La confianza en uno mismo es el primer peldaño
para ascender la escalera del éxito.
Ralph Waldo Emerson

Trabajar personas, desarrollar habilidades y conseguir mejoras  en la actitud de cada participante a un taller es un mantra para mi; desarrollar la capacidad para ver y para hacerse preguntas, una obligación, y es por ello que esta semana me siento muy orgullosa de un grupo de personas que con tan sólo 22 años de media, han sabido entender y asumir como propio el discurso del esfuerzo y de la necesidad de hacer algo que les guste como motor de cambio y motivación.

No se puede pasar de 0 a 100 en nada, hace falta tiempo y entrenamiento para conseguir nuestras metas y objetivos, pero es verdad que siempre un primer impulso va a ser el responsable de que nos sintamos con fuerzas y ganas para dar los siguientes pasos y atreverse a aprender y salir de la zona de confort.

A veces sientes que nada tiene sentido y de pronto cada pieza encaja, es agradable saber que eres capaz de dar pautas para un camino tan apasionante como incierto, con bajadas, subidas, y por supuesto!! juegos y cambios de destino inimaginables, que nos hace la vida mucho más divertida... a veces.

No puedo decir que todo sea perfecto, ni que lo parezca, pero si es verdad que las generaciones líquidas que nos toca vivir, sentimos como lógicos los cambios que el sistema nos plantea y la adaptación nuevamente, es un rasgo necesario para sobrevivir.

Banco Gratuito Pixabay
Tal vez, lo que más he añorado en este grupo de personas es no haber tenido más sesiones para gestionar más herramientas con ellos, y darles una visión más profunda; a día de hoy están completos, tienen el kit básico, pero siempre parece poco cuando hablamos de enfrentarnos a uno mismo, y el sentido de protección aflora.

Estoy convencida que les irá bien, pero en cualquier caso, me quedo con la resistencia al cambio de no saber que pasa, a empezar a asumir que estás haciendo lo que realmente quieres, de una manera consciente.

Feliz semana,