27 de febrero de 2014

Formas de conseguir tecnología y conocimiento en la organización

Formas de conseguir tecnología y conocimiento en la organización
jueves, febrero 27, 2014

Existen 4 tipos de tecnología: 
derechos de propiedad intelectual, 
conocimiento científico, 
conocimiento técnico, 
y bienes de equipo.

La tecnología es un bien intangible y no existe un mercado organizado ni para ella ni para el conocimiento, aunque van agrupándose mediante iniciativas diversas para tener información potencialmente utilizables por las empresas.

El objetivo de transferir tecnología a la empresa es usarla en igual condiciones de beneficios que el centro que la facilita para sus propósitos de innovación y como no puede ser de otra forma, hay ventajas e inconvenientes en el acceso a la tecnología externa.


Respecto a las ventajas, nos encontramos: 

- Aumento de Competitividad: reduce el riesgo, el tiempo y coste en desarrollo,
- Acceso al Conocimiento: al saber y experiencia de profesionales, 
- Acceso a Infraestructura: instalaciones, activos tecnológicos, equipos... , 
- Reducción de riesgo técnico al aprovechar tecnología ya testada, 
- Reducción de tiempo de desarrollo de nuevos lanzamientos, 
- Reducción de costes: ahorro en inversiones y mantenimiento de medios.

En cuanto a los inconvenientes debemos tener en cuenta: 

- Disminución de capacidad tecnológica interna o estancamiento, 
- Dependencia tecnológica respecto a un proveedor, 
- Incremento de inversión al necesitar al proveedor para repuestos o componentes, incluso costes de transacción propios de acceso a la tecnología, 
- Restricciones a la competencia por restrinjir la oferta tecnológica o creación de monopolios, imposición de canales de distribución, etc.


Banco Libre OpenPhoto
Universidades y organismos de investigación son buenos suministradores de tecnología emergente, generalmente en estado pre comercial, no lista para su uso inmediato por la organización mientras los centros tecnológicos son más efectivas en este aspecto pero en ambos casos, hablamos de fuentes de conocimiento para la empresa capaces de suministrar la materia prima que les permite avanzar en el mercado a través de su mejora continua, su innovación.

Existen empresas que han decidido crear un área paralela a la actividad empresarial para rentabilizar el conocimiento y experiencia acumulada en años de trayectoria laboral y así desarrollar servicios o bienes a medida de las necesidades de sus propios clientes.

Tecnología y conocimiento son activos de magnitud internacional, y la única frontera es el interés propio, por lo que la propia dinámica competitiva de mercado obliga a que la transferencia tecnológica vaya de la mano de la cooperación a nivel internacional, aunque residiendo cerca de una gran región de conocimiento será más sencillo disfrutar y captar todas sus ventajas y aunque a priori pueda parecer que establecer una relación con este tipo de proveedor puede ser complejo, no tiene por qué si sabes como enfocar la relación, donde principalmente deben existir 3 puntos "de encuentro":

1.- La relación debe ser óptima. Fomentar la comunicación y el compromiso, mantener alta la motivación de colaboración es importante, y algunos aspectos a tener en cuenta seran la satisfacción con el desempeño del trabajo, el interés y la motivación en la colaboración, la calidad de la atención recibida y la cercanía personal, la facilidad de negociación y seguimiento de proyectos...

2.- Evaluación tecnológica. Hay 4 aspectos básicos a tener en cuenta y son los tangibles, intangibles, legales y los relacionados con la incorporación de la tecnología, según su impacto en el núcleo competitivo de la organización y su fácil uso.

3.- Alineamiento estratégico. Básicamente se trata de asegurarse de que la tecnología es la que realmente necesitas ya que aunque puede parecer absurdo, en muchos casos, el propio desconocimiento lleva a las organizaciones a comprar lo que no necesitan, y darse cuenta pasados unos meses al no adaptarse a sus expectativas ni necesidades, y hay que tener clara la viabilidad económica valorando el coste de proveedores frente a la incorporación interna de los procesos de I+D necesarios para generarla, al margen de otros muchos factores que afectarán a la empresa en el medio largo plazo, como la imagen de marca, la colaboración, el liderazgo, la identificación del colaborador con el proyecto...

Todo ello de nuevo, marca una pauta y un área de refuerzo de trabajo para la gestión de personas y su misión estratégica dentro de la organización. Mucho trabajo y nuevos retos por afrontar desde el alineación estratégico con el negocio que en determinadas organizaciones ya se desarrollan de manera exitosa. ¿conoces alguna? ¿experiencias por compartir? 





20 de febrero de 2014

Relación entre la innovación y la tecnología

Relación entre la innovación y la tecnología
jueves, febrero 20, 2014

Ninguna compañía por grande que sea, 
perdura indefinidamente si mantiene un rumbo fijo y estático
ante los acontecimientos del exterior.

