17 de diciembre de 2018

Proceso de certificación como Coach

El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso
sin perder el entusiasmo.
Winston Churchill



Siempre he sabido, que el trabajo con personas era mi motivación esencial para desarrollarme, crecer y ser realmente buena en mi trabajo; hace tiempo que, consciente de la importancia de formarse a uno mismo antes de poder ayudar a los demás, inicié el camino del aprendizaje continuo, que como no puede ser de otra forma, es fuente de alegrías y sorpresas constantes.

La última aventura que estoy incorporando a mi mochila, es la certificación como coach y me siento especialmente orgullosa de ella, ya que siempre he sido muy crítica con ésta actividad, y ahora, además de reafirmarme, me alegro de haberlo hecho; encontrar un buen profesional que te ayude en tu desarrollo es fundamental, igual que en cualquier otro área, pero sobre todo necesitas la coherencia para no juzgar, y además para ayudar, o al menos, no hacer daño.

Resulta que es una actividad (para mi gran sorpresa) en la que me encuentro cómoda, y que además, se me da bien de manera natural; es evidente que la experiencia profesional ya te marca una trayectoria y una línea de actividad en la que la escucha limpia es importante, pero en la actividad como profesional del coach además es fundamental acompañar, sostener al cliente... y en eso soy experta por naturaleza.


Imagen Banco Gratuito Pixabay


Todavía estoy dando forma a mi propio proceso para la certificación (ya lo tengo definido) y estoy trabajando en él, pero en breve, estaré cualificada no sólo por un título sino por el trabajo interno para ajustar todo el proceso a lo que yo necesito para poder ofrecer lo mejor de mi a las demás personas que me rodean, a los que me necesitan.

Vivir para compartir, así entiendo yo la actividad profesional y por supuesto la personal, así que muy pronto empezaré a compartir desde éste espacio las actividades de éste portfolio y su evolución! 

El éxito no deja de ser una sucesión de pasos, de errores y aciertos, y en éste caso, me equivoqué la primera vez manteniéndome al margen de ésta disciplina, pero sin duda las cosas llegan en el momento, cuando estamos preparados, y sobre todo! el profesional con quién estoy haciendo éste proceso, es sin duda, el adecuado.

¿Te arriesgas a probar algo que siempre hayas temido o que por desconocimiento, crees que no es para ti? 

Tal vez te sorprenda la respuesta, y lo que puede hacer por ti...

Feliz semana! 


10 de diciembre de 2018

¿a donde quieres ir?



“Si insistes en permanecer en tu zona de confort,
 no irás muy lejos.”
Catalina Pulsifer


Siempre se ha dicho que vivir es arriesgar, pero lo que no nos han explicado (al menos a mi) es como el hecho de no arriesgar implica dejar de vivir, no ser capaz de sobrevivir y adaptarse a una realidad que creíamos ajena.

Trabajar con creencias y valores es un paso importante para ser capaz de aprender a discernir las cosas que queremos y que necesitamos para nuestro entorno y nuestra calidad de vida; tal vez, a mayores del cambio disruptivo tecnológico, entendemos el futuro como una forma idílica de vivir en la que no será necesario esforzarse ya que las máquinas estarán a nuestro servicio y disposición para efectuar los cambios que sean necesarios, pero tal vez se nos olvida que precisamente la parte de ocio es la más cambiante en el ser humano, y que para nosotros resulta muy importante tener cabida a la privacidad; llegará el día en que ansiemos que algo de lo que hacemos no quede reflejado, no haya un rastro digital, y ese día está más cerca de lo que nos gusta pensar; la diferencia en que somos educadas las distintas generaciones (el famoso salto generacional) es brutal y se muestra siempre como una forma de evolución que suele coincidir con la realidad, pero no siempre es obligatoriamente así: hay que tener en cuenta la importancia de aprender de los errores, y en éste caso está en nuestras manos decidir que consideramos equivocado.

Imagen gratuita Pixabay
Soy una defensora de salir de la zona de confort, creo que nada bueno sale de ella, pero también lo hago consciente de la importancia que tiene marcar los límites, saber exactamente que se puede esperar de cada una de las situaciones y que experiencias queremos vivir o a cuáles, estamos dispuestas a renunciar, cual es el precio que pagamos por hacerlo.

No se me ocurre nada bueno que pueda ocurrir dentro de tu entorno, más allá de la tranquilidad necesaria para abordar el siguiente paso, y por supuesto, nada más lejos de la realidad que creer que no existe nada mejor fuera de ella; hacer compatible ésta vivencia con las zonas de aprendizaje es nuestra responsabilidad, la capacidad para aprender y disfrutar, es una obligación.

Feliz semana,

3 de diciembre de 2018

¿Qué? ¿Para qué?

