Yo soy lo que soy: un individuo, 
único y diferente.
Charles Chaplin

Hablaba esta semana con un cliente sobre una formación para gestionar de manera eficaz el departamento de personas en la organización: llevo AÑOS sugiriendo y diciendo a cualquiera que me quiere escuchar que yo lo que gestiono son personas, en caso alguno "recursos humanos" es más, hace mucho tiempo que me negué a gestionarlos, por que me parece satírico y muy dañino hacerlo.

Yo no concibo a ningún compañero de viaje, sea personal o profesional, un recurso, ya que de lo contrario estaré cometiendo el peor de los errores: estaré asumiendo que se agota, y no creo que ninguna persona deba hacerlo por el mero hecho de trabajar...

Me recuerda mucho a aquel "todo por el pueblo, pero sin el pueblo" que nos queda ahora tan distante el hecho de gestionar RRHH y no hablar de dirección y gestión de personas; es evidente que cada organización requiere  unas metas, unas condiciones, y que cada persona debe contribuir con su capacidad a conseguirlos por el bien común, que implica necesariamente el propio, y si no es así... algo estamos haciendo mal!! 

Banco Gratuito Pixabay
Aprendí trabajando en una compañía de seguros, que el mejor de los vendedores, de tus colaboradores, puede marcharse sin mirar atrás y cambiar las condiciones económicas a peor incluso, por no ser tratado como un simple número, y aunque en la actualidad nos sigue escandalizando, sigue siendo una realidad: jamás encontrarás equipo más dispuesto y capaz que aquel vinculado emocionalmente con el propósito de la empresa en la que desarrolla su actividad, ya no hablemos de todas aquellas personas que deciden emprender solas o acompañadas, como autónomos o start-up.

Podemos hablar de la rotación, de una mejor definición de puestos, de resolución de conflictos y de trabajo en equipo, podemos hablar de lo humano y lo divino pero si no hablamos de lo realmente importante en la gestión, podemos hablar del sexo de los ángeles, por que lo conseguido va a ser similar...

No hay soluciones mágicas, pero ya tengo el material y la presentación preparada, y todo ello se puede resumir en una simple frase:

La gestión eficaz de las personas, es la gestión de sus expectativas e incompetencias.

En la parte de incompetencias entra el apoyo, el equipo, resolución de conflictos, parte TIC... todo suma para ayudar a que la persona brille, pero ¿Qué hacemos con la gestión de expectativas? Te invito a sumarte al curso!!! ;)

En definitiva, la gestión de marca de una manera seria, honesta y coherente se vuelve fundamental en la actualidad, ya que en ello se van las expectativas de cada persona que se incorpora a una organización, y es en base a las incoherencias que se encuentre, que sus expectativas puedes minorarse, o incluso llegar a desaparecer y por tanto, también la vinculación con el proyecto.

He decidido darle una vuelta y la orientación al planteamiento que me han propuesto,y ha gustado, estoy FELIZ de poder por fin, sentarme con 12 profesionales responsables de empresas entre 50 a 250 colaboradores, para empezar a hablar no de RRHH sino de gestión de expectativas de equipos.

Ya os contaré los resultados, prometo manteneros informados :)