En tiempos de cambio, quienes estén
 abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, 
mientras que aquellos que creen saberlo todo
estarán bien equipados para un mundo que ya no existe.
Eric Hoffer


Una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, es haber tomado la decisión de adelantarme al tiempo que me tocaba vivir y dar ese salto vertiginoso de un trabajo estable, con horarios fijados y vacaciones, muchas vacaciones... pero sin compromiso emocional alguno por mi parte, o tal vez, sobrepasada por tanto compromiso tomé la decisión de que aquello no era para mi! 

Descubrir que me preocupaba más que mis compañeros, que asumía el negocio como propio cuando nadie más lo hacía,y que al mismo tiempo necesita un equipo que me ayudase a gestionar todo aquello acabó siendo decisivo para saltar, sin red, (siempre es sin red, por mucho que creas que la tienes) y adaptarme a la realidad que tenía que defender cada día...
Banco Gratuito Pixabay

Comparto esta reflexión por que todavía hay muchas personas que no han dado ese salto cualitativo en la forma de trabajo, y siguen considerando que el trabajo "para toda la vida" tiene futuro; esta semana hablaba con un compañero sobre una intervención en una empresa con un problema de este estilo, y llegábamos a la conclusión de que hoy en día no se trata de una edad, no es calendario lo que nos sobra, sino mentalidad: hablamos de personas con 40 años que son incapaces de entender que la forma de trabajo en equipo es ya una realidad, y es imposible asumir por parte de algunos que aunque la información es poder, cuando es compartida multiplica el efecto...

Antes lo hacía de forma aislada, en la actualidad cuando tengo que trabajar la gestión de un equipo, busco a los 5 inadaptados en la organización, cada uno de un departamento, para poder cambiar la dinámica, y que al mismo tiempo, ellos actúen como embajadores para contagiar y poder envolver el trabajo de un nuevo halo, de una forma de entender la vida y el mundo, al menos el personal, que permita desarrollar todo el potencial consciente, y también el inconsciente; volvemos al ejemplo de subir la escalera, empezando por el primer peldaño, aunque no sepamos donde nos lleva...

Espero que tengas una feliz semana, y si eres un inadaptado todavía sin lugar, disfruta el camino.