Permite que el silencio 
te lleve al centro de la vida.
Rumi


Esta semana he tenido la posibilidad de aprender mucho de los silencios; la actividad laboral cambia, la vida personal cambia, todo cambia y lo único que no lo hace es las ganas del aprendizaje constante.

El proceso de certificación como coach está siendo toda una aventura, estoy convencida de que la mejor aventura, pero no por lo que supone de cambio personal, sino por lo que supone de aprendizaje y de motivación para seguir alcanzando metas diferentes a las que tenía; quizá lo más  revelador están siendo los silencios, o como encajan las piezas de las formaciones y de las experiencias que estás viviendo a lo largo de tu trayectoria vital.

No todo el mundo es consciente de la importancia del silencio, pero el aprendizaje que desprende debería ser obligatorio,  y es que suele ser buen maestro y entregar los mensajes más necesarios; a veces, cuesta mucho quedarse callado, pero mantener el silencio suele ser lo más complejo cuando no estás preparado.
Banco Gratuito Pixabay

A veces romper ese momento mágico es difícil pero sobre todo, es difícil ayudar a alguien a salir de las sombras y pensar en una buena conversación; soy especialista en sintetizar, en utilizar pocas palabras pero no lo hago por no romper el silencio, sino que lo hago por que me gusta ser concisa; para mi hay pocas cosas más importantes que una buena conversación conmigo misma, y en ese sentido, tener la posibilidad de responder preguntas es muy enriquecedor.

Estoy aprendiendo que si tengo que salir de una reflexión conmigo misma, será estupenda que la pregunta sea ¿qué vas a decir? ¿para qué es importante comunicar? 

No conozco frases más potentes que las cortas, las que están a la altura del impacto mental de buscar recursos, frases o comentarios que te ayuden a comunicarte con otro ser humano, y al mismo tiempo, te devuelvan a la realidad de lo que quieres obtener, y lo que necesitas para desarrollar y ser feliz.

Feliz semana, 


26 de noviembre de 2018

La Paz comienza con una sonrisa



La Paz comienza con una sonrisa
Teresa de Calcuta


A veces es difícil saber donde empieza la sonrisa, y cuando llega la Paz; si a eso sumas la actividad profesional, el cóctel puede resultar explosivo, y así lo he vivido a lo largo de ésta semana;

Banco Gratuito Pixabay
He vivido con asombro una agria discusión en la que no reinó para nada la sonrisa, y viviendo un ambiente laboral, y sobre todo cuando hay errores, resulta fundamental: todos tenemos el derecho, y en muchos casos casi la obligación de equivocarnos, porque de los errores también se aprende, y siempre hay que calibrar la importancia del mismo; de acuerdo que no es igual fallar con un compañero que con tu cliente más importante, de acuerdo que no es igual equivocarte a la hora de escribir un mail que cuando ajustas un precio… de acuerdo que hay errores y errores, pero no es menos cierto que cuando tú te equivocas, ya sueles ser bastante crítico contigo mismo, que al primero al que le duele es a ti, y es imposible que no analices unas cuantas veces lo que has hecho mal para decirte que como ha sido posible…

Nada más frustrante y equivocado que hacer leña del árbol caído, ya que cuando uno se equivoca, lo que necesita es comprensión y ayuda, eso es un equipo! Y cuanto antes se asume y se tiene presente, más fácil es salir de la situación y de la manera más inteligente; hace mucho que la inteligencia emocional ha llegado a nuestras vidas, toca asumir que lo ha hecho para quedarse y para enriquecer y facilitárnosla: ¿tiene cabida pues, las malas formas o las voces altas, con un miembro de tu equipo?

 A veces, en el papel de consultor externo es tratable y solucionable, pero cuando estás como cliente en un lugar en el que ante tus ojos ocurre una situación así… La impotencia y la frustración se hace extensible,y multiplicable diría que exponencialmente!

A veces las nuevas formaciones de habilidades y competencias de responsables de equipos, deberían pasar por éste punto, que igual que muchas otras cosas, por tan obvias que las creemos, se nos olvidan.

Feliz semana,

19 de noviembre de 2018

Aprendiendo a Conjugar




Hay que aprender a conjugar
El verbo aguantarse
Toni Nadal



Me encanta esta frase, pero no tanto por la frase en sí como por las implicaciones; las personas estamos viviendo una época en la que la inmediatez manda, lo fácil y lo cómodo, y se ha perdido la capacidad de sacrificio, de esforzarse y de tener metas u objetivos que además de ser alcanzables, sean retadores.

Banco Gratuito Pixabay
Esta semana he tenido ocasión de recordar esta frase hablando con una persona en mi entorno, por las situaciones que no puedes controlar y que en vez de suponer un reto, nos supone en muchos casos una frustración; la tecnología debería volverse un arma para hacernos más y mejores humanos, sin embargo, cada vez parece que las generaciones lo están viviendo desde la posibilidad de comodidad y no de mejora personal.

