Se necesitan dos piedras
para hacer fuego.
Louisa May Alcott


Conectar con alguien, tener esa chispa para hacer fuego, es lo que realmente mueve a las organizaciones, y es difícil que sea uno sólo quien lo consigue; entender que por nítido que está en una cabeza no deja de ser una idea si no eres capaz de transmitirla a otro ser humano, que alguien te entienda es básico y premisa necesaria para llevar a cabo una idea; el mero hecho de no ser capaz de transmitirla, la condena al fracaso sin remedio.

A veces, tener chispas con alguien es un problema: puedes verte condicionado a necesitar ayuda para sobrellevarlo, pero si tienes o eres un buen gestor de emociones, realmente la hoguera puede verse o repercutir, a millones de km; no hay nada más extraordinario para mi que dos mentes que piensas juntas, y no digo que lo hagan en el mismo contexto ni que estén de acuerdo, pero ser capaz de comunicarse es la magia para conseguir lo que te propongas.

Es difícil comunicar exactamente lo que quieres / necesitas en el momento adecuado, y a la persona de la que necesitas su aporte.

Banco Gratuito Pixabay
Trabajar en equipo puede ser una solución y dejar que fluya la actividad el mejor remedio para conseguirlo: es decir, cuando yo tengo una idea lo mejor que puedo hacer es contarla, y esperar, como una piedra que cae en el agua las ondas, la forma en que nos vuelve, o las preguntas que nos hacen para tener claro en que grado hemos sido capaz de comunicar, o cómo han podido agrandar lo dicho.

No hay mejor regalo, o propuesta de valor que encontrarte días, semanas, meses después... con tu idea siempre más grande y mejor! 

Eso es trabajar en equipo: una pregunta lanzada al aire cuyo eco nos descubrirá en el lugar menos sospechado.

Feliz semana!