Hoy en día existen  ya empresas que han hecho de la innovación uno de los principios de su funcionamiento, y necesitan disponer de conocimiento para abordar los retos que se les plantean; tradicionalmente el conocimiento se ha buscado dentro de la propia organización pero cada vez es más frecuente, y por diferentes razones preciso, buscarlo fuera de ella por lo que las universidades, organismos de investigación y centros tecnológicos se convierten en aliados estratégicos ya que les permiten avanzar en sus innovaciones aunque ello supone una serie de obstáculos que impiden el funcionamiento de la relación con la fluidez deseable ya que desde el tratamiento de datos, la cultura y misión de cada una de las partes, el desconocimiento del mercado de la otra parte con la que se trabaja, hace complejo y farragosa una relación tan necesaria como saludable para ambas.

Libre Open Photo
Innovar consiste básicamente en ofrecer a un cliente un alto valor añadido en forma de funcionalidad, diseño, oportunidad, calidad, buen precio, apertura de posibilidades y facilitar y/o mejorar la calidad de vida del usuario estableciendo diferencias claras con otras opciones al alcance del consumidor, y con la condición de ser difícilmente imitable por terceros; debes sorprender al cliente, ser capaz de adaptarse a cambios en el entorno, ofrecer novedades que atrapen al consumidor en tu experiencia de marca, y poder ser con ello rentable y competitivo.

 Uno de los aspectos de diferenciación más importantes es la tecnología, y al mismo tiempo es el único sobre el que las empresas, que actúan en mercados emergentes y cambiantes, pueden actuar ya que las diferentes regulaciones legislativas y los cambios en la demanda de los consumidores (no siempre vista a tiempo por las organizaciones) hacen de este factor con un uso apropiado una poderosa arma competitiva.


En relación con la innovación, frecuentemente aparece el término investigación y desarrollo (I+D) que no deja de ser un mecanismo para crear conocimiento y tecnología aplicado en la sociedad, aunque sea en sectores que nada tenga que ver con la tecnología... 
Steve Jobs matizaba que no se trata de la cantidad de dinero que te gastes en I+D, sino que si realmente quieres innovar debes invertir en personas, y es que se plantea una curiosa paradoja ya que, a igualdad de condiciones la tecnología es accesible a todas las empresas pero solo unas cuantas saben hacer un uso efectivo de la misma, y esa diferenciación reside en la visión y tenacidad de los técnicos y directivos de las organizaciones.

Hoy en día existen ideas para innovar pero las empresas tienen problemas por la falta de recursos económicos, de personal especializado, y muy habitualmente, por el desconocimiento de que empresas o entidades generan la tecnología que necesitan para desarrollarlas: acceder a la tecnología y el conocimiento para materializar dichas innovaciones, pero no solo como el hecho de localizar la entidad o persona adecuada, sino y principalmente, como gestionar la relación a corto, medio y largo plazo.







13 de febrero de 2014

Resolver problemas en equipo empieza por escuchar bien

Resolver problemas en equipo empieza por escuchar bien
jueves, febrero 13, 2014

La resolución de problemas es una habilidad, 
no una disciplina académica.

La mayoría de los manager o gestores de personas, consideran que escuchar bien es una parte de su trabajo y creen hacerlo bien: no solo ayuda a clarificar el problema según lo ve quien lo presenta, sino que cimienta la confianza y fe requeridas para que el gestor pueda dar una ayuda real.



Escuchar bien es la base de la resolución correcta de problemas, ya que: 

* Cimenta la relación entre el gestor y el colaborador (necesaria para que ambos puedan resolver el problema). Para la resolución de problemas debe existir confianza, interés, y una comprensión compartida de los elementos involucrados; escuchar bien es una forma de cimentar una relación ya que está relacionado con la experiencia común de que cuanto más tratamos con personas, comprendemos su modo de vida, sus valores e intereses, más cerca nos sentimos de ellos (y esto es aplicable también a grupos, equipos) lo que nos permite establecer un vínculo a través de la comprensión compartida.

* Permite reconocer los sentimientos de quien presenta el problema, y a la vez, que sean reconocidos y se les de plena importancia. Los gestores suelen tratar hechos, datos que son sólidos, bien estructurados y pueden confirmarse o revisarse pero son sentimientos son mucho más complejos, no pueden refutarse citando sentimientos de sentido opuesto y además si son fuertes, provocan una reacción en el que está oyendo, y a veces se llega a olvidar que los sentimientos también son hechos: podemos estar o no de acuerdo en que sean apropiados, pero forman parte de la situación que se desea resolver.

* Ayuda a asegurar que se expresan las verdaderas preocupaciones del interlocutor, no sólo las superficiales. Si el interlocutor no tiene toda la ayuda del manager para descubrir sus verdaderas preocupaciones, se malgasta el tiempo y los problemas quedarán sin resolver; es importante que el gestor sepa comunicar su genuino interés por lo que su interlocutor tiene que decirle.

* Ayuda a que el presentador empiece a ordenar las confusiones en su propia mente, al tener que articularlas. Cuando una persona debe exponer un problema es posible que lo haga de forma confusa, sólo una persona muy metódica reflexiona sobre una dificultad, la ordena de manera lógica y/o secuencial y presenta un cuadro coherente por lo que la ayuda del manager es importante para escuchar bien, conseguir que el interlocutor al volverse consciente de lo dicho esté en condiciones de empezar a desenredarlo, o al menos, desentrañar la confusión.