Me ha sorprendido leer que los trabajadores de Silicom Valley están peleando por guarderías para sus hijos donde interactúen entre ellos, y que no tengan dispositivos móviles cerca para no atrofiar su capacidad mental… ¿no es curioso? Me sigue pareciendo espectacular poder vivir esta época en primera persona porque tenemos una oportunidad de oro de hacer algo realmente grande, por nosotros y por las generaciones venideras, en el fondo, por todo lo que nos rodea y por el planeta, y no se me ocurre mayor reto, ni más retador dado el punto en el que nos encontramos.

Siento pena por las personas que no se sienten capaces de aguantarse, que no sienten la tentación de conjugar este verbo, y sobre todo, siento pena por las personas que son incapaces de entender que el futuro es hoy, y que sólo si nos aguantamos tendremos futuro.

Hace tiempo que he introducido esta premisa en mis formaciones, sobre todo cuando se trata de hablar de motivación y/o de ventas, porque no se me ocurre mejor ayuda, que darle la oportunidad a las personas con las que comparto espacio físico, que darles la visión menos conocida de la felicidad, y todo lo que hay detrás de un montón de frases hermosas que hacen creer a quienes las leen que tienen la respuesta a todos sus problemas: yo soy una ávida lectora también de ellas, pero nunca dejo de recordar la primera y más importante para mí: quiero conjugar el verbo aguantarme porque es el único camino para que mi vida sea más plena.

Feliz semana!


12 de noviembre de 2018

La magia de la venta



Cosecharás siempre muchas ventas 
según las satisfacciones que hayas aprendido
a sembrar en cada uno de tus entrevistados.
Martin E. Heller


Hacía tiempo que no tenía ocasión de recordar este texto, y ésta semana he tenido ocasión de vivirlo en carnes; me encantó descubrirme en medio de un grupo de personas con un objetivo común, hablando de problemas y dudas comunes, pero sobre todo, experimentando los mismos miedos e incertidumbres cuando hablas con un cliente potencial por primera vez. 

Banco Gratuito Pixabay
Es verdad que no hay forma de causar una segunda vez una primera buena impresión, pero no es menos cierto que vivimos un momento de desconcierto tal, que en muchas ocasiones ya no estás seguro de las pautas a seguir, o si se han quedado obsoletas, pero hay algo que no cambia: la comunicación; el cómo nos relacionamos con las personas, aunque tengamos que aprender códigos nuevos, formas nuevas, estilos diferentes o prioridades que nada tienen que ver con las tuyas, lo único que realmente conserva la magia es la posibilidad de mirar a alguien a los ojos, de dar un apretón de manos y de aplicar la empatia desde el más profundo respeto y comprensión.

Siempre he creído muy importante la escucha activa, pero últimamente estoy reflexionando (me han hecho reflexionar) sobre la importancia de los silencios... bien es verdad que no soy especialmente dada a hablar, pero si estoy dándole una vuelta a la posibilidad de incorporarlo en una forma distinta a mi trabajo diario! 

Creo que la venta siempre ha sido compleja, pero hoy en día, en la era de la inteligencia artificial, más que nunca se ha vuelto una profesión no sólo habilidosa, sino también interesante: nuevamente la persona y la tecnología, y nuevamente sintiendo que la única salida razonable y razonada es el trabajo conjunto, explotar nuestras habilidades y dejar que las herramientas nos faciliten la labor.

¿ya te has lanzado al mundo de la venta? Todos somos comerciales, aunque no lo creamos! incluso sin pretenderlo, también vendemos... (o no)

Feliz semana! 



5 de noviembre de 2018

Algo se mueve

Nada sucede hasta que algo se mueve
Albert Einstein


Hace tiempo descubrí que la zona de confort es aburrida (al menos para mi) y que me interesa más explorar otras posibilidades que estar siempre en la misma rama, sin posibilidad de cambiar la perspectiva del árbol en el que me apoyo.

Ésta semana tuve una agradable charla con un compañero de profesión y me comentaba las extrañas formas en que él llevaba tiempo resistiéndose a la evidencia de los cambios que nos rodean; divertido también conocer la medida adoptada en Silicon Valley para que algunas de sus guarderías no utilicen los dispositivos móviles que otros hemos tardado años en aprender a usar como adultos, y sobre todo, que les obliguen a los pequeños,  a volver a jugar con juguetes de madera, relacionarse entre ellos sin distracción externa...

Al final, el tiempo lo relativiza todo, y aunque es verdad que la tecnología ha llegado para cambiarlo todo, parece que el mensaje de que no dejan de ser herramientas al servicio del ser humano, es una realidad que está más cerca.

Imagen gratuita Pixabay
Tal vez estamos en el inicio de la forma menos evidente del cambio: asumir que la tecnología nos une, y que nos ayuda, pero que también puede separarnos y por ello es bueno mantenerla controlada y a nosotros disciplinados al respecto.

