29 de enero de 2018

Mi nueva futura vida... ¿o no?


De todos los medios que conducen a la suerte, 
los más seguros son la perseverancia y el trabajo.
Marie R. Reybaud



A veces, y sólo a veces, te descubres entendiendo una frase, un dicho, algo... que has oído durante años y de lo que no entendías el punto inicial ni el final, y otras veces, no necesitas, no quieres entender nada de lo que escuchas.

Ésta semana, me he encontrado por un rato en la primera de las situaciones: descubriendo el porqué, las razones, de alguna frase que yo creía incompleta: saber que alguien, al otro lado de un razonamiento compartía (o no) conmigo una idea, me ha ayudado a conseguir entender, lo cual, para una fanática del aprendizaje como yo, es una delicia.

Hablaba ésta semana con un amigo, compañero de fatigas, de como será nuestra vida dentro de unos años: ¿Qué puede esperar un consultor? ¿Además de que cambie su nombre, la de la profesión que desarrolla, qué puede esperar de su actividad? ¿en qué forma vamos a vernos afectados o respecto a qué áreas? ¿Es la nuestra una de las profesiones que un algoritmo informático hará variar?¿nuevos razonamientos, nuevas necesidades? eso es seguro, pero... acaso el trabajo de un consultor no trata de eso precisamente? puede variar en las materias que la empresa reclame, en las áreas que preocupen a un CEO pero no va a variar en lo sustancial, ésto es, en las dudas que siempre va a tener cualquier organización respecto a lo que está haciendo, la forma en que lo hace, o lo que debería estar haciendo y aún no hace; todo lo demás... es suposición! 

Me encanta saber (soy masoca, lo sé) que ésto es así, por que nada me realiza más que la obligación indirecta de actualizarme, de entender o conocer de primera mano, como está evolucionando la organización y el mundo: es una obligación respecto a la realidad que nos obliga o nos condiciona, y de alguna forma, una obligación de mantenerte actualizada, sana, y por supuesto actualizada!! 

Imagen Gratuita Banco Pixabay

Me encanta saber que sigo formando parte de los libros de historia futuros, que mi mente pertenece a una generación bien distinta a la que mi cuerpo responde, pero sobre todo, me siento una privilegiada de saber que mi interés, mi trabajo y mi perseverancia, me permite no sólo mantenerme actualizada, sino útil en el entorno, y al mismo tiempo, capaz de seguir desarrollando la realidad que quiero para el futuro de las generaciones venideras: sin trampa ni cartón, sabiendo simplemente que aquello por lo que trabajo tiene un sentido, un propósito que conozco y reconozco como un bien necesario...

Feliz semana!! 

22 de enero de 2018

Cuando un amigo se va

¿Por qué se ha de temer a los cambios? 
Toda la vida es un cambio
H.G.Wells

Ésta semana, he tenido una cena de despedida: un amigo más que compañero ha decidido cambiar de vida: cambiar de país (no de trabajo), de puesto, de responsabilidades... 

La cena fue muy interesante, por que entre recuerdo y recuerdo de momentos compartidos, de clientes y momentos de crisis, me asombraba escucharle hablando emocionado de la nueva situación, que él está viviendo como un reto apasionante.

Me alegro enormemente por él, cómo no puede ser de otra forma, pero a medida que avanzaba la cena, yo iba asumiendo esa forma en que todos tenemos de entender la evolución de nuestras vidas; todos compartimos una vida, y dentro de ella, caben tantas formas de entender el mundo, que me sigue asombrando llegar a comprender el punto vital en que cada uno nos encontramos;  asumir cómo nos volcamos en función de nuestro momento a partir de la situación personal en que nos hayamos, gestionar los cambios en base a nuestras necesidades vitales es para mi todo un lujo.

Tener la capacidad de abstraerte del exterior para entender las formas de priorizar sin juzgar, se puede llamar coaching, mentoring, se puede llamar vivir, pero en cualquier caso, es sin duda, la forma en que transitamos nuestro camino: no el que nos toca, sino el que decidimos en muchos casos; los cambios tan odiados para algunos, son un privilegio para otros, y sentirse formar parte de la evolución, la manera que muchos entienden de grabar su nombre en la historia...

Banco gratuito Pixabay
Algunos quieren tener hijos, otros plantar un árbol, el momento vital que vive cada uno, entender y respetar a cada uno, para mi es un privilegio, pero escuchar y sobre todo respetar, la felicidad que genera en cada individuo conseguir ese cambio ansiado, saber que ayuda a mejorar la autoestima y a valorarse a si mismo, me parece el mejor regalo, poder compartirlo y vivir las evoluciones en los años, es sin duda, la experiencia más enriquecedora.

La verdad es que voy a echarle mucho de menos, y aunque la tecnología hoy en día nos permite seguir conectados, estoy deseando por supuesto que le vaya bien, y además de conocer los entresijos de su nuevo destino, me encantará saber que todas sus expectativas se cumplen, pero sobre todo, que le supone la evolución que él ahora mismo percibe.

