31 de octubre de 2016

Versión sobre personas del Principio de Peter

Versión sobre personas del Principio de Peter
lunes, octubre 31, 2016


Una oportunidad significa estar dispuesto a entrar en acción.
Estar dispuesto a entrar en acción significa estar dispuesto a asumir un riesgo.
Estar dispuesto a asumir un riesgo significa estar dispuesto a adoptar un cambio.
Luego, Oportunidad = Acción + Riesgo=Cambio
Michael Levine


Hace el tiempo suficiente que estoy trabajando para haberle encontrado sentido en carne propia a lo que refleja esta afirmación. A veces, te plantean retos, te dan oportunidades y cuando decides que si, que te subes... corres el riesgo de caerte, o de que las cosas no sean como esperas (en realidad, no suelen serlo) 

Todo este "entramado" de oportunidades, acción, riesgo y cambios vienen propiciados por un eje central, que son las personas que conforman cada proyecto y con los que debes rozar en el día a día.

Sueles pasar más tiempo con ellos que con tu propia familia, y en muchos casos los conoces mejor, por que la objetividad hace que resulte la mirada mucho más nítida que desde el cariño.

Siempre me ha parecido una cita que determina a la perfección el principio de Peter, en el que cada empleado asciende hasta su nivel de incompetencia, y en ese sentido es en cualquier forma importante tener claro con quién nos sentimos cómodos sabiéndonos vulnerables; me explico, hoy en día, dado que la verticalidad organizacional se cae por su propio peso, y es difícil mantener estructuras rígidas con un liderazgo formal, cada vez más, las organizaciones buscan ese "talento" entre afines; los conocimientos, las aptitudes se pueden aprender, de hecho se hace a diario, pero es importante la voluntad: trabajar con alguien que "no siente los colores", que no tiene intención de aprender nada, o que no es consciente de las cosas que debe aprender es un problema; las ganas de aprender, de ser constructivo, eso no se puede enseñar... se tiene o no se tiene.

Banco Gratuito Pixabay
Esta semana he vivido una selección para un ascenso y me he quedado perpleja ante el cambio de actitud radical de la persona que vivía el proceso en cuanto sintió sobre si, la posibilidad real de un cambio. ¿Cómo entiende un ser humano que se supone racional e inteligente, el trabajo en equipo? ¿Cómo es posible que digas ser creyente de una relación sana y tranquila entre compañeros, y que la primera ocasión que tienes de despuntar, lo primero que hagas sea justo intentar pisar la cabeza de la persona que también opta al puesto? 

Como siempre digo, el ser humano es maravilloso, y no es menos cierto que todos somos diferentes, pero me sigue sorprendiendo la incapacidad manifiesta para entender, que cualquier organización, en uno u otro modo, es un gran hermano donde cualquier charla o paso se conoce, y que es mejor pecar de discreto que abrir la boca y demostrar que no tienes nada  saludable que decir.

¿Es necesario que os cuente cómo acabó la prueba? ¿qué opina el responsable sobre esa persona? es evidente que necesita ayuda, que tiene que tener a alguien a su lado, pero va a tener que seguir buscando entre las opciones al puesto, hasta que descubra ese mirlo blanco que espera su oportunidad. 

Feliz semana, y por favor, si no tenéis nada bueno que decir, no digáis nada... y si se os da lo oportunidad de cambiar de funciones, recordad que lo primero que debéis cambiar es vuestra mentalidad si esperáis que por clavar la más certera puñalada vais a ser el bendecido por la gloria del ascenso.




24 de octubre de 2016

La serendipia en el trabajo

La serendipia en el trabajo
lunes, octubre 24, 2016

He aprendido que el mundo quiere vivir en la cima de la montaña,
sin saber que la verdadera felicidad está en la forma 
de subir la escarpada.
Gabriel García Márquez

Hace años que quiero aprender a hacer café en una máquina de cafetería, supongo que es uno de esos sueños infantiles por no haber trabajado nunca en el sector, y hace unos días, me encontré con una amiga que sin saber nada de esto, me ofreció la posibilidad de cumplir ese sueño; cuando le conté el tiempo que hacía que lo deseaba, no podía creer que para mi algo tan básico y monótono para ella, fuese una ilusión cumplida para mi.

A veces en el trabajo ocurre lo mismo, y es que en alguna ocasión me he desesperado, he luchado, he intentado justificar algunas decisiones para mejorar el rendimiento colectivo, y siempre, han finalizado mal, o por falta de tiempo, de compromiso, de equipo...

Hace un tiempo trabajo con un cliente, del que cada día aprendo, y con el que formo un buen equipo ya que la objetividad de mi tarea permite estar dentro y fuera a la vez, ser objetiva y mirar en perspectiva las consecuencias, en definitiva, gestionar de manera adecuada la estrategia con todo lo que tienes al alcance para unirlo al éxito empresarial.