Cuando en las formaciones intento mantener el formato tradicional de trabajar con las manos, que se usen post it o papeles de colores, al principio el cliente se extraña: le resulta paradójico que no llegue con algunas herramientas colaborativas online, y sólo es al final de las sesiones cuando consigo que se entienda el juego a lo largo de las horas del trabajo en equipo como lo que realmente es; un puzzle, un encaje de un montón de personas que si bien por separado no son perfectas, dentro de un equipo si pueden serlo: ¿cómo no sentirme motivada por ésta realidad? 

Feliz semana








29 de octubre de 2018

¿y tú?

Antes que nada, 
la preparación es la llave del éxito.
Alexander Graham Bell

A veces, y no sólo a veces lo imposible se convierte en real...
No lo hace por casualidad, sino por causalidad, es decir, tienes que trabajar y trabajar para conseguir lo que te haga obtener tus metas, y esa es la forma en que lo imposible se vuelve real ante tus ojos.

Esta semana he vivido una de esas situaciones, y siempre, siempre, hablar con alguien que entiende y valora el milagro que supone tener cerca o próximo una situación así, para mi es un privilegio.

La magia de la comunicación a veces nos pone en frente en vez de al lado de la persona que puede ayudarte o que es capaz de dar sentido a una de las situaciones que vives, pero también es cierto que sin esas personas, sin esas situaciones que te obligan a pensarlo, no tiene sentido generar ninguna idea venidera.

Creo firmemente que aprender a vivir es el trabajo más duro que puedes desarrollar, y que ninguno estamos preparados para él, que nos van surgiendo dudas y también momentos de desarrollo personal casi a diario, sea por la temporada o por la situación que tenemos que asumir al enfrentarnos a un nuevo día, pero también creo que hay procesos, personas y situaciones que sin duda nos ayudan a entender lo que (nos) ocurre, y eso bien gestionado, es la clave no sólo del éxito sino también del desarrollo profesional y personal.
Imagen gratuita Pixabay

Aprender de los errores, no llegar a cometerlos, o vivir la intensidad de adaptarse al cambio sobre la marcha no es nada más que una forma de vida, intensa, en muchos casos incómoda, y al mismo tiempo, enriquecedora, creativa y arma para crecer donde las haya.

Todos buscamos tiempo para crecer, para creer, para compartir, pero...¿y para crear? quién busca tiempo para crear su mundo, su entorno (el que quiere) y para fijarse nuevas metas que le arrastren a la felicidad? 

A veces, no siempre, yo lo consigo y no hay palabras ni actos que justifiquen dejar de hacerlo; efectivamente, nadie me dijo que sería fácil, no lo es, pero desde luego que merece la pena, y por supuesto, no estoy dispuesta a renunciar... ¿y tú? 

Feliz semana


22 de octubre de 2018

Un mago con sombrero de copa


Delegar el trabajo siempre funciona,
Siempre que el que delega el trabajo también trabaje.
Robert Half


Los que habitualmente leéis este rinconcito de espacio cibernético, conocéis ya mi tendencia natural de serie a trabajar en equipo; ferviente defensora y creyente de las múltiples oportunidades que la unión de diferentes mentes nos brindan para acercarnos a la no ya tan nueva realidad que vivimos, y al mismo tiempo, pilar por excelencia que te da la fuerza para conseguir tus objetivos, sean grandes, pequeños, o no alcanzados todavía por nadie.

El reto de adecuarte o quedarte fuera de la realidad, ya no es una amenaza sino un hecho, y me sorprende la cantidad de resistencias que todavía algunas personas creen que se pueden permitir, cuando la realidad es que el tiempo que se dedica a negar la evidencia, únicamente te aleja de la consecución de tus propias metas.

Otra de las características que forman parte de mi esencia es la confidencialidad, por supuesto la protección de datos ya había llegado a mí en forma de discreción mucho antes de que el nuevo Reglamento Europeo empezase a poner sobre la mesa la regulación de la misma, por eso me limito, nuevamente, a comentar la anécdota vivida esta semana con un equipo de trabajo, que en el fondo, puede ser cualquiera: el tuyo, el mío, el de la empresa que está a tu lado, tu cliente o proveedor…

Banco Gratuito Pixabay
Alguien que cree que trabajar en equipo es sólo responsabilidad de las personas que tienes a tu cargo se está equivocando: antes ser jefe era útil, una mente brillante determinando quien hacía qué y en que momento, pero en la actualidad, el paradigma social y los intereses personales que vivimos, hace que el modelo necesite otro tipo de gestor: alguien preocupado por conocer las motivaciones de las personas con las que trabaja, y que centre sus esfuerzos en unirlas con los objetivos empresariales; me chirría escuchar que el líder que requiere hoy en día la organización “no trabaja” y que “yo tengo que hacerlo todo” porque nada hay más importante que una buena/correcta, planificación, y pensarla requiere bajo mi humilde punto de vista, el mayor no sólo de los respetos, sino la admiración: la capacidad para hacerlo, en un entorno cambiante, con equipos diversos, un grupo amplio de generaciones trabajando por motivaciones diferentes… más que un responsable de equipo, hoy en día se buscan magos que sepan sacar al conejo de la chistera, sin herirle y devolviéndole a su hábitat sano y salvo para cerrar la cuadratura del círculo y tener ya si, a todo el equipo contento.

