28 de mayo de 2018

Clima Laboral

El fracaso derrota a los perdedores
e inspira a los ganadores.
Robert T.Kiyosaki


Tengo un amigo que cada vez que algo no sale como espera en su proyecto empresarial, analiza de manera minuciosa la desviación para tomar las medidas correctivas que necesita, o por supuesto, para parar el proyecto de forma que, según sus palabras, encuentre vida en un futuro.

Sus colaboradores se sienten razonablemente satisfechos de participar en el proyecto, y es que poder permitirte fallar en un entorno cálido, que te arropa es muy importante: sin miedo al fallo, al error, que no estigmatice sino que sepa aplicar lo aprendido en cada fallo.

Además de ésto, tienen un clima laboral alto cada vez que trabajamos las encuestas, y no necesito preguntar el motivo; hay cosas que son ejemplo, y verlo poner en práctica el mejor de los regalos.

1.- La luz natural y el espacio diáfano para el trabajo. Aunque parezca algo muy básico, es un eje fundamental para que las personas tengan un mejor rendimiento y estén en un entorno agradable que facilite la comunicación y propicie las jornadas no sólo largas, sino cómodas.

2.- Grado de autonomía. Tener colaboradores autónomos hasta el punto en que son capaces de asumir es toda una clave de éxito: dar la confianza para hacer, con el soporte de poder preguntar es vital para que las personas se sientan en disposición de aprender y probar.
Banco Gratuito Pixabay

3.- Implicación. Los colaboradores están entregados al proyecto, y eso es consecuencia del tipo de liderazgo y también de que se sienten justamente tratados; cada uno a medida, cada uno en función de lo que necesita.

4.-Las Relaciones. El grado de madurez, el respeto, el compañerismo (o su ausencia), la calidad de las relaciones humanas que han conseguido es básico para llevar adelante el proyecto.

Siempre que hablamos me intereso por los avances, en la actualidad son 9 personas en el equipo y están creciendo...

¿áreas de mejora? pocas en el punto en el que están de una plantilla consolidada, pero ahora el siguiente reto está en asumir la mejora en la medida en que la plantilla crezca.

Nuevos retos, nuevas oportunidades, pero sobre todo... nuevas posibilidades.

Qué cosas debe cambiar o alterar es un salto que ya tiene previsto, pero cauto como es él, está dejando que el tiempo y las cosas pasen, para saber si debe centrarse en las que imagina, o si nuevamente las nuevas incorporaciones le obligan a girar el sentido de su management.

Feliz semana,

21 de mayo de 2018

Las cosas se solucionan hablando


El trabajo en equipo es un conjunto de personas
que cooperan para lograr un solo resultado general.
L.Fritz


Hace años que Occidente busca respuestas en el estilo corporativo de Japón, llama la atención de gestores y directivos y el secreto de su éxito está en el trabajo en equipo, donde el espíritu de familia se desarrolla, la información se comparte y las decisiones se toman con la participación de todos los miembros, justo al contrario de nuestra otra referencia, la Americana, cuya sociedad promueve la competencia y el esfuerzo independiente sobre el trabajo en equipo.


No es fácil construir un equipo ya que hablamos de un grupo de personas comprometidas que busca lograr objetivos comunes mediante interacciones entre ellos y con el medio ambiente, colaboran por el bienestar y la supervivencia del mismo:

Banco Gratuito Pixabay
·         Mayor motivación, ya que los equipos satisfacen las necesidades de pertenecer e identificarse con un grupo, además de proveer una mayor variedad de estímulos y reconocimientos.
·         Mejor manejo de la complejidad. La gama de recursos en el equipo hace posible el manejo de situaciones complejas en forma creativa.
·         Decisiones de alta calidad. Los equipos maduros son capaces de tomar decisiones de mejor calidad que las personas de forma aislada
·         Mejor capacidad de influencia. Es difícil influir de forma directa como individuo, sin embargo como equipo se logra un impacto mayor: “la unión hace la fuerza”


Los grupos de trabajo efectivo están influidos por múltiples aspectos que afectan constantemente la vida de ellos:

