Nuestro destino nunca es un lugar, 
sino una nueva forma de ver las cosas

Existen días y días, semanas y semanas, momentos en los que cambiarías casi cualquier cosa por que un proyecto saliese bien, no se atragantase y fuese asequible al conjunto del equipo antes de tener que tirar la toalla.

A veces también ocurre cuando trabajas para ti, que siendo consciente de lo que estás haciendo, puedes asumir cambios con el objetivo claro de mejorar la perspectiva y poder ser más útil y productivo dentro de cualquier propuesta de valor a la que estás contribuyendo.

He contado muchas veces ya a través de estas líneas la importancia que para mi tiene la formación, la inquietud por los niños es innata, y tal vez lo sea desde el punto de vista más egoísta, ya que ellos van a ser mis clientes mañana: me gusta estar cerca, y saber como piensan y sienten, que les preocupa, y en la medida de lo posible, poner en marcha con ellos la habilidad del trabajo en equipo y la cooperación: esos mantras que luego como adultos desvirtuamos en el mejor de los casos, y en otros, ni siquiera se llegan a poner en marcha.

Actividad siempre gratificante para mi, la docencia me permite descubrir con los ojos de las personas con las que comparto aula, como entienden los conocimientos adquiridos, las posibilidades de desarrollo que ofrece compartir conocimiento, y en el caso de los más pequeños, de cambiar constantemente la visión sobre el mundo que ellos conocen, ya que cada charla, cada vez que interaccionas con ellos en el aula, sus posibilidades de crecer en el amplio sentido de la palabra, aumentan.

Imagen Gratuita Pixabay
Tengo la posibilidad de estar en contacto con ellos muy pocas hs a la semana, pero reconozco que me siento afortunada, una privilegiada por poder aprender de ellos, y es que como suele ocurrir casi siempre que uno entra en un aula con un grupo, aprendes más de los que te acompañan, que ellos de ti. 

Es muy posible que el conocimiento como tal, cualquiera lo podemos encontrar en un libro, pero la capacidad para emocionarse, para comprender, esa neurona que se activa con cada persona cuando entiendes la forma en que asimila conocimiento ( soy muy fan la la teoría de las inteligencias múltiples) y a la vez, lo mucho que cada uno de nosotros disfrutamos cuando nos saben llegar...

No puedo dejar de estar agradecida, de ser inmensamente feliz por tener la posibilidad de seguir "jugando" como una niña, en este mundo de adultos...