Feliz semana, 

15 de enero de 2018

Utilidad de la escucha activa


"No se puede ganar una discusión. 
Es imposible porque, si se pierde, ya está perdida;
 y si se gana, se pierde". 
Dale Carnegie.


Ésta semana tuve la oportunidad de hablar con un cliente al que hacía mucho tiempo que no veía, y al tratar de ponernos "al día" y preguntar cómo iban las cosas en su organización, me sorprendió contándome un desajuste donde menos me lo esperaba; es evidente que son seres vivos, cambiantes, y que los ajustes también deben serlo y que hay que estar siempre preparado para poder corregir a tiempo.

No se puede nunca obligar a nadie a hacer algo que no entiende, que no quiere hacer... se puede persuadir, puedes intentar dar razones, hacer entender el por que una forma es mejor que la otra, pero jamás debes actuar desde la imposición o corres el riesgo de resquebrajar al equipo.

Debes sentirte fuerte y seguro, pero nunca puedes obviar las opiniones de las personas que te rodean, es el primer paso para el precipicio; si se rompe la confianza en el equipo es imposible conseguir objetivos y multiplicar resultados: conocer a las personas y saber en quién puedes confiar es importante, pero saber el grado de implicación de todo el equipo es un básico de quien aspira a brillar en el firmamento de los negocios.

Imagen gratuita Banco Pixabay
En su momento tratamos juntos el plan estratégico, pero en la actualidad y por un pequeño malentendido, lo que está en riesgo es el equilibrio del equipo; conseguir que sea de alto rendimiento, y que la motivación sea suficiente para no frenar el trabajo de todos se consigue a paso lento, y tranquilo: afianzando, pero que todo eso se caiga puede llevar menos de un minuto y por lo más insospechado, así que mejor, ante la duda, evita y si es necesario, da un paso al lado (no atrás) para poder continuar con más serenidad de conjunto.

Sabemos que gestionar desde el liderazgo no es fácil, y que una parte importante de tu trabajo es estar pendiente de las necesidades de los demás, unir y tender puentes, tal vez la parte más compleja de la actividad: pensar y aunar intereses, pero por eso, es la más necesaria: equilibrista de varias pistas, su función es siempre estar en la central.

Feliz semana! 


8 de enero de 2018

Aprender o triunfar


El fracaso no es lo opuesto al éxito.
Es un trampolín hacia el éxito.
Arianna Huffington


Ésta semana hablaba con una compañera de profesión que ponía el foco de toda mi atención sobre el hecho de priorizar, y saber que hacer antes: nunca imaginé que podía haber dudas pero es evidente que todas las organizaciones tienen su propia forma de moverse y organizarse, así que además de tener claros los objetivos, hay que preguntarse en que dirección quiere moverse la organización para conocer la estrategia y poder llevarla a cabo con éxito.

Si me pregunto si va antes la estrategia o el objetivo, parece que la respuesta será clara... ¿no? pero cuando una organización no tiene claro si es más importante el buen ambiente, el fluir, o el objetivo, irremediablemente está condenada al fracaso; no puedes esperar que el buen ambiente "per se", sea el mejor motivador para conseguir lograr los objetivos del común; a medida que la organización es más variada, necesita objetivos más asépticos y mejor definidos para poder conseguirlos, y sólo cuando están interiorizados y son claros para la dirección se puede implementar un sistema de trabajo que sea agradable para todos los participantes del proyecto, o para la mayoría.

Imagen gratuita Banco Pixabay
Es imposible que sea perfecto para todos, pero es muy factible que mayoritariamente se aproxime a las necesidades de cada uno de los integrantes, y desde ahí que todos se involucren de una manera natural al objetivo común, y ahí precisamente es donde radica la fuerza del equipo, y por tanto, de la organización.

La primera fase para conseguirlo es una selección adecuada, y ya no hablamos de una selección por competencias o por objetivos, que se dan por supuesto, sino que hoy en día una pata importante de la entrevista debe fijarse en los valores del candidato: no es un juicio, simplemente, una forma de conocer quien es compatible con los valores del proyecto tiene una parte importante de la integración ganada, y en consecuencia, más rápida es la consecución de los objetivos y la ayuda al éxito colectivo.

Llegar a conseguir ésta adecuación  supone un proceso, un cambio de identidad para el que las organizaciones se van adecuando paulatinamente, y hay que respetar las emociones tanto propias como las del equipo para que el proceso sea lo más ágil y rápido posible: los early adopters tienen un papel fundamental en ésta etapa, y la dirección debe ser sumamente coherente con los perfiles seleccionados y los fines conseguidos: aprender o triunfar es el lema, y hacerlo con las menos bajas posibles el mayor de los retos.

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...