El fracaso derrota a los perdedores
e inspira a los ganadores.
Robert T.Kiyosaki


Tengo un amigo que cada vez que algo no sale como espera en su proyecto empresarial, analiza de manera minuciosa la desviación para tomar las medidas correctivas que necesita, o por supuesto, para parar el proyecto de forma que, según sus palabras, encuentre vida en un futuro.

Sus colaboradores se sienten razonablemente satisfechos de participar en el proyecto, y es que poder permitirte fallar en un entorno cálido, que te arropa es muy importante: sin miedo al fallo, al error, que no estigmatice sino que sepa aplicar lo aprendido en cada fallo.

Además de ésto, tienen un clima laboral alto cada vez que trabajamos las encuestas, y no necesito preguntar el motivo; hay cosas que son ejemplo, y verlo poner en práctica el mejor de los regalos.

1.- La luz natural y el espacio diáfano para el trabajo. Aunque parezca algo muy básico, es un eje fundamental para que las personas tengan un mejor rendimiento y estén en un entorno agradable que facilite la comunicación y propicie las jornadas no sólo largas, sino cómodas.

2.- Grado de autonomía. Tener colaboradores autónomos hasta el punto en que son capaces de asumir es toda una clave de éxito: dar la confianza para hacer, con el soporte de poder preguntar es vital para que las personas se sientan en disposición de aprender y probar.
Banco Gratuito Pixabay

3.- Implicación. Los colaboradores están entregados al proyecto, y eso es consecuencia del tipo de liderazgo y también de que se sienten justamente tratados; cada uno a medida, cada uno en función de lo que necesita.

4.-Las Relaciones. El grado de madurez, el respeto, el compañerismo (o su ausencia), la calidad de las relaciones humanas que han conseguido es básico para llevar adelante el proyecto.

Siempre que hablamos me intereso por los avances, en la actualidad son 9 personas en el equipo y están creciendo...

¿áreas de mejora? pocas en el punto en el que están de una plantilla consolidada, pero ahora el siguiente reto está en asumir la mejora en la medida en que la plantilla crezca.

Nuevos retos, nuevas oportunidades, pero sobre todo... nuevas posibilidades.

Qué cosas debe cambiar o alterar es un salto que ya tiene previsto, pero cauto como es él, está dejando que el tiempo y las cosas pasen, para saber si debe centrarse en las que imagina, o si nuevamente las nuevas incorporaciones le obligan a girar el sentido de su management.

Feliz semana,