La fuerza del equipo viene de cada miembro.
La fuerza de cada miembro es el equipo.
Phil Jackson



A veces tienes la ocasión de aprender con y de alguien (en realidad siempre la tienes) para saber que cosas son las más efectivas para mantener viva la motivación y sobre todo, el reto, las ganas de hacer cosas por y para la organización.

A veces se confunde el liderazgo, el management y se hacen diferencias entre las pymes o micro empresas y las grandes Organizaciones, pero en realidad hay pequeños tips que afectan por igual a la falta de productividad de los miembros que componen y que tienen la responsabilidad de llevar adelante la misión de cualquier Empresa, tenga el tamaño que tenga.

¿cuántas veces has oído la frase de que lo importante es venir motivado de casa? ¿la compartes? Al margen de ella, lo único real es que cualquier responsable (de negocio, de personas…) con no desmotivar al equipo puede hacer lo suficiente para que las cosas funcionen.

Te detallo alguno de los errores más habituales que observo para saber si lo compartes, si añades alguna más a la lista, o cuales son aquellas que para ti suponen una descapitalización de cualquier proyecto.

1.- Querer gestionarlo todo. Es absurdo que te rodees del mejor equipo para tu proyecto, si no tienes pensado dejarles hacer lo que mejor saben, aquello en lo que son buenos y que disfrutan, por lo que sienten auténtica pasión; es importante marcar objetivos, pero no puedes indicarles el camino, deben ser ellos los que descubran como llegar, y al tiempo, puedes aprender nuevas formas o vías desconocidas hasta ese momento y que te pueden ser muy útiles.

2.- Cambiar los planes constantemente. Si eres de los que tienes una idea brillante por la mañana, y por la tarde la contraria… reflexiona, para, analiza las consecuencias de la decisión que vas a tomar antes de comunicarla, ya que no hay cosa que desmoralice más, que sea más frustrante que el cambio de planes sin continuidad, sin sentido… el hecho de no saber nunca cúal es la dirección correcta repercute necesariamente en negativo en todo el equipo.

3.-  No respetar los tiempos personales. Es verdad que vivimos un momento en que el trabajo es “líquido” no existe un horario cerrado en el que desarrollar tu actividad, y ser productivo, pero también es verdad que es muy sano que cada uno de los componentes del equipo sea dueño de su tiempo, el que decida, es decir: no abuses y pretendas que un colaborador esté pendiente de tus correos, tus llamadas o WhatsApp 24/7; no tenéis por que compartir las horas de fluir laboral, y es importante respetar los períodos de descanso; ese es uno de los poderes del trabajo por proyectos!

Banco Gratuito Pixabay
4.- No escuchar las ideas de los demás. A todos nos encanta tener nuestros 15mts de gloria y eso se traduce en la necesidad de ser escuchados; todos somos capaces de tener buenas ideas, que compartidas, pueden volverse brillantes, así que limitar la capacidad de contarlas es un error de principiantes para cualquier líder.

5.- Valora y reconoce el trabajo. Existen diferentes maneras de hacerlo, y aunque el dinero es un potente motor, no es el único así que si las cosas están funcionando, y el negocio fluye, recuerda agradecer al equipo el valor de hacerlo posible; desde un reconocimiento verbal a una prima económica por aportación, un viaje o una invitación al equipo a cenar, no dejes nunca de dar las gracias.


¿te animas a contar qué es lo que a ti te puede resultar más desmotivador?

Feliz semana!!