Y tú, ¿también crees que el responsable de tu equipo no trabaja?

Feliz semana!

15 de octubre de 2018

Aprendiendo a Aprender


Enseñar es aprender dos veces
Joseph Joubert


A veces, te encuentras con un proyecto en las manos que llama tu atención, que despierta tus sentidos y que pone a funcionar toda la creatividad de la que eres capaz de exteriorizar.

Cualquier organización hoy en día está condenada a no dejar de innovar, a reinventarse cada día, y con ellas, sus personas! todo aquel que trabaja con o para ellas debe estar en constante evolución y cambio, y eso cuesta mucho, a veces el sacrificio se vuelve un reto, pero en otros casos se ve como un castigo, así que es importante que cada uno se posicione donde necesite.

Estos días me ha tocado trabajar en un proyecto en el que se podía apreciar con meridiana claridad el diferente sentir de cada uno de los participantes, y tal vez por eso es por lo que me gusta tanto la formación, por que permite a los participantes desnudar el alma muchas veces sin ser consciente, y en otros muchos casos, descubrir los demonios con los que internamente se enfrentan.
Banco Gratuito Pixabay

Aprender a vivir con incertidumbre es una de las tareas más complejas a las que nos enfrentamos hoy en día, pero si se canaliza en positivo es de las experiencias más enriquecedoras que podemos tener, y es por eso precisamente por lo que la invitación (además de la necesidad) a hacerlo es de lo mejor que nadie puede ofrecernos; tal vez, creemos que no hemos nacido para aprender, o para formarnos constantemente, pero realmente a lo largo de la vida no dejamos de hacerlo, siempre estamos en constante evolución y aprendiendo cosas, así que ¿por qué no incorporar sin complejos esa necesidad vital de aprendizaje al ámbito laboral? y si nos sorprendemos haciendo o diciendo cosas que creíamos imposibles para nosotros, o simplemente, que nunca nos habíamos planteado... ¿no merece la pena intentarlo? ¿y si descubrimos que nos gusta, o que en realidad no es tan difícil o tan absurdo como inicialmente nos parece? 

Siendo consciente de que la zona de confort no es buena para ninguno de nosotros, aunque si necesaria, será más fácil soltar la rama, y simplemente, probar...

Feliz semana! 




8 de octubre de 2018

Haciendo camino


Cuando emprendas tu viaje a Itaca 
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, 
lleno de experiencias.
C.Cavafis


Hay situaciones que se repiten y que son atemporales, da igual que hablemos de una semana, de un mes… La actividad profesional y la vuelta al día a día, llegan cargados de sorpresas que se repiten.

He tenido la ocasión de hablar recientemente con una persona que compartió momentos profesionales en el pasado, y ha sido por una parte agradable (siempre lo es volver a mirar al pasado para poder sonreir) y por otra parte ha sido “ensordecedor” ya que en la actualidad colaboramos en diferentes actividades, proyectos que van en paralelo y donde compartimos experiencias, vivencias, y a veces, trabajos.

Banco Gratuito Pixabay

Ferviente creyente de la colaboración, no se me ocurre mayor placer que poder hacerlo con gente confiable, pero a veces, las cosas suceden demasiado deprisa: proyectos que varían, que se adelantan o retrasan en función de los intereses y las necesidades de mercado, hacen que hasta en las cosas más pequeñas, notemos la inmediatez y la interconexión de un mundo globalizado.

Acabo de vivir la experiencia de pasar de un otoño relajado (bien!) a un mes lleno de actividad, (bien también!) pero sobre todo, porque me da la oportunidad de participar en proyectos abiertos, colaborativos y orientados a servicio al cliente, en éste caso a mentes inquietas y curiosas; de pronto, me he quedado sin descanso, sin fines de semana para relajar o pensar, pero gano en experiencias y networking, en rodearme de personas y proyectos que están desarrollados pensando en la sostenibilidad (por paradójico que resulten las prisas con las que se ha creado la actividad donde se exponen)

Siento que así es la actualidad: llena de paradojas y dicotomías; crear para creer, y creer para crear; crecer para ser sostenibles, y desarrollar ésta cultura como única solución para poder crecer…

Caminando pues hacia Itaca, teniendo presente cada paso, sólo puedo decir: bienvenido otoño, bienvenidos proyectos…

Feliz semana!