* Proporciona las condiciones emocionales que ayudan al colaborador a estar abierto a los cambios que puedan hacer falta para resolver el problema. Dado que legalmente el manager tiene derecho a realizar los cambios necesarios para resolver un problema, es importante no olvidar que psicologicamente las leyes son otras; si se quiere que una persona enfrente un problema, explore debilidades y fuerzas que pueden haber ayudado al mismo y que acepte sus responsabilidades sin ponerse a la defensiva es necesario crear una atmósfera de confianza y un reconocimiento del interés de su manager, cuya base está en una buena escucha.

Escuchar bien significa que, hasta donde es posible, el manager comprende el problema desde la perspectiva del colaborador, y éste al reconocerlo, sabe que la ayuda que recibirá se sustenta en una base sólida de comprensión compartida.






6 de febrero de 2014

Relato de una época de disrupción

Relato de una época de disrupción
jueves, febrero 06, 2014

Si no tuviera ya una actividad empresarial ¿la iniciaría a día de hoy?
Y si la respuesta fuese no, ¿qué haría al respecto?
Peter Drucker a Jack Welch


Creo que hay pocas cosas más motivadoras que ver una organización joven, una persona o un grupo que cambian las reglas de juego en su campo: una start-up que redefine un sector o una marca desafiante que consigue redefinir el mercado pero la realidad demuestra que es mucho más frecuente ver como una empresa consolidada lucha por recuperar su posición de dominio, o en muchos casos, por mantenerse en el juego de mercado en esta nueva era ya que pese a las muchas palabras de aliento y los presupuestos elevados destinados a tal fin, es muy compleja la tarea de llevar a cabo un cambio profundamente arraigado y sostenible en el tiempo, por causas muy variadas aunque principalmente por lo complejo que resulta que las personas que forman parte de la organización entiendan y asuman ese cambio con la rapidez y la integración que el momento requiere.

Un estudio llega a afirmar que un 70% de los casos en que era totalmente necesario hacer cambios han fracasado, o bien, los cambios han llegado a cabo tarde con una gran frustración, desgaste, y superando el presupuesto asignado para ello mientras en un 10% de los casos se consiguen unos resultados mejores que los esperados. ¿por qué?

Vivimos una época disruptiva, de brusca ruptura con todo lo anterior y no puedes conformarte con hacer las cosas “un poco mejor” que los demás, o “algo diferente” a como lo hacías en el pasado; en la actualidad las organizaciones se esfuerzan por redefinir las condiciones de la competencia, adoptando ideas únicas en la era del “yo también” con el fin de ser capaz de responder una pregunta clave en momentos tan confusos como el actual: ¿Qué ves que otras organizaciones no ven? Y  una buena respuesta a esta pregunta consigue posicionar delante a los mejor preparados para la época actual.


Todos hemos experimentado alguna vez la sensación de estar en un sitio nuevo en el que creemos haber estado con anterioridad, y lo que en la actualidad se requiere es justamente la otra cara de esta moneda; ser capaces de sentirnos como si no hubiésemos trabajado nunca en un sector y con esa visión fresca y nueva, desarrollar una visión diferente sobre el futuro.
Las personas mejor preparadas para afrontar esta época de cambio son las capaces de aplicar esta experiencia en épocas difíciles dando un nuevo enfoque a la interpretación de las organizaciones de las situaciones, y como planificar el futuro, aunque en muchos casos el mero hecho de redescubrir y reinterpretar el pasado genera la claridad y confianza necesarias para diseñar el futuro ya que genera una fuente de fortaleza incomparable como base de la sensación de tener una finalidad que no pueden copiar los nuevos, reserva de experiencia profesional cuyo valor aumenta ante situaciones difíciles, motor de conocimiento, y recordatorio de pilares fundamentales, que no pasan de moda.

El procedimiento es al mismo tiempo un método, una forma de pensar y un estado de ánimo; hay que cuestionarse las cosas, romper con lo que se ha hecho hasta la fecha y rechazar lo convencional: es un sistema para aquellos que odian los sistemas, un método que fomenta la perspectiva inversa.

Los días de disrupción sientan las bases para realizar cambios radicales en la estrategia, el desarrollo de producto y el marketing, y uno de los ejercicios reveladores del proceso es visitar el pasado, para desechar prácticas y también para poner de manifiesto virtudes que deben renacer para rejuvenecer la marca e infundir una nueva razón de ser.


Muchas de las transformaciones más sorprendentes se generan por personas capaces de ser tan visionarios como para gestar a partes iguales entornos conservadores y revolucionarios, con perspectivas frescas de los problemas de sus organizaciones y al mismo tiempo un plan de reforma de gran alcance, apreciando y reconociendo las ideas y experiencia que en un momento dado han conseguido hacer fuerte a su organización: celosos defensores de los cambios estratégicos y estructurales y a la vez meticulosos administradores de la historia y tradición.

¿te animas con tu aportación al momento disruptivo? que lo disfrutes!!