6 de abril de 2015

De consultores y otras especies...


Últimamente he leído varios artículos, libros, mucho material  relacionado con la actividad de un consultor y cada uno de ellos me ha aportado y descubierto cosas, como no se espera menos de cualquier lectura, pero me han levantado una duda o reflexión que entiendo vinculada directamente al S.XXI que nos toca vivir: ¿Seguimos hablando hoy en día de consultor cuando pensamos en un partner o trabajo para una empresa vinculada a nosotros? 

Entiendo el consultor como una figura del pasado ya que aunque sepa un poco de todo y mucho de casi todo o de casi nada, ya no se concibe hoy en día como factible desarrollar un trabajo para un socio con el que no estés emocionalmente alineado y por descontado, profesionalmente no sólo capacitado sino también preparado.

Es evidente que llevamos años hablando, no sólo de la necesidad de cambio sino también de su gestión, y para muchos profesionales freelance, adaptarse a esta realidad ha supuesto un auténtico problema al encontrarse en unas reglas de juego que ya no conocían.

MorgueFile: FreePhoto
Me descubro a mi misma analizando de forma crítica el trabajo de cualquier externo que deja su reflexión sin involucrarse más allá en el trabajo diario, o como me gusta evidenciar, "sin mancharse las manos" en el trabajo de tu socio, y creo que no es posible cumplir con tu objetivo sin que esto ocurra; el concepto ya está inventado y se trabaja con el Interim Management desde hace algunos años e igual que veo muy acertada esta propuesta, me sigue faltando algo más...

Posiblemente el modelo consultor está agotado, tal vez no tiene futuro en un mundo tan intangible y cambiante, pero... ¿qué opciones le ofrece el mercado laboral a las empresas tradicionales o profesionales por cuenta ajena que sólo han conocido este modelo? ¿cómo tendrán que reinventarse para sobrevivir, y seguir manteniendo su nicho de mercado? 

¿sugerencias? You´re welcome!! :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...