Todas las promesas de mi amor, 
se irán contigo...

Esta semana me ha tocado trabajar con un equipo que aspira a ser de alto rendimiento, y en el que se reúnen los condimentos adecuados para una "tormenta perfecta", es decir: aspira a ser de alto rendimiento y a la vez, tiene sabia muy nueva y muy vieja: personas decididas a que "esto se ha hecho así toda la vida" frente a la visión de ¿y por qué no...? 

Por supuesto, el vete y ven del ajetreo diario, la obligación de negocio, ha provocado ya las primeras sacudidas, y entre ellas, las primeras "caídas en batalla", una persona que se va por que encuentra otra cosa mejor, otra que tiene un problema de salud... y aquella que tiene la franqueza y la valentía de decir, me voy y lo hago por que no aguanto más a mi jefe... todo aquello que era idílico al llegar, cuando comenzaba la batalla, hoy en día se ha vuelto un ambiente enrarecido, un ambiente insoportable en definitiva, que ha provocado un nuevo rumbo para nada aleatorio y previsible en un % muy alto: el principio del fin... renovarse o morir.

No se puede, es inviable, en un estado de cambio constante tener unas premisas fijas de partida y de llegada, un punto que se considere invariable para llegar a ninguna parte diferente de la que se ha ido ya, por diferentes vías, y en distintas ocasiones, es decir, hacer siempre lo mismo y pretender que te llegue a nuevos caminos, a nuevas metas.

La sensación de impotencia es grande, hay que reconocer que no es agradable, pero también es cierto que cada historia debe seguir su curso, y cada vida, su camino, así que en cuanto notas que ya tu sitio ha "bailado" o ha dejado de ser el que era, es lógico buscar tu nuevo punto de equilibrio; me queda preguntarme si con esos mandos intermedios se podía haber trabajado más,o de forma distinta, pero es bien cierto que lo importante también es que la dirección esté 100% comprometido con los cambios y las nuevas rutas, o la adaptación al medio, y cuando eso no se produce... puedes opinar, acompañar y ayudar en el camino, pero no puedes hacer nada por que las cosas tomen un rumbo diferente al esperado si es el que la dirección está dispuesta a buscar y a asumir.
Imagen gratuita Banco Pixabay

De nuevo ante la situación de personas muy válidas que buscan una opción laboral que reconozca sus méritos... ¿necesitas compañeros de viaje en tu proyecto? no dejes que el orgullo te arrincone; que tus colaboradores tengan ideas frescas y nuevas, puede ser lo mejor que te ocurra en años, tal vez, en la vida del proyecto: no dejes que nadie se te escape por el miedo a la inteligencia, a la innovación y a la disrupción.

Tal vez cuando te arrepientas sea tarde, y a decir verdad,  no siempre hay tiempo...

No dejes que se vaya alguien por que tu ego sea más fuerte que tu razón, recuerda en esos casos que las personas huyen de un mal jefe, no de un mal proyecto!!! ;)

Feliz inicio de semana,