En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender
hasta su nivel de incompetencia:
la nata sube hasta cortarse
                                         Laurence J. Peter


Hace poco releía un artículo sobre el Principio de Peter, y realmente he sentido nuevamente curiosidad completamente ajena a la realidad que refleja desde el humor y el sarcasmo.

Por si no lo conoces, este Principio señala que cualquier persona que desempeña de manera efectiva su trabajo es promocionada a puestos de mayor responsabilidad, hasta un punto en el que no son capaces de formular de manera correcta los objetivos de su trabajo, y en ese momento, alcanzan su nivel máximo de incompetencia.

Banco MorgueFile Free
El Principio se basa en las organizaciones jerarquizadas, y tal vez por ello hoy en día, sigue vigente en muchas empresas pero en las organizaciones cada vez tiene menos sentido, debido a que en la actualidad lo que se busca es que las personas se desarrollen partiendo de sus habilidades y competencias naturales por las que son reclutadas ¿o no? 

Parece un contrasentido pero a la vez necesario tener en cuenta la dualidad con la que nos manejamos en nuestro día a día, y es que mientras las cuentas de resultados arrojan blanco sobre negro todo aquello que debemos cambiar, mejorar, gestionar y valorar, en muchos casos las propias empresas no son capaces de asimilar los cambios que necesitan:

* Hay que escuchar a los clientes exigentes, intercomunicarse con ellos ayuda a trazar una línea que permite la supervivencia frente a la necesidad de respuesta de los mejores clientes, que impide ver el futuro en la disrupción de mercados emergentes.


* Segmentación incorrecta de mercado, ya que influye en los productos que desarrolla y condiciona las características incorporadas y la forma en que las lleva al público; es hora de segmentar por sector, o por dimensiones de negocio (B2B) y es que es el trabajo que necesita el público, no el producto ni el cliente quién segmenta.


*Las percepciones erróneas de una compañía sobre competencias centrales, su business core,  implican con frecuencia la pérdida de oportunidades de crecimiento, y añado, el descubrimiento de que sus directivos pueden no estar capacitados para sacar adelante nuevas líneas de negocio.



Banco MorgueFile Free
La sabiduría tradicional trabaja en circunstacias convencionales, pero se pierde al cambiar el marco de actuación, lo que implica una ventaja para cualquier aspirante, y un trabajo duro para los titulares ya que requieren crear un espacio organizativo capacitado para el éxito a través de la disrupción: hay que brindarles autonomía sustancial, pero colocarlo en el centro de las principales operaciones puede hacerle fracasar.

Tal vez estas 3 medidas no sean suficientes para "hacer caer" el principio de Peter, lo que no me cabe duda es que son necesarias per se para la supervivencia y la capacitación de cualquier empresa que hoy en día quiera seguir teniendo nicho de mercado y valor a los ojos del consumidor, y es que en cualquier caso:



  •  Menos personas en adelante estarán dispuestas a asumir dicho paradigma de aumentar la incompetencia a la par que su puesto, entre otras razones por que cada vez más las organizaciones tienden a la horizontalidad y a los liderazgos rotativos por proyectos, ya no por jerarquía.
  • Todas aquellas organizaciones que todavía no recluten talento, no tardarán en descubrir que es justo una debilidad clara en su DAFO, y por tanto, cualquier otra forma de reclutamiento será innecesaria e indeseable.
Nadie dijo que la era del conocimiento fuese fácil ni que viniese con manual de instrucciones, lo que no se puede decir, es que sea aburrida!