Me han dicho -a modo de crítica- que vivo en la Luna.
Les he dicho -a modo de crítica- que viven en la Tierra.
Jaime Jaramillo Escobar


Por primera vez en mi vida, he sido la protagonista en una fiesta sorpresa... y ha sido además de divertido, muy revelador; me he encontrado de frente, y con la reflexión de las horas desde que se ha acabado, de las similitudes que ha tenido con la vida que en la actualidad llevo como freelance ¿en qué se parece una fiesta sorpresa a un cambio de trabajo? pues en realidad, para mi, en bastante más que lo que yo imaginaba.

1.- El iniciador, alguien que provoca en ti una reacción positiva o negativa, pero que te hace plantearte cosas, tu vida, tu momento vital; en las fiestas es aquel que se preocupa de organizar por ti y para ti, una reunión de amigos que te alegran el día, y te hacen ser consciente de áreas que estás descuidando o gestionando bien en tus relaciones.

2.- El compinchealguien que te hace ver que necesitas un cambio sin hacerte consciente 100% de golpe, una conversación, una risa es suficiente para que tu cabeza empiece a trabajar; en el caso de una fiesta, es la persona que te llama y te cuenta una historia no del todo imposible, pero que te provoca un "cambio de planes".

3.- El acompañante, aquella persona que está, simplemente, a tu lado, por que eres tú, sin necesidad de pedirte nada más que poner a servicio común tu capacidad, tus ganas, compartir tus ilusiones y necesidades para salir adelante, para ganar la pelea y conseguir tus objetivos; es evidente que en el caso de este tipo de fiesta son los amigos, no? esos que te quieren y acompañan a través de los días, de las semanas, estés o no estés ahí a diario para ellos, pero que saben entender tus anhelos, y tu momento vital y te ayudan además a no descuidar tu yo más profundo y franco.

4.- El socio, aquel que está a tu lado y además hace cosas contigo una vez que has tomado la decisión, y estás caminando para conseguir tus metas; en las fiestas, suelen ser las personas que ayudan a cocinar, a poner la mesa... en definitiva, que ayudan al "trabajo sucio" y que son cómplices del iniciador para que todo esté preparado en la medida en que la fiesta necesite seriedad o elaboración.

En definitiva, creo que hay muchos roles que se repiten, e igual que en cualquier actividad profesional, todos son necesarios: no se puede dejar que todo se quede en nada, y por supuesto, de todos y cada uno de ellos depende que cada fiesta o trabajo salga o no según lo esperado.

Igualmente en ambas situaciones, sólo si no conoces todos los detalles, vas a disfrutar y dejarte llevar, sin entrar en suspicacias, y por supuesto sin esperar algo diferente a lo que la situación te puede dar: si no sabes como se organiza la fiesta, no podrás saber quien va a acompañarte, ni hasta que hora vas a tener garantizada la emoción y las risas.

En el caso de un trabajo, cuando conoces 100% lo que se espera de ti, no podrás desarrollar todo tu potencial, y posiblemente limitarás tu capacidad para "estar a la altura".

La vida, se encarga de sorprendernos a diario, unas veces en forma de proyectos que nos apasionan, otras en forma de regalos! 

En este blog, os voy dando cumplida cuenta de algunos de los regalos profesionales que la vida me brinda, hoy comparto con vosotros una imagen de un regalo de la mejor fiesta sorpresa que he tenido nunca... y no lo digo por que haya sido la primera, eh? ;)

Feliz semana!!!