4 de septiembre de 2017

Volver, volver, volver...

Tengo que, nunca es 
un buen comienzo...

Llega la nueva temporada, el nuevo curso, y tal vez en mi caso pese a no tener hijos, aplico la vuelta como un inicio de año, en éste caso, con un nuevo proyecto, una nueva opción de aprender y emprender, de aportar y de compartir, no sólo experiencias sino, y lo más importante, vivencias... 

Formas de enriquecer el camino, la forma en que gestionamos nuestro camino, y al tiempo, en el que se lo hacemos sentir al cliente; la única forma razonable de aprender una vez tenemos consciencia de que pasa por involucrar a los participantes, es ayudar en la medida en que podemos a re-estructurarnos o bien, a desarrollar nuestras habilidades no sólo sociales, sino las emocionales, que son las competencias menos marcadas, menos transitadas en el camino de la formación reglada, y donde el desarrollo tiene un margen para aportarnos conocimiento que volquemos en la industria 4
Banco gratuito Pixabay
.0, en cualquier ámbito que laboralmente gestionamos o vivimos. 

Otros años, la vuelta de vacaciones ha generado esa sensación de post vacacional, ese sentimiento de tristeza y ambigüedad ante lo que llega, de "obligación" de vuelta a la rutina que esta vez no se provoca ni genera en mi estado.

Deseando embarcarme en mil aventuras, en otras, que me hagan sentir y seguir caminos desconocidos y me saquen de mi zona de confort, para poder seguir disfrutando del ser humano y esa maravillosa capacidad de sorprenderme, en toda su extensión.

Bienvenido Septiembre...

Feliz Semana, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...