1 de octubre de 2018

El poder de lo obvio



¿Las pequeñas cosas?
¿Los pequeños momentos?
No son tan pequeños.
 Jon Kabat-Zinn



He tenido la ocasión hace poco de vivir en primera persona “el poder de lo obvio” y por extraño que resulte, lo he disfrutado muchísimo más de lo que yo creía: tanto del hecho de descubrirlo, como de reconocerme en él.

Banco Imágenes Gratuitas Pixabay
Hace tiempo que tenía ganas de tener un paréntesis en mi vida profesional y éste es el año, no por abandonar mis proyectos, todo lo contrario, por darle más fuerza y empaque, aunque hasta hace bien poco, desconocía el cómo hacerlo: empezar un nuevo camino siempre da vértigo, pero es más gratificante si lo haces desde el convencimiento de la plenitud, y eso es justamente, lo que te puede dar lo obvio, o dicho de otra forma, los pequeños momentos.

Podría hacer una oda personal de todo ello, pero no desviemos la atención y centremos el foco en la actividad profesional individual, es ahí donde sin duda, las pequeñas cosas ayudan y fomentan la participación y el desarrollo profesional, así que hago un alegato sincero a la diversidad y la gratitud, a la forma de entender el mundo sin prisas y sin presiones: sin sentir cada mañana, cada tarde y/o cada noche el vértigo de las prisas, de conversaciones inacabadas y de la sensación de momentos perdidos.

Este mes reconozco una formación de motivación y de trabajo en equipo, y es curioso el cambio de paradigma en el que al prepararla me descubro: voy a trabajar desde el mindfulness y el coaching, herramientas ambas tan denostadas como posiblemente poco comprendidas aunque en ambos casos tienen su público, y sobre todo, sus defensores, pero que pocas personas en su día a día practican o utilizan: en unos casos por desconocimiento, en otros por miedo a las respuestas o a la ausencia de respuesta que pueden encontrar.

Herramientas ambas que deberían ser obligatorias, no sólo en el ámbito de la formación sino también de cualquier actividad profesional para un completo equilibrio de la persona, porque no hay trabajador que se precie que no se acompañe de sus miserias personales, ni persona por feliz que sea con su familia que no añore una actividad profesional plena.

Privilegiada como me siento por momentos, para volver a iniciar temporada no se me ocurría mejor forma de hacerlo que desde éste pequeño homenaje a lo obvio, a lo pequeño, y especialmente, a lo grande que hacen mis días tantas pequeñas cosas y momentos.

Feliz semana,   



25 de junio de 2018

Las bicicletas son para el verano

El que vive en armonía consigo mismo, 
vive en armonía con el Universo.
Marco Aurelio

Un año más, llega el verano en todo su esplendor, calor, días largos, noches cortas... tal vez demasiado, sin permitir cumplir todos los caprichos pero si los suficientes para poder recargar energía, en armonía con el sol y el aire libre para los que necesitamos un parón, romper la rutina y buscar nuevas armas para seguir adelante: no se trata de luchar, sino de ejercer una noble parada para que cuerpo y mente, alma y sentimiento vayan de la mano, acompasados y pendientes una de la otra.

Banco Gratuito Pixabay
Muchos planes, muchas opciones, pero siempre para tomar la mejor decisión es importante reflexionar con cierta objetividad, es por eso que necesito un descanso, y que a la vuelta en Septiembre, poder seguir siendo quien soy y como soy, pero mejorada, renovada y esperanzada.

Mientras tanto, sólo quiero desearos un feliz verano, tiempo de descanso mental y abrumadores descubrimientos; sólo puedo desear lo mejor para cada uno de vosotros, y que ésta noche mágica de San Xoan, haya permitido sacar todo lo malo y llamado a todo lo bueno.

Feliz Verano, nos leemos en Septiembre...

18 de junio de 2018

Conoce tus prioridades




Es posible que no lleguemos a nuestro destino
si nos detenemos a arrojar piedras 
a cada perro que nos ladra
Winston Churchill


Estamos viviendo la paradoja de convivir diferentes generaciones en el mercado laboral, y digo paradoja porque lo que a priori debería ser enriquecedor, no lo es tanto cuando la tolerancia y diversidad no está presente en el entorno.


Esta semana hablaba con un compañero que me contaba su insatisfacción vital por la actividad que está desarrollando; sin llegar a conocer el motivo exacto, sabía que algo no estaba bien y le asustaba pensar que cuanto más pensaba sobre ello, la solución recurrente era dejar su actual posición laboral; hablamos, reímos, en algún momento casi lloramos… terapia en toda regla que nos sirvió para analizar juntos la necesidad de “romper” la zona de confort propia, generando una onda en nuestro entorno que va más allá de lo individual para afectar a nuestro entorno, y eso, es lo que más pesaba en ésta persona para tomar una decisión (más bien para verbalizarla, porque por la conversación que mantuvimos, tomada ya está) sobre su futuro más inmediato.

