El aprendizaje es experiencia, 
todo lo demás es información
Albert Einstein

Estos días me han pedido opinión profesional para asesorar a un par de clientes en lo relativo a como se gestiona y maneja la formación en la actualidad, y no puedo negar que me ha resultado gratificante a la vez que esperanzador; sigue siendo evidente que el negocio no siempre está unido a la pasión personal que cada uno siente por la actividad que desarrolla pero tampoco se puede decir que no se esté cambiando también la perspectiva, y que si eres la parte económica, la emocional está coja; es decir, es evidente que si yo quiero poner dinero para conseguir ganar más dinero, para obtenerlo debo aprender a rodearme de la gente que sepa poner la pasión que a mi me falta... ¿lo de toda la vida? ¿o no? 

Se nos ha indicado hasta la saciedad que cualquier cambio, empieza desde dentro, y eso también es aplicable al negocio ya que si tú no eres el primero en cambiar tus propias premisas, es posible que hacia el exterior resulte del todo inviable.

 Me ha resultado ser una aplicación práctica de recursos clave, de alianzas estratégica y de canales de comunicación... te suena? efectivamente, sin duda, llevo una semana jugando a la puesta en marcha del CANVAS, desde diferentes ópticas según el proyecto del que hablamos y ha sido del todo enriquecedor; evidentemente no se puede acabar en la misma semana, cada uno de los proyectos tiene su tiempo y su margen pero es innegable que la inquietud que rodea a estos empresarios es la misma necesaria para que sus proyectos triunfen: apuestan, saben de quien se rodean, y escuchan voces que tienen cosas que contarles para adecuar su interés a la voz del mercado que es la que hoy en día nos mueve a todos...

Imagen gratuita banco Pixabay
Todos estamos de acuerdo hoy en día de la importancia que ha tenido la máquina de escribir, verdad? quién no recuerda aquellas máquinas que tenían tinta, que eran grandes, pesadas, difíciles de mover (en mi primer trabajo había una, que se trataba con cariño y veneración... se usaba sólo para cosas "especiales" y para clientes considerados VIP) y sin embargo hoy... hay ya varias generaciones que las recuerdan o conocen únicamente por las fotos.

El mal entendido negocio de la formación lleva años siendo algo que no debería, y cada vez más, las personas se niegan a formar parte de una cadena que no les refleja y con la que no se identifica: no sirve estudiar de manera mecánica 4 conceptos que no tengan aplicabilidad ya no sólo en tu trabajo, sino en tu vida diaria... necesitas algo más que órdenes sin sentido, y por supuesto, necesitas que tu forma de vida tenga encaje en todo aquello en lo que dedicas tiempo, así que estamos trabajando para que tenga sentido el negocio, y las necesidades como única respuesta lógica a la mejora constante y el crecimiento.

Hoy más que nunca, cualquier actividad vinculada con el aprendizaje debe ser divertida, lúdica, debe tener sentido en la vida de las personas que participan y sólo así, sea en el modo presencial, teleformación o mixto, tendrá éxito y los participantes la desearán.

Igual que todo, los gustos y las necesidades cambian rápido, nos cansamos enseguida, y lo que hoy nos enamora mañana pasa, si no somos capaces de adaptarnos y evolucionar, en definitiva de convertir nuestra propuesta en lovemaker; todo lo demás, se volverá como digo en el título, en actividades del montón, sin valor añadido real, y por tanto, no percibido por el público objetivo.