Todo pasa y todo queda, 
Pero lo nuestro es pasar...




Eso es lo que hago hoy, lo que quiero, tal vez lo que necesito para hacer una reflexión buscando contrastes, avances y necesidades de cambio y de mejora; vivimos un momento de cambio, (ya, ya sé que no cuento ninguna novedad diciendo esto) pero hoy tal vez por el día y la semana tan repleta de actividad fuera de la oficina, lejos de papeles y consultoria me permito hacer un post mucho más visual para resumir lo que está pasando y con la rapidez con la que el proyecto que comenzaba hace casi un año está ganando vida propia...

Empezó a la par que Pirates en Ourense para llevarme como mentora a la tierra de los vinos por excelencia en Galicia, y como no podía ser de otra forma la experiencia fué maravillosa, y los proyectos sin duda, toda una declaración de que las cosas están cambiando y las personas están tomando las riendas de sus proyectos profesionales y vitales: bien!!


El siguiente punto ha sido la foto "selfie" en Doutroxeito, donde Chus Prol, efectivamente está haciendo las cosas de otra forma: todos a uno, creando sinergias reales y buscando soluciones a las necesidades reales de las personas.
Impecable!!

 Reunirnos desde Factoria con Vermis Proyect para avanzar ideas y trabajos, ha sido un regalo más que una necesidad y un motivo más para el optimismo y la consciencia de ir dando pasos en la dirección correcta: genial!! 


 



Para ir completando la jornada "CO" llegar al espacio Dalle que Dalle ha sido un regalo por la belleza del lugar y el entorno, el buen hacer y las ganas de las chicas que están detrás del proyecto aunque sólo os deje fotos con 2 de las cooperativistas, pero son 3!!  y es un gusto que cada vez se defina de una forma más clara un negocio que tiene mucho que decir y que aportar a todo el momento y movimiento que estamos viviendo...


Ya trabajando sobre los proyectos de manera individual y colectiva, valorando nuevas opciones de colaboración, ha sido un gustazo poder conocer en persona a Diego Parajó y comprobar en persona, que efectivamente el minifundio gallego está perdiendo intensidad, al menos, en el sentido más tradicional de la palabra y que el lenguaje que compartimos las personas formadas en los 80, es más común que nunca, hablamos un mismo idioma representativo e identificativo hayá donde nos encontremos, lo cual, lejos de parecerme un problema, me sorprende por la virtud: el entendimiento y la diversión aunadas con la profesionalidad nunca ha estado más cerca!!


Y como debe ser, que de verde está vestido mis días, o estas semanas, no podía acabar esta alegoría sin mencionar a la ranita que tanta ternura y sorpresa me ha despertado hoy mismo, en la calle, a plena luz y pisoteada por todos, sin perder un ápice de frescura y gracia, así que... ¿Tal vez sea una señal subliminal? ¿tal vez acabo de encontrar a mi ranita de la suerte?? 



To be continued... ;-)