No midas tu riqueza por el dinero que tienes
Mídela por aquellas cosas 
Que no cambiarías por dinero...


Hace poco al hilo de un debate en una mesa redonda, surgía la necesidad de aclarar que se entiende por seguridad laboral, y aunque el papel lo aguanta todo, y sobre él es evidente, cada vez  más las personas valoran los aspectos psicosociales y el bienestar emocional.

Cada vez más, las organizaciones reconocen y valoran el bienestar de sus colaboradores, conscientes de que cuanto más a gusto, más produces, y con trabajos de mejor calidad.

En un momento en que mayoritariamente se busca la productividad para gestionar la conciliación familiar e individual, es fundamental y un valor añadido que tú trabajo se desarrolle en un lugar que te permita conseguirla, más allá de las modas, es una necesidad en la era de la gestión del conocimiento y de la tecnología.

Banco Gratuito Pixabay
Un foro lleno de responsables de equipos, algún estudiante que empieza último curso, y unos cuantos gerentes después dieron una visión muy completa sobre la realidad que atravesamos; muchos cuadernos de notas se alzaban en el aula, y muchos bolis prestados para tomar buena nota (los más avezados tablet o smartphone en mano) y curiosamente, lo hacía el sector más avanzado en edad, no los más jóvenes...

Una curiosa estampa que no me atreví a retratar para no ofender a nadie, ni buscar un problema con la autorización por el uso de sus imágenes, pero se me ha quedado grabada a fuego: ¿qué anotaban con tanto ahínco? lo que le interesaba a los "potenciales candidatos" para incorporar talento en la organización: una selección encubierta en toda regla es lo que presencié sintiéndome privilegiada, y al mismo tiempo, agradecida de poder compartir ese rato con todos ellos; hay pocas maneras mejor de hacer una dinámica grupal, y valorar si los intereses de quienes interactúan, están acorde contigo y con tu equipo, con la organización.

El mundo cambia, todos lo sabemos y sólo tenemos la opción de cambiar con él, la adaptación no es algo que nos llegue de nuevo, Darwin ya lo corroboró y no existían departamentos de RRHH que hiciesen planes de formación a medida para ajustar las necesidades, así que si alguien todavía no lo ve claro, por favor que no deje de asistir a todos los eventos que tenga al alcance, por que los discursos suelen acabar reconociéndose, pero cada uno pone el acento en la parte que se ajusta mejor a nivel personal con sus inquietudes: no está permitido perder la oportunidad, y cuanto antes  nos pongamos en el camino antes llegaremos donde queremos ir.

Es verdad que ser moderador tiene sin sabores a veces, pero no hay la mayoría de los casos, dinero que pueda pagar cómo me hace sentir participar en éste tipo de eventos, sintiéndome una privilegiada por ser testigo en primera persona de la evolución de las prioridades generacionales, y casi siempre acabo con la misma reflexión con la que tantas veces, me callaba mi padre: "Cállate, o para ser justos,tendrás que pagar tú por que te dejen hacer ésto la próxima vez"

Feliz semana...