Incluso la gente que afirma que 
no podemos hacer nada para 
cambiar nuestro destino, 
mira antes de cruzar la calle.
Stephen Hawking

Tal vez sea por eso, o tal vez por que cada vez más las personas que gestionan personas necesitan desarrollar equipos que le ayuden, igual que las responsabilidades, que también los proyectos sean parte de todos y no sólo de una cabeza visible ya que es mucho más fácil encontrar soluciones y puntos de vista diferentes cuando varias cabezas se enfrentan al mismo reto; las perspectivas complementarias, y en mucho caso las ideas "locas" cobran sentido cuando las pones sobre papel, e incluso mejor, cuando las compartes con otra persona que vive tu día a día y la meta se vuelve común: eso ayuda a que todas las manos se vuelvan para apoyar la tuya, y ayudan a que ninguno se caiga, o sólo aquel que realmente no debe formar parte del equipo.

He tenido la oportunidad esta semana de trabajar un plan estratégico para una empresa que se encuentra en pleno proceso de "reciclaje" y aunque es un proceso del medio, largo plazo, las primeras impresiones han sido muy interesantes, y han inspirado esta entrada...

¿cómo es posible que un equipo adulto, en estos momentos, sea incapaz de mirarse a los ojos con un CEO delante, para contar sus opiniones, para indicar que cosas son mejorables o al menos, dignas de atención? 

Es inviable  que cualquier proyecto pueda salir bien y adelante si el equipo que lo forma, y especialmente el responsable de su desarrollo, no es capaz de ser asertivo, cada uno en su forma, cada uno desde su óptica, no estamos trabajando en equipo...

Banco Gratuito Pixabay
Hablamos tanto, tantas veces de la importancia de estar juntos, de no estar aislados, de poder confiar y generar sinergias que cuando llega la ocasión nos encontramos diciendo o haciendo justo lo contrario a lo que deberíamos estar gestionando; una de las grandes virtudes del trabajo en equipo debe ser que alguien tenga la confianza para decirte que cosas son mejorables sin atacarte a nivel personal, eso es lo único que no es aceptable: puedes, e incluso debes, juzgar una actuación equívoca, jamás a la persona: ninguno somos perfecto, pero todos somos necesarios, y los mejores en algo, así que no somos quién para entrar en una guerra u hoguera de vanidades con aquellos que pueden  ayudarnos a gestionar nuestra labor y nuestra vida, en definitiva, a volvernos más eficientes y productivos, no más presencialistas en nuestra actividad...

Deberías recordar que la persona capaz de hacerte una crítica constructiva, desde la humildad y el conocimiento, está ofreciéndote el mejor de los regalos posibles: pone en tus manos la capacidad y necesidad de crecer en alguno de los ámbitos menos desarrollado, y a todos nos gusta recibir regalos... ¿A ti no?