Lo único imposible 
es aquello que no intentas

¿quién con niños alrededor no tiene muy presente esta frase? A medida que crecemos parece que nos olvidamos de lo mucho que nos reíamos mientras compartíamos nuestras meriendas y juguetes con los compañeros de colegio, de barrio, con los vecinos y herman@s...

Esta semana en una reunión con un cliente, hablábamos de lo difícil que resulta hoy en día el trabajo, el esfuerzo añadido que nos supone, y la capacidad y dosis extra que necesitamos de energía y el alarde de "generosidad" que muchos compañeros parecen necesitar para tolerar el día a día, y automáticamente me vino a la cabeza esta frase... efectivamente, y aunque nos duela, los niños tienen razón, pero SOLO algunos adultos en la actualidad siguen siendo un rollo, es decir, creo que cada vez somos más los que nos rendimos a la evidencia de que no podemos estar tan distanciados de los más pequeños, y en esa conexión con nuestro entorno, nada más disruptivo y colaborador que centrarse en aquellos que te rodean para forjar un pequeño mundo a medida, donde llevemos a la práctica, al menos en parte, el sueño de cualquiera de nosotros: volver a ser un niño.

Con los más pequeños, las discusiones no tardan mucho, son rápidas, centradas y a la vez claras: esto si, esto no se hace y se argumenta.

Banco gratuito Pixabay
En una organización, es más complejo al no querer herir egos, así que al final acabas escondiendo tras una "charla de máquina de café" las cosas más importantes que deberían estar pautadas y consensuadas desde el primer momento: las cosas más sencillas se vuelven las más complejas para explicar con un compañero de trabajo, mientras que cuando éramos niños lo más evidente era marcar esos límites, y a la primera de cambio, explicar por que si, o no, compartíamos algo con otro.

Suelo ser pragmática ( algún amigo dice que "descomplicada") y no creo beneficioso esperar ni callar las cosas que molestan y que pueden ayudar a todos: creo mucho en la importancia de las formas, así que como dices las cosas es básico, pero es importante contarlo todo, lo  bueno y lo malo para que el equipo se sienta en completa armonía y puedan echarse unas risas hasta de los días malos!! 

Esa es la parte que mas me costó explicar o hacer entender a este cliente, pero una vez lo centramos... el resto de estrategia para llevar adelante el proyecto del que hablamos se volvió transparente a ojos de los dos; tardamos unos 75 mts aproximadamente en centrar este concepto, y sólo 15mts en hablar de fechas y cerrar talleres y actividades concretas para el equipo del que forma parte.

Si fuese un niño, aquí es donde podría escribir o leer que comieron perdices, y fueron felices, pero mi edad y condición, no me lo permite... ¿o si? ;)

Feliz semana