Todo es difícil, y todo 
lo que vale la pena es difícil
Havey Keitel


Cuando tienes una mala semana, un mal día en el plano personal y tienes obligaciones por cumplir, hay un punto en el que te planteas si merece la pena seguir…

Los compromisos adquiridos, las obligaciones con clientes, socios o tu propia familia, el entorno te hace tirar y no bajarte del mundo. Esta semana he tenido la posibilidad de encontrarme cara a cara con un grupo de personas para hablarles sobre tácticas efectivas de presentación de proyectos, lo que viene siendo un elevator speach y lo que un inversos espera conocer y la forma en la que atrapar su interés.

Preparando esa ponencia, repasando mentalmente alguno de los momentos que he vivido a lo largo de esta etapa que hace YA 3 años comenzó, me di cuenta de lo importante que era y lo necesario para mi volver a retomar el completo de mi actividad, pese a las dificultades del plano personal que me ha tenido alejada de este espacio unas semanas, gracias a esos maravillosos equipos y su aportación a mi tranquilidad me he sentido con fuerzas para volver, esta vez si cabe más convencida y agradecida de todo lo que estoy viviendo, pero sobre todo, por todo lo que me rodea que me ayuda a ser mejor y mejor cada día.

Cuando hablamos de mentoring o coaching, me gusta recordar que emprender es la mejor manera de ser coach y coachee todo a la vez, y todo en la misma persona; te desdoblas, y acabas aprendiendo y viviendo la experiencia de 2 maneras muy contradictorias y complementarias; posiblemente esta semana, gracias a la energía limpia, a la solar y a las casas eficientes, he llegado a una pregunta, pero sobre todo a una respuesta poderosa… para mi!

En esta ocasión, en vez de una foto, comparto un link de esa chispa que me ha devuelto la sonrisa, espero que os guste 

Proyecto de biomasa, tan cerca, tan importante para la sostenibilidad...

Banco Imágenes de Google


Siempre digo que enseñar, que formar y acompañar en un proceso a cualquier organización es aprender dos veces; me siento feliz de poder hacerlo hoy con todo lo vivido a lo largo de este tiempo alejada del blog; prometo no volver a hacerlo sin una buena, muy buena causa…


Feliz semana