Por qué he de temer a los cambios? 
Toda la vida es un cambio
H.G.Wells


A veces, dejar una organización es como dejar una vivienda: hacer una mudanza remueve, te hace visible además de un montón de sentimientos un montón de dudas y alegrías, recuerdos en definitiva que te ayudan a avanzar.

Esta semana he vivido en primera persona las 2 cosas, la mudanza es propia, pero he hablado con un compañero de cuando yo empezaba a trabajar, que sólo hoy, 20 años después, se ha atrevido a dar un salto cualitativo en su vida; comentar que está asustado es absurdo, verdad?

Ha cumplido una edad, y hoy en día atreverse cumplidos los 45 años parece ciencia ficción, pero sin embargo él se siente seguro con lo que está haciendo, y yo, muy emocionada por él.

No sé si es más fácil que todos hayamos vivido una mudanza o un cambio de empleo, pero en ambos casos, la curva de aprendizaje y adaptación al cambio es dura, es continua, y sobre todo es necesaria…

Banco Propio
Sigue vigente la ley de que no abandonamos organizaciones, sólo dejamos a nuestros jefes, a los mandos medios que tanto nos limitan y que tan poco saben de gestión de talento todavía.

Aprendamos a aprender, generemos la necesidad de gusto por el cambio y disfrutemos con ello… y hagamos partícipes a la familia, por que si algo me duele o preocupa es que su entorno no le apoye; cuando uno tiene clara su propuesta de valor, sabe para lo que es bueno, y en que es capaz de ser mejor que la mayoría, incluso, que todos, a luchar por ese éxito; se trata de vivir haciendo felices a los que nos rodean y nos quieren, verdad?

Pues eso sólo ocurre haciéndonos felices a nosotros…

Feliz semana