Al ir a trabajar, la principal responsabilidad
debería ser generar confianza
Robert Eckert

Estoy trabajando en un  proyecto muy interesante en el que esta semana he sufrido las inconsistencias de un trabajo en equipo que con pinzas se sostiene, y que de forma reversible debe girar el rumbo por pura necesidad de supervivencia de proyecto.

Existen diferentes formas de medir en cada sector la fortaleza de la actividad, por supuesto el DAFO e incluso la propuesta de valor de una actividad, el journey map de cliente, el mapa de empatía... todas las herramientas que hoy disfrutamos, que generamos, que aprendemos trabajando y gestionando para innovar, crecer personal y profesionalmente, adaptarnos en definitiva a un futuro que es presente, y todo se viene abajo por una mala gestión de personas.

Efectivamente, vivimos en la época en la que ya no es sólo necesario conversar, ser social, sino también ético, entendiendo como tal, ser consistente con las razones, los motivos y la necesidad de compartir y de crecer formando un equipo, ya que en la era de la tecnología, cada vez más, de manera aislada somos incapaces de ser eficaces laboralmente.

CCO Public Domain Banco Pixabay
Mi sorpresa ha llegado con la puesta en marcha de una fase de un proyecto de desarrollo de un nuevo canal de venta (integración en el sistema tradicional del negocio) y de pronto... la falta de confianza, el sobrante de ego, ha generado un retraso en el mismo: lo más básico, las raíces de cualquier propuesta de valor se ha truncado al no estar gestionando de manera correcta la canalización de la información por parte de la dirección, y aunque no es lo habitual, si es cierto que es doloroso cuando ocurre, ya que un equipo que estaba motivado, preparado para asumir el riesgo, de pronto, se ha visto y lo que es peor, sentido, frustrado para continuar... toca poner una tirita en la herida, y retrasar un poco la carrera hasta que la salud grupal sea buena de nueva.

No me canso de recordar y de indicar que si quieres trabajar en equipo, debes ser parte del mismo, en caso contrario... no molestes cuando los demás se pongan a trabajar, quédate en tu despacho, y simplemente, espera los resultados sin estorbar; recuerda siempre que el mundo está lleno de buenas intenciones y malos resultados.