Una oportunidad significa estar dispuesto a entrar en acción.
Estar dispuesto a entrar en acción significa estar dispuesto a asumir un riesgo.
Estar dispuesto a asumir un riesgo significa estar dispuesto a adoptar un cambio.
Luego, Oportunidad = Acción + Riesgo=Cambio
Michael Levine


Hace el tiempo suficiente que estoy trabajando para haberle encontrado sentido en carne propia a lo que refleja esta afirmación. A veces, te plantean retos, te dan oportunidades y cuando decides que si, que te subes... corres el riesgo de caerte, o de que las cosas no sean como esperas (en realidad, no suelen serlo) 

Todo este "entramado" de oportunidades, acción, riesgo y cambios vienen propiciados por un eje central, que son las personas que conforman cada proyecto y con los que debes rozar en el día a día.

Sueles pasar más tiempo con ellos que con tu propia familia, y en muchos casos los conoces mejor, por que la objetividad hace que resulte la mirada mucho más nítida que desde el cariño.

Siempre me ha parecido una cita que determina a la perfección el principio de Peter, en el que cada empleado asciende hasta su nivel de incompetencia, y en ese sentido es en cualquier forma importante tener claro con quién nos sentimos cómodos sabiéndonos vulnerables; me explico, hoy en día, dado que la verticalidad organizacional se cae por su propio peso, y es difícil mantener estructuras rígidas con un liderazgo formal, cada vez más, las organizaciones buscan ese "talento" entre afines; los conocimientos, las aptitudes se pueden aprender, de hecho se hace a diario, pero es importante la voluntad: trabajar con alguien que "no siente los colores", que no tiene intención de aprender nada, o que no es consciente de las cosas que debe aprender es un problema; las ganas de aprender, de ser constructivo, eso no se puede enseñar... se tiene o no se tiene.

Banco Gratuito Pixabay
Esta semana he vivido una selección para un ascenso y me he quedado perpleja ante el cambio de actitud radical de la persona que vivía el proceso en cuanto sintió sobre si, la posibilidad real de un cambio. ¿Cómo entiende un ser humano que se supone racional e inteligente, el trabajo en equipo? ¿Cómo es posible que digas ser creyente de una relación sana y tranquila entre compañeros, y que la primera ocasión que tienes de despuntar, lo primero que hagas sea justo intentar pisar la cabeza de la persona que también opta al puesto? 

Como siempre digo, el ser humano es maravilloso, y no es menos cierto que todos somos diferentes, pero me sigue sorprendiendo la incapacidad manifiesta para entender, que cualquier organización, en uno u otro modo, es un gran hermano donde cualquier charla o paso se conoce, y que es mejor pecar de discreto que abrir la boca y demostrar que no tienes nada  saludable que decir.

¿Es necesario que os cuente cómo acabó la prueba? ¿qué opina el responsable sobre esa persona? es evidente que necesita ayuda, que tiene que tener a alguien a su lado, pero va a tener que seguir buscando entre las opciones al puesto, hasta que descubra ese mirlo blanco que espera su oportunidad. 

Feliz semana, y por favor, si no tenéis nada bueno que decir, no digáis nada... y si se os da lo oportunidad de cambiar de funciones, recordad que lo primero que debéis cambiar es vuestra mentalidad si esperáis que por clavar la más certera puñalada vais a ser el bendecido por la gloria del ascenso.