1.      Liderazgo apropiado. El rol debe variar su orientación en función de la situación y necesidades del grupo.
2.      Membresía capacitada. Individuos cualificados para contribuir a la mezcla de habilidades para conseguir el objetivo.
3.      Compromiso hacia el equipo.
4.      Clima constructivo. Las personas se sienten relajadas y capaces de ser directas y abiertas en la comunicación.
5.      Preocupación por el logro. Siente los objetivos como algo valiosos, factible de alcanzar.
6.      Claridad de los roles corporativos.
7.      Métodos efectivos de trabajo, que permiten sistematizar procedimientos para resolver problemas de forma conjunta.
8.      Procedimientos del equipo bien organizados, roles de comunicación bien desarrollados.
9.      Crítica sana. Errores y debilidades del equipo e individuos no se examinan como ataques personales y permite que el grupo aprenda de su propia experiencia.
10.  Individuos bien desarrollados, beneficia al equipo y a los individuos.
11.  Creatividad, el equipo tiene la capacidad para proporcionar nuevas ideas a través de las interacciones de sus miembros.
12.  Relaciones positivas entre equipos, permitiendo permeabilidad al grupo para aprender de las experiencias de otros.

“Las cosas se solucionan hablando”, es el mejor lema para conseguir todo esto y seguro, alguna cosa más, ¿te animas a compartirla aquí?

Feliz semana





14 de mayo de 2018

Guerra de Guerrillas


Pies, para que los quiero 
si tengo alas para volar.
Frida Kahlo


Me he dado cuenta hoy, leyendo algunas noticias en prensa, que hace ya algún tiempo (demasiado) hablé del famoso techo de cristal que tanto nos afecta y que por supuesto es difícil entender.

Escribí hace algunos años un post, en un blog previo a éste, respecto al tema y hoy me he sorprendido dando un vuelco a algunas de las cosas que allí relataba; seguramente se trata de la evolución lógica que se puede esperar tras algunos años de encuentros y desengaños con el mercado laboral, pero lo más importante, es lo que marca el aprendizaje vivido a través de la experiencia.

Me llama la atención desde hace tiempo la baja visibilidad del perfil femenino con poder gestor en la organización, salvo cuando hablamos del área de RRHH o de calidad; en estos dos casos, la visibilidad es manifiestamente mayor y cuando se tratan de foros, reuniones o exposiciones en público, está normalizado socialmente que así sea.

Banco gratuito Pixabay
Hoy mismo he leído un titular bajo una de estas fotos femeninas 100% y por el lema que acompañaba, claramente se visibilizaba la idea de “cambiar el mundo” por y para las personas. Desconozco los estudios que determinan que porcentaje de personas que inician el grado  de Relaciones Laborales lo hacen bajo la premisa de cambiar el mundo de los compañeros de trabajo futuro, pero me sorprendería que tuviesen esa motivación cuando realmente deben ser conscientes de que el mundo que hoy tenemos, no será el mismo mañana, ni dentro de 6 meses… imposible “acertar” lo que estaremos viviendo en el plazo de tiempo razonable en que van a ocupar un puesto donde puedan aportar valor para ese cambio paradigmático; ¿mayoritariamente las personas que quieren ayudar a gestionarlo son mujeres? ¿no hay hombres que quieran intentarlo? 

Resulta obvio que si, y de hecho en la empresa familiar, el salto generacional está posicionando a la mujer en el lugar para el que es válida, y en muchos casos, hablamos de la posición de responsable de negocio, el CEO; La familia que quiere seguir adelante y sobrevivir, es consciente ya de que necesita al mejor, y que no se mide por el sexo de  un hijo; se juegan demasiado para que sea de otra forma.

Yo misma, hace unos años estudié Empresariales (lo que hoy en día es Administración de Empresas) y mi idea inicial al incorporarme al mercado laborar era evidentemente la de poder gestionar, en el amplio sentido de la palabra… Unos cuantos años después no he perdido esa meta, sigue fija, pero si he aprendido a conocer aquello que quiero gestionar, y sobre todo, el precio que debo pagar por hacerlo.