Por esa misma serendipia de la que hablo, es fácil entender la alegría cuando recibes una llamada de teléfono, un mail... varias propuestas de trabajo salidas del día a día, de la gente con la que te rodeas, no por tu figura pública (qué también) sino por tu figura offline con la que pueden contar en cada hora, cada día, cada momento cuando me necesitan.

Imagen gratuita Banco Pixabay
Muchas veces te sientes triste, crees que no vas a conseguir nunca aquello que te has propuesto, o  por lo que has luchado, y cualquier día, casi sin darte cuenta, llegas a ese momento de agenda completa, o de proyectos ilusionantes y motivadores, llega la gestión de otra parte de tu vida, que es aquella en la que consigues un sueño, un objetivo y eres consciente de que ya no te tienes que preocupar de llegar, sino por mantenerte con cordura y equilibrio a nivel personal,y  por supuesto, profesional.

Bendita serendipia, bendito café de cafetera (por cierto, no me gustó ni la mitad de cuando me lo tira un profesional! pero lo importante no era el sabor en esa ocasión) y bendita transición del mundo on-line al off-line; empieza a ser como el huevo y la gallina, ya no sabes si antes te conocieron por tu presencia física o por tus fotos, tus post y tus frases, pero en cualquier caso, por la suma y los diferentes caminos que transitas a diario, has conseguido el objetivo.

Ahora sólo toca... empezar a subir un pico diferente, utilizando tal vez el camino menos convencional, y volver a aprender, a cometer errores, a disfrutar con cada paso.

Feliz semana! 


17 de octubre de 2016

Atrévete a verte

Atrévete a verte
lunes, octubre 17, 2016


Intenta no volverte un hombre de éxito, 
sino un hombre de valor.
Albert Einstein


Nadie ha dicho, que gestionar personas sea sencillo, verdad? La realidad a la que día a día debemos hacer frente señala que en las lecciones que cada uno de nosotros debe aprender, está escondido el secreto de nuestro éxito profesional, no del personal.

Banco Gratuito Pixabay
El tema valores, afecta por supuesto a nuestra psique, así que es relativamente sencillo que podamos canalizar y enumerar los nuestros, pero... ¿Somos igual de conscientes con el éxito que tenemos?

Esta semana hablaba con un cliente, y además amigo, sobre la importancia del reconocimiento de tus logros, pero le ponía el acento sobre el tipo de logros que le interesaban; a nivel laboral está contento, tiene una empresa que funciona, 14 puestos de trabajo que necesitan aumentar, y sin embargo, tiene muchos problemas en el ámbito personal para relacionarse con las personas con las que se encuentra, le resulta difícil encontrarse con gente con quien compartir valores, o simplemente, que respeten los de él.

Es curioso como hablábamos de un patrón que se repite, y es que no sólo los actores o los cantantes, cuando se suben al escenario  se transforman, sino que hay un determinado tipo de personas que cuando cierran la puerta de su negocio se vuelven grises, anodinos, con poca iniciativa para dirigir u organizar, así que necesitan en su plano familiar que les marquen y a la vez que no les hieran dominándolos.

Una persona con la que trabaja mano a mano, es justo lo opuesto: tiene claros los tiempos, sabe que debe hacer en cada momento (conoce a la perfección el terreno, está desde el principio en la empresa) y es sigilosa en el día a día; siempre espera, siempre vigilante, lo que podría ser un segundón perfecto, sin ánimo de visibilidad y sin embargo una pieza clave en la organización por la serenidad que es capaz de mostrar, que no de tener, y en cuanto cierra las puertas del trabajo, se convierte en locuaz, el alma de cualquier fiesta.

Forman un equipo fantástico en lo profesional, y ambos comparten el éxito de la actividad, sin embargo en lo personal sólo uno ha sido capaz de entender el juego del trabajo, y ha caminado, no sin un trabajo extra, hacia una liberación mental para entender las reglas y canalizar su energía. 

Me he encontrado esta semana con una infografía que refleja a la perfección esa transformación que reconozco en varios clientes: aquellos que son capaces de comerse el mundo por que tienen la estrategia en la cabeza, son visionarios de su actividad, y que en cuanto se encuentran rodeados de personas en el bar, en un teatro, o de excursión, serían incapaces de levantar la voz aunque esté viendo el mayor de los errores de actitud.

Si estamos de acuerdo en lo difícil que es gestionar a otros... ¿Qué opinas de la gestión propia? en comparación con identificar y gestionar nuestro ego, el de otros se vuelve un juego de niños, y en función de la actividad que desarrolles puede ser lesivo para el entorno; recuerda esto cuando vuelvas al trabajo, mira con ojos nuevos lo que ocurre alrededor, date una oportunidad, por que tal vez, lo que está pasando en tu entorno tiene más que ver con lo que debes solucionar tú contigo mismo, que con los demás.