Hicimos juntos una lista, pros y contra de las diferentes opciones, y es curioso que llegásemos a un listado de razones por las que se puede abandonar un trabajo que me pareció muy válido para generalizar:

1.- Tu trabajo te aburre, no consigues aprender nada nuevo y sabes incesablemente que un día tras otro, estás haciendo lo mismo.

Imagen gratuita Banco Pixabay
2.- Estás tan ocupado trabajando, tan absorto, que no tienes tiempo para hacer absolutamente nada más, es decir, no tienes vida fuera de tu actividad laboral.

3.- Cuando consigues algún hito, nadie te recompensa ni económica ni verbalmente: los momentos importantes para ti pasan desapercibidos para tus compañeros y responsables.

4.- Tu salario no llega a fin de mes: no se trata de que quieras viajar todos los meses, pero tener la sensación de llegar a vivir sin la presión de la falta de dinero es importante para cualquier individuo, y tampoco ves la forma de progresar en tu actividad, ni por promoción interna ni por cambios laterales de posición que te permita obtener nuevas habilidades, mejorar tu empleabilidad.

5.-  No tienes referentes, ningún mentor ni guía que te ayude en la vorágine de cualquier organización, que sea tu faro, tanto para aprender como para apoyarte cuando tienes una buena idea y nadie quiere llevarla a cabo, en muchos casos, ni siquiera escucharla.


Una vez que llegamos aquí, empezaron a florecer muchas otras ideas: Odias el trayecto al trabajo, (sólo pensar en él te hace sudar) y además, cuando llegas, la hostilidad y la tensión es palpable; te molesta salir a tomar café con los demás, por mucho que sea una norma no escrita de buena relación, etc

En definitiva, llegamos a la conclusión de que en cualquiera de éstas situaciones, el problema principal no es la organización, eres tú, que de forma activa o pasiva, te has desvinculado de manera emocional de la organización y sea quien sea el que tenga la razón o los motivos, en muchos casos, no es suficiente hablarlo abiertamente con tu responsable: a veces, en beneficio propio, la mejor solución es dejar atrás ésta experiencia para permitirte aprender, seguir tu camino, ya que es bien sabido que aunque las generaciones de edad más avanzada siempre han buscado la estabilidad y dedicar su tiempo libre a sus hobbies, hoy en día, en la realidad líquida y fluida que vivimos, las generaciones más jóvenes buscan lo contrario: saben que el poder adquisitivo es posible que no llegue a ser el de las generaciones anteriores, así que renuncian a cambio de vivir más acorde con su estilo de vida, con las cosas que le motivan y le hacen feliz.

No se trata de que generación tiene la razón, son momentos históricos completamente diferentes y como tal hay que entenderlos, así que de nuevo, la reflexión fundamental a la que llegamos 2hs y un café después, es que lo importante es vivir cómodo contigo mismo, es la única forma.

Feliz semana!

11 de junio de 2018

5 principios para motivar al equipo


La fuerza del equipo viene de cada miembro.
La fuerza de cada miembro es el equipo.
Phil Jackson



A veces tienes la ocasión de aprender con y de alguien (en realidad siempre la tienes) para saber que cosas son las más efectivas para mantener viva la motivación y sobre todo, el reto, las ganas de hacer cosas por y para la organización.

A veces se confunde el liderazgo, el management y se hacen diferencias entre las pymes o micro empresas y las grandes Organizaciones, pero en realidad hay pequeños tips que afectan por igual a la falta de productividad de los miembros que componen y que tienen la responsabilidad de llevar adelante la misión de cualquier Empresa, tenga el tamaño que tenga.

¿cuántas veces has oído la frase de que lo importante es venir motivado de casa? ¿la compartes? Al margen de ella, lo único real es que cualquier responsable (de negocio, de personas…) con no desmotivar al equipo puede hacer lo suficiente para que las cosas funcionen.

Te detallo alguno de los errores más habituales que observo para saber si lo compartes, si añades alguna más a la lista, o cuales son aquellas que para ti suponen una descapitalización de cualquier proyecto.

1.- Querer gestionarlo todo. Es absurdo que te rodees del mejor equipo para tu proyecto, si no tienes pensado dejarles hacer lo que mejor saben, aquello en lo que son buenos y que disfrutan, por lo que sienten auténtica pasión; es importante marcar objetivos, pero no puedes indicarles el camino, deben ser ellos los que descubran como llegar, y al tiempo, puedes aprender nuevas formas o vías desconocidas hasta ese momento y que te pueden ser muy útiles.

