29 de septiembre de 2014

Tu trabajo es...

Tu trabajo es...
lunes, septiembre 29, 2014

Tu trabajo consiste en descubrir cual es tu trabajo, 
y entonces, entregarte a él de corazón.
Buda



La nueva noción de la organización del trabajo borra la división tradicional de concepción y ejecución de tareas, ya que en la actualidad todo trabajo es de concepción y se atiende a la actividad que desarrollan las personas para enfrentarse a lo que no está dado ya por la organización; tiene unas características específicas comunes: 


  1. Lo maquinal y lo humano se aúnan en el trabajo, ya que en esta nueva concepción el trabajo no puede reducirse a las relaciones sociales que lo enmarcan,ni al salario ni las relaciones de poder, ya que se borra en ella la división entre el trabajo de concepción y de ejecución.
    Banco Morguefile
  2. Creatividad, ya que el trabajo es creación de lo nuevo, de lo inédito y para ajustar la organización prescrita del trabajo se requiere iniciativa, inventiva, creatividad y formas de inteligencia peculiares, del tipo de lo que solemos denominar ingenio;la inteligencia de la práctica plantea problemas sobre los requisitos sociales, psíquicos y cognitivos de su funcionamiento.
  3. Coordinación, los descubrimientos, los aciertos e innovaciones inspirados en interpretaciones de la organización deben coordinarse para evitar incoherencias e incomprensiones y formando la base de la 
  4. Cooperación, es un grado más en la complejidad y la integración en la organización del trabajo, ya que se trata de la voluntad de las personas que están dispuestas a trabajar juntas.
  5. Confianza, aunque sea difícil, es imposible trabajar sin ella; es indispensable, y aunque sea frágil es necesaria y además es una verdadera batalla.
  6. Movilización Subjetiva, que supone esfuerzos de inteligencia, de elaboración para formarse opiniones, para implicarse en el debate de opiniones para acompañar las decisiones.
  7. Reconocimiento, ya que la retribución a la que aspira cualquier persona es fundamentalmente simbólico, y asume el reconocimiento en sus 2 dimensiones: en el sentido de certificado o reconocimiento de la realidad, y también en el sentido de gratitud por la contribución de los trabajadores a la organización.
Y tú... ¿qué opinas? ¿añades algún otro nuevo aspecto para esta concepción del trabajo? 


22 de septiembre de 2014

Cualquier situación es buena para educar

Cualquier situación es buena para educar
lunes, septiembre 22, 2014

¿Qué hubieras querido que 
te dijeran de pequeño? 
Rafael Grasa

Hace ya un par de meses que trabajo con un grupo de personas entre 16 y 42 años que lo único que tienen en común es que no tienen la ESO; llegaron a mi o yo a ellos (no lo sé) a través de un Certificado de Profesionalidad, y llevo un mes y medio enfocando como escribir este post donde pueda mantener el hilo conductor de mi blog y al mismo tiempo, compartir con todos vosotros una realidad que muchos ya conocíamos y otros, descubren de una manera ciertamente forzada.

Me resulta imposible plasmar aquí todo lo que ellos me están enseñando, y demasiado simple contar lo que aprenden de mi, ya que no olvidemos que cualquier formación de este nivel requiere únicamente manejar conceptos básicos, todos ellos en cualquier libro fácilmente legible y comprensible, pero yo estoy aprendiendo de ellos muchos intangibles, tantos que a veces, me cuesta racionalizarlos todos.

A priori un grupo de 15 personas denominado "conflictivo" (violencia de género, maltrato, familias desestructuradas, ni-ni´s... todo ello aderezado con 3 personas con síndrome de down y 2 personas con una minusvalía de otro tipo reconocida) está consiguiendo no sólo interiorizar los conceptos asignados a la formación cada uno a su ritmo, pero todos a una en cuanto a compañerismo y tolerancia con el más lento; nunca una palabra más alta que otra por tener que esperar al que no ha entendido, jamás un comentario despectivo si alguien pide que se repita hasta 4 veces la misma cosa, y ese es precisamente el plus que yo me llevo.

cc Banco Flicker
Es complejo plasmar aquí cómo me he visto condicionada a aplicar con ellos muchas de las tácticas con las que habitualmente utilizo al gestionar equipos profesionales, y como se trabaja la gestión del equipo como base para que en su caso, aprendan y la motivación no decaiga.