Feliz semana, 




10 de octubre de 2016

La resilencia del líder

La resilencia del líder
lunes, octubre 10, 2016

He sido un hombre afortunado en la vida; 
nada me fue fácil
Sigmund Freud


Esta semana he estado hablando con un cliente, al margen del cuadro de mando que estamos trabajando, sobre una situación que cada vez vivimos de forma más directa y perceptible en la mayoría de organizaciones: la falta de tiempo, de espacio para pensar y reunirse con el equipo, de necesidades de negocio y familiares, de la falta de capacidad para reunir a más de 4 personas a la vez sin que suene un teléfono, una alarma de proveedor, o incluso, un pedido que debe salir si o sí en ese momento.

La tecnología, herramientas a disposición del ser humano para facilitar en teoría las cosas, y al mismo tiempo, armas que nos complican el día a día y nos hacen esclavos de una serie de contraseñas y prioridades que en muchos casos, nada tienen que ver con las personales.

Somos evolutivos, nos adaptamos, no tengo duda que a esta situación también, pero... ¿somos conscientes del esfuerzo que desarrolla cada persona que gestiona un equipo, o que lidera una organización, para sacar una sonrisa del equipo, y saber como volver efectivo el trabajo sin herir ni volver opaco a nadie? 
Imagen gratuita Banco Pixabay

Es verdad que hay personas con las que a todos nos gusta trabajar, nos hacen sentir cómodos, nos alegran el día con su mera presencia, y al mismo tiempo, nos hacen partícipes de su energía, pero... ¿Es esa energía natural o forma parte de un rol bien aprendido? 

Siempre he oído hablar de la soledad del líder, pero cada vez me vuelvo más consciente de ella, y de la importancia de un café con alguien ajeno a la vorágine del día a día; todos somos humanos, y tener la posibilidad de confiar en alguien sin que le busque más lecturas a cualquier frase, es más que recomendable, una obligación.

Hoy en día se escriben páginas enteras, se hacen teorías sobre este tipo de gestores de personas, se opina, se intenta normalizar sus capacidades, se da por supuesto que todos podemos hacerlo...

¿Alguien sería capaz de vivir sin hablar, o midiendo constantemente lo que dice? Pues los hay... viven entre nosotros, cada vez están más cerca, y me siento realmente orgullosa de poder tomarme ese café con alguno de ellos de vez en cuando, me sirve, y sobre todo, me vuelve más consciente del mundo que vivimos.

Para un líder, tampoco nada es fácil, y a veces, dependiente de cada uno de nosotros mismos, tampoco estoy segura de que merezca la pena...

Feliz semana



3 de octubre de 2016

La Colaboración: Mundo Maker

La Colaboración: Mundo Maker
lunes, octubre 03, 2016

Con constancia se puede adquirir confianza en
la propia capacidad para hacer cosas por si mismo, 
y éste es uno de los aspectos que producen
más satisfacciones en esta vida.
John Seymour

Esta semana me he sorprendido escuchando hablar sobre la colaboración, el mundo eco y la financiación en un entorno maker que nace del entorno tecnológico...

La inmesidad del cambio que vivimos es abrumador, ver en directo cómo se hace una silla o una mesa con una máquina 3D es indescriptible cuando se trata de reflejar la realidad que nos rodea, y con la que convivimos, pero hablar con alguien que serenamente se "enamora" de placas para soldar, de un casco que es capaz de reflejar si un color o una canción te hace sentir bien, triste, tranquila... y que directamente te diga que la impresora  3D ya está muy vista...

Imagen Gratuita Pixabay
Tener la sensación que ya es conocida que dentro de un mundo caben muchos, y como a través de un BlablaCar puedes compartir trayecto con personas tan diferentes a ti sin conocerlas, y con las que tienes mucho en común sin saberlo, cuando la distancia generacional aflora, todo eso no tiene igual; a veces es necesario dejarse llevar por la intuición y dejar fuera los prejuicios para vivir experiencias que de otra forma serían impensables.

Sin duda, es una experiencia muy recomendable y al mismo tiempo, en mi caso, la constatación de que la colaboración está más viva que nunca, y que efectivamente, sea por necesidad o por inquietud intelectual, es muy recomendable dejarse llevar por esta nueva generación capaz de organizar a través de un Trello o un Asana, una feria sin perder la compostura, y auto-organizarse de manera eficiente y eficaz sin sacarse la sonrisa.

Por primera vez si me he sentido mayor, he entendido (que no asumido) que empiezo a estar del lado de la experiencia, pero ha sido realmente gratificante saber que debía callar, y dejar fluir tantas ideas y energía: delegación y control hasta asegurar el éxito del proyecto...

Otra forma más de colaborar, espero que la experiencia haya sido igual de satisfactoria para todos los que la hemos vivido... 

Feliz semana!