2.- Cambiar los planes constantemente. Si eres de los que tienes una idea brillante por la mañana, y por la tarde la contraria… reflexiona, para, analiza las consecuencias de la decisión que vas a tomar antes de comunicarla, ya que no hay cosa que desmoralice más, que sea más frustrante que el cambio de planes sin continuidad, sin sentido… el hecho de no saber nunca cúal es la dirección correcta repercute necesariamente en negativo en todo el equipo.

3.-  No respetar los tiempos personales. Es verdad que vivimos un momento en que el trabajo es “líquido” no existe un horario cerrado en el que desarrollar tu actividad, y ser productivo, pero también es verdad que es muy sano que cada uno de los componentes del equipo sea dueño de su tiempo, el que decida, es decir: no abuses y pretendas que un colaborador esté pendiente de tus correos, tus llamadas o WhatsApp 24/7; no tenéis por que compartir las horas de fluir laboral, y es importante respetar los períodos de descanso; ese es uno de los poderes del trabajo por proyectos!

Banco Gratuito Pixabay
4.- No escuchar las ideas de los demás. A todos nos encanta tener nuestros 15mts de gloria y eso se traduce en la necesidad de ser escuchados; todos somos capaces de tener buenas ideas, que compartidas, pueden volverse brillantes, así que limitar la capacidad de contarlas es un error de principiantes para cualquier líder.

5.- Valora y reconoce el trabajo. Existen diferentes maneras de hacerlo, y aunque el dinero es un potente motor, no es el único así que si las cosas están funcionando, y el negocio fluye, recuerda agradecer al equipo el valor de hacerlo posible; desde un reconocimiento verbal a una prima económica por aportación, un viaje o una invitación al equipo a cenar, no dejes nunca de dar las gracias.


¿te animas a contar qué es lo que a ti te puede resultar más desmotivador?

Feliz semana!!

4 de junio de 2018

La felicidad es la clave del éxito

El éxito no es la clave de la felicidad. 
La felicidad es la clave del éxito
Albert Schweitzer

Ésta semana he tenido la ocasión de disfrutar de una charla con alguien a quién hacía mucho tiempo que no veía, siempre un rato de intercambio de opiniones y puesta al día es interesante, pero en ésta ocasión además, saqué un importante aprendizaje, a valorar y agradecer las cosas que pasan en tu día a día, la magia de la vida y del momento presente, de disfrutar cada momento como lo que en realidad es: único e irrepetible.

El día que empieza y no sientes que tienes motivos para levantarte empieza a preocuparte: ese día en el que dejas de ser feliz con lo que haces puede tener consecuencias, no para los demás sino para ti mismo: hacer algo que no te gusta, con lo que no estás de acuerdo, va a mermar sin duda alguna tu calidad de vida, y especialmente si te ocurre en el trabajo, donde tienes mucho tiempo que vivir junto a las personas del equipo.

Si no eres feliz en tu trabajo actual, puedes pensar en la trayectoria que te ha traído hasta él, valorar lo que has vivido a lo largo de los últimos años, la forma en que ha ido moldeando tu carácter y cómo ha ayudado para conseguir estar en la situación actual, pero si eso no es suficiente, existen al menos 5 cosas que pueden ayudar a que tomes perspectiva para tomar la decisión que consideres más adecuada.
Banco Gratuito Pixabay

No juzgues, aprende de los errores pero no creas que el mundo está en tu contra, no te des nunca por vencido, y evita los juicios de situación.

Se resilente, adquiere el hábito de recuperarte de la adversidad y aprender de ella: es la mejor forma para hacer grandes cosas.

Evita el rencor, propio o hacia los demás, es el mejor paso para ser más feliz.

Olvídate de los celos profesionales, sólo frenan tus objetivos y capacidades: hay que dejar que fluya la energía para que lleguen los éxitos.

Encuentra tu pasión, hay personas que lo consiguen con su posición laboral, pero si no es tu caso, busca otra motivación para disfrutar del trabajo actual.

No olvides que muchas veces, una situación de insatisfacción laboral, lo único que refleja es una incapacidad personal para saber lo que quieres hacer con tu vida, en que forma le das sentido a las cosas que necesitas hacer para que tu existencia tenga sentido y eso sólo se consigue a través del autoconocimiento; tal vez más allá del trabajo que estés desarrollando, el problema lo tengas en conocer el trabajo que quieres hacer, la forma en que quieres ganarte la vida, y sobre todo, que de forma a tus anhelos personales: no puede existir una disociación entre quién eres y lo que haces; el primero paso para ser feliz en cualquier trabajo es asumirlo, y por tanto, obrar en consecuencia. 

Feliz Semana!! 





Feliz Descanso

Ahora toca descansar Nada mas real que esta época del Año es la propicia para rebajar el ritmo, descansar, leer, salir de la rutin...