Verlos subir a Facebook comentarios y agradecimientos sobre mi labor, cuando no son siquiera conscientes de cual está siendo, me hace sentir especialmente orgullosa, y sólo espero que dentro de unos años, cuando tengan la perspectiva para ver desde la objetividad todo lo que estamos viviendo juntos, sean capaces de seguir la onda expansiva en la medida que a cada uno le corresponda.

En definitiva, ¿qué me toca enseñarles que no está escrito en ningún manual? 

*Afirmación, autoaprecio: Han interiorizado el concepto de que no sirven para nada,  y de pronto se reconocen consiguiendo logros que ni imaginaban.
*Desarrollo de confianza:  Están encontrándose con exámenes, y han de demostrar(me) que conocen la materia, lo cual conlleva que también se lo demuestran a ellos.
*Capacidad de compartir y comunicarse: Cada uno se siente libre y tranquilo para expresar aquel mundo que conoce, aquel microcosmos donde se desenvuelve con soltura, que para todos los demás es terreno sin explorar, y eso nos enriquece a todos y refuerza a cada uno de manera individual; les hace sentir importantes cada vez que se sienten "obligados" a explicarnos a los demás como funciona su ecosistema, y todos participamos de él para aprender y poder reirnos juntos.
Banco MorgueFile
*Formación de grupo y sensación de comunidad: los vínculos que están formando hace de ellos una nueva "familia" de la que tirar en caso de necesidad, con una complicidad que posiblemente no se mantenga en el tiempo, pero el suficiente para saber que otra forma de vida es posible.
*Creatividad, cooperación: Todos están asumiendo un rol, y se hacen mentores informales unos de otros para ayudarse, explicarse, contarse, y guiar a otro compañero en alguna de las funciones.
*Formas alternativas de socialización y producción del conocimiento: alternar en clase acciones de role-play conlleva no sólo que asimilen conocimientos, sino una forma de comunicación tranquila, hasta ahora, en muchos casos, desconocido para ellos.
*Resolución de conflictos: La capacidad para entender y asimilar que la violencia no es el medio para resolver discrepancias, que podemos estar en desacuerdo sin que la ley del más fuerte impere, y que hay alternativas posibles para solucionarlas, además de hacer crecer la creatividad del grupo es la enseñanza de la que me siento más orgullosa.







3 de septiembre de 2014

#personas3punto0 Rosa Lázaro, @RlazaroC

#personas3punto0 Rosa Lázaro, @RlazaroC
miércoles, septiembre 03, 2014

Tener a Rosa en este espacio, en este espacio compartido ya no puedo decir que sea un lujo, sino que es un sueño hecho realidad...

Conozco su poesía novelada hace algún año, cuando llegué a las redes y reconozco que cada una de sus lecturas es un soplo de aire fresco, es un motivo para reflexionar y despierta en mi sensaciones y emociones en muchos casos guardadas o escondidas, incluso "inhabilitadas" por seguro, demasiado tiempo!

Su blog, se merece una mención especial y tener la posibilidad de seguirla y conocer su obra es un regalo así que en las redes sociales os la podéis encontrar, y no dejéis de hacerlo! no os lo perdáis...

GRACIAS Rosa por compartir con nosotros este post, esta historia, bella donde las haya como todo lo que tú haces, y gracias por dejar que tu obra se acerque a cualquiera de las personas que pasa por aquí...


