conocida de la felicidad, y todo lo que hay detrás de un montón de frases hermosas que hacen creer a quienes las leen que tienen la respuesta a todos sus problemas: yo soy una ávida lectora también de ellas, pero nunca dejo de recordar la primera y más importante para mí: quiero conjugar el verbo aguantarme porque es el único camino para que mi vida sea más plena.

Feliz semana!