Se están aplicando muchos términos diferentes para hablar de un mismo "concepto base" y se trata de la nueva gestión de personas que cualquier organización requiere, y no, no hablo de tamaño sino de actitud de la organización por sobrevivir, por vivir bien, por mantenerse e incluso crecer, que es algo que aunque parezca imposible está ocurriendo, aquí, a nuestro lado... tan cerca y a la vez tan lejos! 

Cada vez que hablas con un cliente y te cuenta sus problemas de facturación, la desmotivación de los colaboradores y la no-gestión de estrategias de adaptación al medio se suele reproducir el esquema de empresas que niegan la realidad, o que opinan que "esto en mis tiempos no ocurriría" 

Sin entrar en que tiempos son mejores, dado que los actuales llegan para quedarse, y que parece importante no mirar atrás salvo para coger impulso, me centro en lo que se espera hoy de un responsable / líder (palabra que no acaba de gustarme) / manager o cualquier otro vocablo que pueda definir el nuevo rol que se empieza a mover en organizaciones que han sabido o entienden el cambio que se espera de ellas.

  • Explican y escuchan, dada la importancia que tiene hoy en día una buena comunicación interpersonal, ¿cómo no va a serlo con los peldaños de tu misma escalera? las metáforas son una gran evidencia para tratar según que temas! El empeño está en conseguir resolver un conflicto, y se agradece el feedback de manera bidireccional para el desarrollo propio y colectivo como Entidad.
  • Desarrolla compromiso,ya que entienden la importancia de cumplimiento de objetivos para el medio y largo plazo, y es más importante crear un equipo eficaz y eficiente, lo que genera menos resentimiento, mayor eficiencia, un buen clima organizacional.
  • Orientación a personas, y esto implica que el objetivo último de un directivo es desarrollar relaciones con los colaboradores, de forma que el cumplimiento de objetivos se asuma motu propio, eso es realmente formar parte de la misión y la visión de la organización!
  • Adaptable, cualidad esencial para comunicarse con cada tipo de colaborador y su necesidad, sus preferencias; entienden las señales verbales y no verbales de cada colaborador y si es necesario, ajustan su enfoque. 
  • Satisface necesidades, en este rol es necesario recoger y manejar mucha información sobre los compañeros para poder ayudarles a descubrir sus necesidades personales y esto se entiende como una ayuda que hace fluir la relación en sintonia clara hacia el win-win.
  • Genera confianza y entendimiento,  y esto ocurre como norma en la relación de cualesquiera que sean los componentes del equipo, la información se comparte de verdad, de manera abierta, y la comunicación es un proceso abierto, sincero y honesto.
Todo esto por si solo no nos garantiza el éxito, pero sin duda, nos aleja de los peligros de estar rodeado de personas resentidas, poco eficaces y con la cabeza siempre dispuesta a vagar por pensamientos alternativos al problema que atañe a todo el equipo, una mejor voluntad, y como resultado, de cierta manera, una verbalización tácita o explícita de un mayor compromiso.

Te dejo en este link la comparativa de manera gráfica sobre como he jugado con los conceptos de dirección tradicional y orgánica para que se vea a golpe de vista las diferencias entre ellas! 

Espero que te resulte útil, y que compartas conmigo tu opinión: ¿Echas en falta algún otro precepto para este nuevo rol? ¿lo disfrutas ya en tu entorno? :)