Eres tú

Te conocí hace unos cuantos años ya. Yo llevaba un jersey con cremallera. Tú, no me acuerdo.
Hablé contigo un momento pero no te perdí de vista hasta que me fui. Noté que nos habíamos encontrado más allá de las palabras. Cuando nos despedimos me dijiste que te sentías atraído por mí e intercambiamos nuestros números de teléfono. 
Yo llevaba unos años siendo sólo madre. Durante todo ese tiempo cuidé de mis hijos lo mejor que supe y trabajé lo mejor que pude. Estaba a ratos triste y a ratos contenta. Y fueron pasando esos tres años desde el yopuedocontodoynonecesitoanadie.
Recibí noticias tuyas al día siguiente. Yo estaba nadando con mi amiga y al salir de la sauna miré el móvil. Cuando vi tu mensaje noté algo que hacía mucho tiempo que no notaba en mi pecho. O tal vez en mi estómago. No sé. Quizás la sensación de volver a ser mujer. Creo que en ese momento me dividí. Hice dos compartimentos estancos: uno para la madre y otro para la mujer. No sabía que se podían ser ambas cosas a la vez y en el mismo tiempo. Y más.
Me llamó la atención que volaras en parapente. En seguida pensé que una persona a la que le gusta volar seguramente no tiene intención de atar a nadie. Así que me dejarías volar a mí también. Ser libre. Eras lo que necesitaba. Una relación a tiempo parcial. Cuando estábamos juntos sólo era mujer y no madre. Mis hijos son míos y tú no tenías porqué conocerlos. Y cuando estaba con ellos ni siquiera sabían que existías. Guardaba celosamente la estanqueidad de mis compartimentos. Me pareció lo mejor.
Durante años nos fuimos viendo así, sin compromiso, sin obligaciones. Nuestro pacto era la libertad. Tú ibas a volar cuando te parecía y yo hacía mis viajes cuando me iba bien. Y volvíamos a vernos sin mediar reproche. Era fabuloso volver a encontrarnos después. 
Un montón de veces creí que te amaba. El mismo número de veces que me lo negaba. Viví la relación al día. En presente. Estaba contenta contigo y también lo estaba sin ti. Viajabas conmigo aunque yo lo hiciera sola.
Después de una conversación sobre tener hijos, más seria de lo que queríamos creer, desapareciste durante un tiempo. Creí que te habías ido para encontrar una mujer que te los diera y me costó aceptarlo. Me di muchas explicaciones, todas las que tú no me habías dado. En soledad, cada noche me despedía de ti. Porque te amo, te dejo libre. Haz lo que desees. Vive lo que tengas que vivir. Esas eran mis palabras. Mi mantra.
Un día cuando ya ni tenía tu número en la agenda de mi nuevo móvil recibí un mensaje tuyo. Unas palabras exentas de importancia en sí mismas pero que me hicieron creer que yo todavía estaba en ti. Volví a notar eso en mi pecho. O en mi estómago. No sé.
En tu ausencia me trabajé. Mucho. ¿Cómo había podido amar sin entregarme totalmente? Amar no es eso. Amarte es dejarte entrar. Amarme es fundir a la madre y a la mujer. Es ser toda. Y ser totalmente. Transformar mis compartimentos en vasos comunicantes. Amarte es abrirte mi corazón. Sin los límites del miedo a hacerme daño de nuevo si lo abro. Permitirme ser vulnerable. Eso es amarte y eso mismo es amarme.
Así que fui a volar contigo y viniste de viaje conmigo. Mezclamos nuestros tiempos personales y hasta entonces intransferibles. Y me atreví a decirte que te amo. Y me atreví a amarte.
Después de unos años a tiempo completo he empezado a echar de menos mi espacio, mi idealizada soledad. Y no sé cómo gestionar todo eso.
Hoy podríamos estar juntos pero no estás. Tú me has restado tiempo. Y yo, perpleja, observo lo cómoda y lo incómoda que me hace sentir mi idolatrado espacio, mi soledad.
Recuerdo Tú eres yo:

Lo siento. Por favor, perdóname. Gracias. Te amo.