Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, 
entonces estás peor que antes.
Confucio


Hablamos de negocio, de nuevas formas de trabajar y de actuar: no llegan sino que han llegado ya los trabajadores del conocimiento, los intraemprendedores, las inquietudes y las ganas de poner en valor todo lo aprendido y la necesidad de estar cómodo en nuestra piel...

Esta semana me reunía con un cliente para ver que áreas de mejora necesita su negocio, y me sorprendió encontrarme en medio de una pseudo-sesión de coaching donde más que reflejar los problemas y las formas en que podemos solucionarlos, hablábamos de lo que él ya sabía que debía cambiar, es decir, del miedo tan aterrador a enfrentarse al equipo para gestionar juntos el cambio de paradigma.

Todos de acuerdo en lo que hay que cambiar en cualquier organización, aún más en la importancia de hacerlo sin demora, y un vértigo casi espasmódico a hacerlo, ¿por qué? 

El entorno de las redes sociales y la tecnología no ayudan paradójicamente a dar la tranquilidad y el sosiego que hoy en día cualquier proyecto empresarial necesita, ya que en ocasiones el responsable se paraliza pensando en las consecuencias antes de haber tomado una decisión pensando en la repercusión, sin ser consciente de la que tiene el no mover ficha.

Hay al menos 3 razones para actuar y hacerlo sin demora:

1.- El cambio ha llegado para quedarse, no es opcional "no cambiar" así que cuanto antes empecemos a practicar, antes conseguiremos el estandard de calidad que necesitamos.
Banco Gratuito Pixabay

2.- Sólo podemos ser ayudados si pedimos ayuda, si nos rendimos a la evidencia de que juntos y con el equipo somos más fuertes y más capaces de conseguir lo imposible, ¿por qué? Porque ninguno de nosotros en soledad es capaz de idear y desarrollar nuestra fuente de creatividad e innovación para hacer frente al incierto estado de cambio que estamos viviendo.

3.- Es más sencillo conseguir objetividad, cuando el punto de vista lo da alguien que no está implicado emocionalmente en el equipo, y aunque se introduzca de lleno en el proyecto, sin un pasado en común es más fácil ayudar  a mirar hacia delante, apelar al equipo para construir un futuro cambiando todo aquello del pasado que puede no haber funcionado.

Soy consciente de que hay más razones que favorecen la aparición de este tipo de nuevo trabajador cada vez más híbrido entre una carrera personal independiente y la unión con los proyectos empresariales tradicionales que originan también la aparición de los Interim Manager pero sigo pensando es mucho más enriquecedor para todos que seas tú el que sigas la lista en los comentarios, y juntos vayamos dando forma a esta nueva realidad, ¿te apuntas? ;)