Compartir espacio con Clyo, es para mi no sólo un placer sino todo un honor...
Hace tiempo la conocí a través de las redes, y gracias a ella he llegado a valorar y apreciar el trabajo de todos los copywriter...
Os la podéis encontrar en las redes (twitter, facebook, LinkedIn, Google +... ), en su propio blog http://gulliveriacomunicacion.blogspot.com.es/, y también en Gulliveria Comunicación donde trabaja y lleva adelante su aportación a este mundo de la comunicación del que tanto sabe, y que tanto nos ha hecho aprender a los que como yo, la seguimos y esperamos siempre, a cualquier hora, para seguir aprendiendo, compartiendo y debatiendo con ella ideas para poder enriquecernos!
Suelo decírselo a menudo, pero de nuevo y hoy desde aquí GRACIAS por tus contenidos, por ser y por estar, pero sobre todo, gracias por esas maravillosas infografias que son un regalo que me tienen enamorada desde el minuto cero.

Ahí va el post que ha querido compartir desde este espacio con todos nosotros: 





COMUNICACIÓN EN REDES SOCIALES: EL OBJETIVO NO ES SONAR, SINO RESONAR

En el escaparate online de los medios sociales, la exposición está asegurada, pero el objetivo es otro: Resonar.

Cambio el sentido que le da la RAE: “sonar mucho” por “sonar en sintonía con quién te escucha”.

TIPOS DE CONTENIDOS Y EL  PROCESO DE TOMA DE DECISIONES

Llamar la atención o ser recordado no son suficientes, aunque deban tenerse en cuenta para provocar una decisión favorable.

Estas son las fases de la toma de decisiones y, en paralelo, el tipo de contenidos online.






























COMUNICACIÓN CONSCIENTE

En cualquier momento del proceso, la comunicación consciente es fruto de una reflexión previa con tres elementos fundamentales: intención, comprensión y expresión.

Intención: qué quiero comunicar y conseguir.
Comprensión: a quién me dirijo y qué le interesa o por qué debería importarle.
Expresión: cómo contarlo para que merezca la pena dedicar un tiempo a mi mensaje.

Lo escrito acerca de cómo hacerlo es inabarcable y, normalmente, lo encabezan titulares que prometen rapidez, simplicidad y eficacia. Además de las técnicas que podemos aprender, es necesario una actitud consecuente e intencionada, adquirir habilidades comunicativas para saber expresarse y un profundo conocimiento propio y de las personas a las que te quieres dirigir.

CÓMO CONSEGUIR LA EFICACIA DE LOS CONTENIDOS

1.    Auto-conocimiento y autenticidad

Para las empresas, requiere que todo el equipo tenga la misma idea del producto, marca o empresa de los cuales son embajadores, y tener unas directrices que hagan a cada comunicación identificable con la empresa y su esencia.
Para la marca personal, conocimiento y confianza en las habilidades y talentos, así como de los límites.

2.    Información de valor

Mucho se habla de ello, pero ¿qué es? Aportar algo nuevo que enriquezca los intereses de quien lo recibe y hacerlo de forma apetecible.
Contenidos innovadores: En apariencia sencillo, no lo es tanto porque, dependiendo del sector, innovar encuentra resistencia.
De manera inconsciente intentamos que nuestras creencias tengan “lógica”, que sean coherentes con lo que pensamos, por lo que introducir un asunto que las contradice no es fácil. Hay que realizar una larga tarea de educación y ser pacientes.
Pensemos en algo tan novedoso como lo fueron los servicios de un coach. Al principio tuvieron que realizan una labor de educación previa para dar a conocer su valor.
De forma atractiva: Junto al tipo de formato elegido (blogs, videos, apps, etc), la forma de presentar el guión del mensaje es clave.
Jugar con las analogías y metáforas narrativas o visuales, crear un relato con personajes con los que el interlocutor se identifique o animar a la participación del espectador con retos que despierten su creatividad, son algunas formas de hacerlo.

3.    Conocimiento de la audiencia y empatía

Hablar de lo que les interesa y en su mismo idioma nos acerca. Por eso es tan importante que la voz en redes sociales suene humana, se adapte al contexto y sea cercana.
Requiere valor. El valor de descartar. Porque cuanto más nos acercamos un tipo de personas, más nos alejamos de otras. Si nos mantenemos equidistantes, estamos tan lejos de unos como de otros.


4.    Habilidades comunicativas: Asertividad y riqueza de vocabulario

Hay personas capaces de expresar cualquier mensaje en positivo y de manera motivadora sin apenas pensarlo, incluso las críticas. Tienen una asertividad innata. Para el resto, la buena noticia es que se aprende.
Además de psicología, es esencial tener vocabulario al que recurrir. Qué rabia da cuando no sabemos definir con claridad una sensación porque no encontramos las palabras. Para darle solución, la lectura de buenos escritores es el mejor remedio.

5.    Confianza en la inteligencia del público

Ellos tienen la última palabra y no se puede forzar. Quien lo intenta, puede obtener resultados a corto plazo y una mala reputación que, como una losa, es muy difícil de quitar.
Confiar en un argumentario honesto como medio para conseguir resultados puede que, en ocasiones, parezca infructuoso. En esos momentos, la fortaleza estriba en guiarse por la ética propia y seguir superándose.


La accesibilidad de las redes sociales da lugar a que la información se multiplique. Quien apuesta por diferenciarse aportando valor real a su audiencia, da el primer paso para resonar.