Si hay un secreto del éxito, 
reside en la capacidad para apreciar
el punto de vista del prójimo y
ver las cosas desde ese punto de vista, 
así como del propio.
Henry Ford

A veces, llegas a una organización donde esta afirmación de Henry Ford es evidente, en otras ocasiones, cuando llegas a la puerta sabes que lo raro es que las cosas no vayan todavía peor...

Muchos de los procesos en los que profesionales externos tenemos que incluirnos por un tiempo, o a lo largo de una formación en una empresa es que para nosotros resulta más sencillo tener la cabeza fría y el espíritu templado para escuchar a todas las partes y a partir de ahí ponerte a trabajar por la mejor solución para el mayor número de personas.

La ausencia de formación, de comunicación y de conocimiento de objetivos es común en muchos casos de error que conozco, y al mismo tiempo, son los objetivos más necesarios con los que trabajar.

Nada causa más inseguridad en cualquier persona, y a la vez etéreo que no tener claro tus compromisos, ni lo que se espera de ti, incluso cuando hay que apartar a alguien de un equipo es necesario darle razones "tangibles" que pueda entender y al mismo tiempo le ayude a mejorar.

Si la gestión de personas es un arte, y todos estamos de acuerdo que debe ir de la mano de resultados para poner el foco en el negocio, nada más obligado por nuestra parte que dar feedback hasta en la entrevista de salida.

Es evidente que entre el blanco y el negro hay grises, y los matices hacen el resto, pero es imprescindible trabajar por un glosario común de habilidades y responsabilidades con los equipos.

Imagen gratuita Pixabay
Se han puesto de moda los KPI´s, las mediciones, las mejoras... todo es correcto pero si realmente quieres y/o debes resolver un problema con un equipo es necesario que les expliques de manera que todas las personas implicadas puedan entenderte, y olvidarte del nombre técnico para el despacho o los responsables; para todos los demás, lo importante es que les cuentes como quieres que hagan su trabajo, y en la medida en que les dejes margen para hacerlo, asumas que también habrá margen de error: es más honesto y más rápido que si tu tampoco estás seguro de como se hace lo digas, será el proceso más cómodo y sincero y te ayudará a conocer no sólo de primera mano, sino también de forma eficiente, la manera en que la tarea indicada debe resolverse.

Por si todo esto te parece poco, debes saber que la forma más sencilla de resolver los conflictos, es que todas las partes sepan de lo que están hablando: es imprescindible conocer el terreno en el que te mueves y trabajas para poder entender y llegar antes y de manera menos agresiva a soluciones que satisfagan la buena marcha de todos los implicados.


¿compartes alguna situación difícil que hayas resuelto (o no) y como lo conseguiste?