El talento es importante, 
pero son las horas de práctica lo que hacen la diferencia.
David Fischman


Esta semana he iniciado un nuevo proyecto que me ha exigido mucha dedicación y trabajo de fondo; trabajar con un nuevo cliente siempre es complicado, pero hacerlo además de manera indirecta todavía es más complejo: el hecho de conocer de primera mano lo que se espera de ti suele resultar básico para poder cumplir al 100% con las expectativas de todas las partes, incluidas las tuyas!! 

Nunca es igual ni parecido, estar de un lado u otro de la mesa si eres formador, o por supuesto, si trabajas mano a mano para que el negocio crezca y se haga fuerte.

Me gusta creer que, después de haber tratado con tantos negocios y tantas perspectivas soy hábil marcando líneas, trayectorias y por supuesto, guiones de prioridades para que no fallen los planes y para ello imagino que no debo decir, las personas es lo que realmente te ponen en el buen camino.

En estos días que he trabajado la formación, he estado compartiendo tiempos con otra persona con la que era la primera vez que colaboraba, y tras 15mts iniciales vertiginosos para mi, he disfrutado mucho de compartir una visión tan pareja de lo que debe ser un trabajo que bordea la consultoria, haciéndose su mejor aliado y por tanto una de las armas más potentes que se pone a disposición de los profesionales que trabajamos como servicio externo: no imagino ya casi ningún trabajo que se precie si no tienes un conocimiento exacto del equipo con el que debes llevar adelante el proyecto, y por supuesto, si no puedes conocer de primera mano los talentos, poco ocultos en muchos casos, de los colaboradores.

Me ha encantado nuevamente verme de frente con formadores profesionales, los profes, maestros que tienen tanto poder e influencia en nuestra vida diaria siendo niños, y que no nos abandonan cuando somos adultos.

Me siento muy honrada y orgullosa por ello, siendo un público muy exigente, de haber salido bien parada y por supuesto, haber aportado mi granito de arena para que este proyecto que es la escuela pública siga sumando lo mejor de cada una de las partes implicadas y conseguir, como no puede ser de otro forma, lo mejor de nuestros pequeños locos bajitos.