La mayor recompensa de nuestro trabajo 
no es lo que nos pagan por él, sino aquello 
en lo que nos convierte.
John Ruskin


Una de las cosas que inevitablemente ha cambiado la tecnología, es la forma en que nos rodeamos y comunicamos no sólo en el ámbito personal, sino también en el profesional.

Hace años que todos aquellos que nos relacionamos directa e indirectamente con la formación, luchamos para "el buen uso" de las redes sociales por parte de aquellos con quien trabajamos, e intentamos hacerles partícipes de las consecuencias de no hacerlo de una forma correcta, cómo puede afectar a nuestro día a día;pese a ello, es una realidad que las redes, el perfil público que todos tenemos queramos o no, (la ausencia en ellas también transmite una imagen de quién eres, no lo olvides) te da una visión muy genérica de la persona con la que tratas, saber que opina, que siente o cómo se relaciona con su entorno en alguna de las redes sociales (o en todas, por supuesto) te ayuda a entender la forma en que tú podrás acercarte, o el tipo de relación que podéis tener.

La vuelta a la rutina del invierno, hace que, en una de las charlas con compañeros de fatigas, surgiese compartir la alegría de una persona a quién aprecio mucho ya que al incorporarse a un nuevo proyecto, ha tenido el placer de poner en valor la pasión que le mueve: después de 3 años buscando trabajo intensamente, tener un blog le ha servido para llegar a una nueva oportunidad laboral, antes una ponencia en un congreso en otra comunidad autónoma, nuevos contactos y know-how... oírla hablar genera la seguridad de que amando lo que haces llegarás a las metas que te propongas, y es que una persona de 47 años, parada de larga duración y con una hija, ha sido la seleccionada para gestionar una oficina, para asumir la responsabilidad de la cuenta, y para poder gestionar el crecimiento del negocio.

Intento continuar mi línea de apostolado, hacer lo que amas es la única forma de asegurar que todo va a ir bien, de obtener los resultados que buscas, acompañándolo siempre del tesón, del buen hacer, de superar los días malos (que los hay) y seguir apostando con mente fría, por una vida a medida.

Banco Gratuito Pixabay
¿cuántos de vosotros estáis ya en el camino de hacer lo que amáis? Sea un blog, un influencer de youtube, o simplemente, una persona que con tesón se exija cumplir con sus propios objetivos, no los marcados  por el exterior, no dejándose influir, simplemente siendo consciente que tener un trabajo no es tener un empleo, sabiendo diferenciar lo que esperas de los recursos que tenemos disponibles y la forma en que mejor los podremos aprovechar.

Si aún no lo has hecho, ha llegado la hora de desengrasar el corazón y ponerlo a punto.

Feliz semana,