El éxito no es la clave de la felicidad;
la felicidad es la clave del éxito; si 
amas lo que haces, tendrás éxito.
Albert Schweitzer


Me encanta la motivación como conversación de café, últimamente parece tema recurrente y paradigma de salvación de muchos negocios; tal vez, asumido el proceso coaching como reflejo de una realidad que nos ha costado asumir, ahora tenemos que ir un paso más allá para poder intentar alcanzar la realidad que nos rodea.

Es evidente que la realidad de la empresa en la actualidad va por detrás de las personas, las inquietudes de cualquiera de los colaboradores es siempre un motor, no sólo de cambio sino en muchos casos, de provocación, y en esa situación... ¿Quién puede realmente decir cómo se motiva a una persona de tu equipo? pues tan fácil o tan complejo cómo conocerla: lo que para mi puede ser motor de cambio, para mi compañero de al lado puede ser un freno, y viceversa.

Ya no se trata de que nos interese lo mismo: el objetivo global es conjunto, eso nos une, es lo que tenemos en común, pero lo que nos mueve para llegar a él, es lo que nos hace además de diferentes, únicos y válidos e interesantes para el global.

A todos nos han pedido esforzarnos, ser profesionales, cambiar hábitos... pero ¿qué ocurre con la empresa? ¿Acaso no debe cambiar también hábitos? No por el colaborador, de manera egoísta por si misma y su supervivencia y posición de ventaja en un mercado global como el actual; es más fácil conocer los gustos y necesidades de tu mercado si conoces el entorno que le interesa, que necesitan...

Banco Gratuito Pixabay
Ésta semana he hablado con un empresario que tenía claro, que no sabía que hacer para que su equipo funcionase, pero lo más duro (para mi) fue descubrir que esperaba que todos ellos estuviesen contentos haciendo lo de siempre, sin cambios si quiera en transversal de posiciones laborales para aprender, para generar.

Es evidente que siempre la realidad supera la ficción, pero cuando crees que lo obvio está a la vista de todos, te encuentras islas, formas de trabajo que te reencuentran con tu actividad, y te ponen un caramelo en la mano cómo éste: en vez de ser el equipo el desmotivado, y sin ser consciente, es el propio empresario quién lo está: creencias auto limitantes que frena a todo el equipo.

¿motivación antes o despues que adaptación a la realidad? ¿motivación, o autoconocimiento?  no, en realidad, siempre juntas.

Feliz semana,