El cerebro no es un vaso por llenar, 
sino una lámpara por encender.
Plutarco

Todos los que me conocéis o seguís este blog, sabéis ya que mi corazón está partido entre el trabajo en empresa y la formación de los más pequeños: mi concepción es que se deben trabajar en ambas líneas para que el salto cualitativo que nos encontramos a diario dure lo menos posible: acercar la realidad de la escuela y la formación autodidacta, la sobrecarga de estímulo a la que nos enfrentamos es plausible, abordable y además necesaria.

Esta semana me han propuesto un nuevo reto en este camino de acercar mundos, que es enseñar o intentar que coordinadores de equipos docentes, aprendan o se aproximen al concepto TIC: Google, Trello, Asana... gestores de proyectos, y herramientas 2.0 para seguir avanzando, y me ha parecido muy interesante ¿por qué? 

Comparto que el cerebro no es un vaso por llenar, y es doloroso ver que cualquiera que sea el ámbito hay personas dispuestas a pensar que después de los 40, internet ya no es para para ellos ¡mentira! 

Una de las cosas que más retrotrae por carácter, por ego, orgullo... por un sin fin de cosas y casos, es la falta de conocimiento y experiencia trabajando con las redes sociales; saber manejar un sistema básico de gestión soluciona muchos problemas, evita muchas discusiones y agiliza cualquier trabajo dentro o fuera de un espacio físico, y no se puede olvidar que el S.XXI se caracteriza por: 
Imagen gratuita Banco Pixabay

1.- La omnipresencia de las tecnologías digitales
2.-La sociedad de la información
3.-La organización en red

Todas estas palabras las tenemos asociadas con los más pequeños, pero... ¿cómo es posible qua ellos aprendan y se involucren si los adultos que acompañan ese aprendizaje no lo aplican? sabemos ya que el aprendizaje más potente es el que nosotros le mostramos, así que no hay excusa para auto excluirse.

Estoy muy ilusionada con este proyecto, y aunque tengo claro que el colectivo de sector público no es fácil, también estoy segura de que es necesario igual que en cualquier otro ámbito asumir y vivir el cambio como generador de movimientos positivos para todos.

Igual que esperamos de los niños que trabajen por proyectos, es necesario que los adultos involucrados en su aprendizaje lo hagan también, y como nadie nace enseñado, hay que poner a su disposición las herramientas necesarias para que tampoco en este sector se quede fuera nadie, y además, el talento fluya y se aproveche en cualquier vertiente.

Con que los participantes estén la mitad de motivados que yo, será suficiente para seguir siendo parte del cambio que necesitamos!! ;)