3 de junio de 2013

Hablamos de motivación?

Hay una pregunta recurrente en cualquier formación o taller sobre motivación, y se produce cuando algún responsable de departamento pregunta que hacer para motivarse a si mismo...

Es obvio, que mantenerse motivado es una lucha constante, sobre todo por que a cada uno nos inspira una cosa diferente para levantarnos cada día con la energía suficiente para afrontar el reto que tenemos por delante; la clave de la automotivación radica sobre todo en nuestros pensamientos, aceptando que éstos pueden ser el motor de nuestras emociones, tanto positivas como negativas.

" No tenemos la culpa de
caer en un estado de ánimo negativo, 
Pero es nuestra responsabilidad salir de él "



La automotivación deriva de la responsabilidad que tenemos en la dirección de nuestros pensamientos, por lo que es evidente que si, que podemos influir y dirigir nuestros pensamientos, traduciéndolos en salud, calidad de vida, e incluso nuestro diálogo interno, que es con quién más tiempo hablamos!! 

Si alguna vez has gestionado un equipo, sabrás la importancia que tienen para cualquiera de tus colaboradores las palabras y la actitud con que trates con él; si le haces saber que tus expectativas respecto a él son altas, su actitud alimentará su autoestima y la voluntad de cumplir con ellas, pero si por contra se transmite poca credibilidad en el desarrollo o la capacidad de aprendizaje y adaptación de la persona... es mucho más fácil que fracase en el intento.

De igual manera, cuando un equipo se marca objetivos bajos pueden llegar a conseguirlos, pero nunca llegan a los objetivos de aquellos equipos que se los han marcado muy altos aunque puedan no llegar a cumplirlos, y esto es un ejemplo de la calidad del diálogo interno. 

Pero... ¿por qué perdemos la motivación? 

1.- Falta de autoconfianza, si yo no me creo a mi mismo, como voy a intentar que los demás lo hagan? o por qué como voy a intentar algo nuevo o diferente? 

La falta de autoconfianza suele ser la más frecuente para acabar con la motivación, y se produce porque estoy centrándome en lo negativo, y no soy capaz de ver mis logros, así que caigo en la espiral de dejar de intentar conseguir mi objetivo, ya que se mina la fortaleza mental y emocional ante la adversidad, pero debes recordar que la autodisciplina y la fortaleza mental se pueden reforzar si se trabajan... ¿cómo?

- Olvidándonos del sentimiento de víctima: "el mundo no me comprende", "pobre de mí"
-Hacer una lista de todas nuestras fortalezas y logros, y tenerla a mano para revisarla y ampliarla a medida que vayamos ganando confianza.
-Recordar como hemos salido de situaciones difíciles en el pasado.


2.- Falta de visión,  esto es, sino tengo claro que es lo que quiero, lo que realmente me importa, ¿por qué voy a hacer algo para llegar a conseguirlo? 

En cuanto a la visión, hay una pregunta esencial que todos deberíamos preguntarnos con cierta frecuencia:


 ¿qué da sentido a mi vida? 

Es frecuente que un profesional se queme cuando deja de hacer aquello que realmente le estimula, distanciándose de las personas que más le importan; así, cuanto más éxito tiene el profesional, se encuentra en mayor riesgo de alejarse de las actividades que le estimulan, tener menos tiempo para la reflexión y el disfrute; deja de estar, para sentirse presionado por lo  que tiene que hacer. Cuando nos falte visión, debemos dedicar tiempo a:

-Reflexionar sobre mis valores fundamentales, 
-Renovar y cultivar las relaciones sociales: interesarse por los demás, buscar la compañía que ayude en nuestro bienestar, que nos estimule intelectualmente.
-Cuidar la salud, hacer deporte o algo de ejercicio para cumplir la premisa de "mente sana in corpore sano"
-Soñar, date margen para renovar tus ideas y sueños, para visualizarte donde tú quieres, no dejes de soñar, pero no te quedes solo en los sueños! actúa.




3.- Falta de dirección,  se provoca cuando teniendo claro lo que quiero, es decir, tengo una visión, no tengo claro como alcanzarlo, me siento desorientado... así, ¿cómo voy a sentirme motivado para actuar? 

Para establecer un plan y llevar adelante nuestros sueños hay que definir:

-El primer paso, el que nos pondrá en el camino para nuestra visión (aclarando visión, cultivando las relaciones, cuidando la salud, o soñando)
-Ponerle una fecha, 
-Determinar si esa acción la vamos a hacer solos o en compañía.
-Una vez realizada la acción, apuntar todo lo positivo que nos haya aportado... y empezar a pensar ya en el 2º paso!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi mente es la llave

La gente no puede descubrir  nuevas tierras  hasta que tenga el valor  de perder de vista  la orilla André Gide El miedo al cambi...