De todos los medios que conducen a la suerte, 
los más seguros son la perseverancia y el trabajo.
Marie R. Reybaud



A veces, y sólo a veces, te descubres entendiendo una frase, un dicho, algo... que has oído durante años y de lo que no entendías el punto inicial ni el final, y otras veces, no necesitas, no quieres entender nada de lo que escuchas.

Ésta semana, me he encontrado por un rato en la primera de las situaciones: descubriendo el porqué, las razones, de alguna frase que yo creía incompleta: saber que alguien, al otro lado de un razonamiento compartía (o no) conmigo una idea, me ha ayudado a conseguir entender, lo cual, para una fanática del aprendizaje como yo, es una delicia.

Hablaba ésta semana con un amigo, compañero de fatigas, de como será nuestra vida dentro de unos años: ¿Qué puede esperar un consultor? ¿Además de que cambie su nombre, la de la profesión que desarrolla, qué puede esperar de su actividad? ¿en qué forma vamos a vernos afectados o respecto a qué áreas? ¿Es la nuestra una de las profesiones que un algoritmo informático hará variar?¿nuevos razonamientos, nuevas necesidades? eso es seguro, pero... acaso el trabajo de un consultor no trata de eso precisamente? puede variar en las materias que la empresa reclame, en las áreas que preocupen a un CEO pero no va a variar en lo sustancial, ésto es, en las dudas que siempre va a tener cualquier organización respecto a lo que está haciendo, la forma en que lo hace, o lo que debería estar haciendo y aún no hace; todo lo demás... es suposición! 

Me encanta saber (soy masoca, lo sé) que ésto es así, por que nada me realiza más que la obligación indirecta de actualizarme, de entender o conocer de primera mano, como está evolucionando la organización y el mundo: es una obligación respecto a la realidad que nos obliga o nos condiciona, y de alguna forma, una obligación de mantenerte actualizada, sana, y por supuesto actualizada!! 

Imagen Gratuita Banco Pixabay

Me encanta saber que sigo formando parte de los libros de historia futuros, que mi mente pertenece a una generación bien distinta a la que mi cuerpo responde, pero sobre todo, me siento una privilegiada de saber que mi interés, mi trabajo y mi perseverancia, me permite no sólo mantenerme actualizada, sino útil en el entorno, y al mismo tiempo, capaz de seguir desarrollando la realidad que quiero para el futuro de las generaciones venideras: sin trampa ni cartón, sabiendo simplemente que aquello por lo que trabajo tiene un sentido, un propósito que conozco y reconozco como un bien necesario...

Feliz semana!!