Educación no es preparación para la vida, 
Educación es la vida misma.
John Dewey


Hablaba hace poco con un amigo que además es compañero, de las diferentes vueltas que da la vida, y cómo nos sorprende cuando menos nos lo imaginamos.

Ha encontrado una oportunidad de negocio, un nicho de mercado,  donde todos encontraban adversidad, y me parece la foto que mejor refleja el momento actual que vivimos: comparte inquietudes formativas cómo yo con las llamadas nuevas generaciones, a partir de la Millennials y por supuesto la Generación Z, de la que ya hablé hace algunos años en éste mismo blog, ¿lo recuerdas? La convivencia de las generaciones lo llamé en aquel momento, y ésta semana volvió a ganar sentido...

Las habilidades de éstas nuevas generaciones, tienen poco que ver con las nuestras, con quienes fuimos criados antes, (diría demasiado antes por cómo evoluciona la tecnología, pero me niego a caer en esa trampa) y en definitiva, de lo que se trata es que si los valores son compartidos (y deben serlo para vivir en sociedad) necesitamos convivir en el ámbito laboral también.

Banco Gratuito Pixabay 
Él ha visto el nicho precisamente en el área de las habilidades empáticas de los Milliennials ya que ha sido posiblemente, una de las generaciones más formadas a nivel académico, acostumbrados a tenerlo todo para ya y en contraposición con la siguiente, que de pronto ha vuelto a poner en valor el esfuerzo y el compromiso.

No juzgo, es simplemente la realidad con la que vivimos, y es que queramos o no, mientras una era educada para creer que ser competitivo era el único camino, la siguiente ha descubierto que sin colaboración no puede sobrevivir.

¿qué generación es mejor? ¿Cuál lo ha tenido más fácil? personalmente prefiero dejar las peleas para otros, a mí sólo me interesa lo que entre todos podemos (y debemos) sumar...

¿has pensado ya cuál puede ser el nicho de mercado que ha encontrado mi amigo? Espero que pronto disfrutemos juntos de sus éxitos, por que será el de todos! 

Feliz semana,