A medida que avanzamos en nuestra carrera profesional, tod@s, (hombres y mujeres) buscamos encontrarnos cómodos en el papel, y muchas veces, esa comodidad es la que determina el nombre del puesto que ocupamos, lo cual no significa que debamos renunciar a ascender, tal vez la siguiente revolución laboral será aprender que no necesitas ser un CEO para cambiar el mundo, y que el nombre del puesto que ocupas en la organización no determina la relevancia de tu aportación para ese cambio global…

Tal vez, y sólo tal vez, en no demasiadas generaciones el techo de cristal será otro símbolo del pasado, cómo lo puede ser hoy el teléfono fijo, o la TV.

Hay una frase que marcó mi desarrollo profesional cuando la escuché de boca de un ex ministro francés: “España siempre ha sido un país de guerra de guerrillas” y no olvidemos nunca, que dentro de estas guerrillas, de Norte a Sur y de Este a Oeste, las mujeres han tenido mucho que decir y aportar para que funcionasen.

Es absurdo creer, que en ésta ocasión va a ser distinto...

Feliz semana

7 de mayo de 2018

Habilidades para el conflicto


No basta la buena voluntad, 
si intentas apagar el fuego con gasolina.
Roberto el Negro Fontanarrosa


Solemos hablar mucho, y muchas veces (yo la primera) sobre los conflictos, y diría que no es culpa de nadie: son inherentes al ser humano, y lo único que existe es la capacidad para superarlos o enfrentarse a ellos para poder resolverlos.

Banco Gratuito Pixabay
Tanto el modelo de Rahim y Bonoma como el de Pruitt y Rubin tienen en cuenta el interés, el interés en uno mismo y en el otro, o en los resultados que se alcanzan: desde la evitación (bajo interés de ambas variables) a la integración (alto interés de las 2) a la inacción (el bajo interés por los resultados propios y de otros) a la solución de los problemas (alto interés por los resultados propios y de otros)

En el modelo de Lewicky y Hiam se consideran 2 dimensiones: la importancia del resultado (importancia del mejor resultado, disposición a sacrificar el resultado, predisposición para el mejor resultado, importancia hasta un punto, no importa el resultado) y de la relación interpersonal (si existe relación previa positiva o negativa, deseo y/o compromiso de mantenerla, nivel de comunicación, la duración y la historia)

En éste modelo, hablamos del compromiso en el momento en que encontramos la relación equitativa entre la relación que queremos mantener y los resultados que debemos obtener.

La comunicación puede ser de varios tipos si tratamos un conflicto,

1.- Pasiva, con expresiones verbales prácticamente nula, no verbales serias, y para-verbales con intervenciones escuetas y silencios prolongados.
2.-  Agresiva, con expresiones verbales críticas, imperativos y expresiones amenazantes, no verbales que muestran una expresión tensa y para-verbales con un tiempo de habla excesivo.
3.- Asertiva, con expresiones verbales que usan la primera persona, no verbales con expresiones distendidas acordes con la situación y para-verbales que permite la interacción comunicativa: está ligada sin duda de forma directa, la mejor comunicación con los mejores resultados y por supuesto, con la mejor relación entre las partes.

Pero sin duda, lo más importante son las habilidades que tengas para poder resolverlo: habilidad para emitir libre información, para hacer autorevelaciones, para la escucha activa y la empatía, para formular críticas, para solicitar cambios en el comportamiento o realización de tareas, expresar opiniones o criterios diferentes a los de otros miembros del equipo, para pedir que otro confirme o exprese desacuerdo, para resumir, para hacer preguntas, para hacer elogios…

Todo ello nos llevan a soluciones ante los problemas de comunicación en la resolución ya que es un factor importante para negociar; tener voluntad de resolver un conflicto hay que tener voluntad de hablar entre partes, no ocasionar malos entendidos y prestar atención a la otra parte; hay que aprender a hablar para ser entendido, hablar con un propósito, y acostumbrar a hablar sobre uno mismo, no sobre los demás…

El proceso nos lleva al camino desde la empatía a la antipatía y viceversa, de uno depende el flujo de la comunicación y la dirección en que lo recorre…

¿te apuntas? Feliz semana!

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...