Un proyecto es un problema, 

con un plan de solución...
J.M.Juran


Es muy frecuente usar modelos matemáticos para planificar proyectos olvidando contemplar factores que afectan y mucho al normal funcionamiento y desarrollo del mismo, como el comportamiento de los equipos de proyecto, organizaciones, clientes, factores de estrategia, competitividad, productividad... así como el desmesurado alcance de los proyectos con prestaciones y funcionalidades por los que los clientes no pagarían.


El propio concepto de proyecto es muy controvertido y en la actualidad presentan problemas de todo tipo: 

* En cuanto a la meta y el alcance del proyecto,
* Los plazos de entrega de los resultados del proyecto, 
* La gestión de recursos que no son infinitos.

En función de la felicidad de los integrantes y del grado de cumplimiento del proyecto nos encontramos con 4 tipos de equipos: 
  • Todo lo puede, donde el equipo está formado por especialistas de las diferentes áreas y comportamiento multidisciplinar: los componentes no se mueven de forma altruista sino por ascensos, méritos o reconocimientos diversos; son autosuficientes en la gestión interna del grupo y dejan lo exterior al responsable.
  • Cuerpo de marines, donde el único que cree en el éxito es el responsable del mismo, no sabe delegar y ejercita funciones de control exhaustivas; en este caso la felicidad baja drásticamente ya que el único que cree que se llevará a cabo es el responsable, y hace que la empresa pierda valiosos colaboradores.
  • Suicidas, donde ni el responsable ni los demás confian en su finalización, y se limitan a esperar una pronta cancelación del mismo.
  • Kamikazes, donde nadie cree tampoco que el proyecto se desarrolle, pero tal vez por orgullo, se pelea por él y prima un sentimiento de fidelidad muy agudizado.
Hay que tener en cuenta que el COEP (Cultura de Empresa, Organización, Entorno y Personas) marca y define el modo en que se desarrollan los proyectos y su administración por lo que existen empresas dentro de una industria que se comportan de una manera muy diferente.

Es importante por tanto, que el responsable en cuanto a la cultura de empresa tenga cuidado en 2 aspectos: 
  1. No alterar el ritmo de empresa, en el aspecto de alterar la dinámica empresarial sin el visto bueno del cuadro directivo.
  2. Evitar laboratorios, cambiando sistemas de gestión de proyectos a formas imperativas y encorsetadas basadas en simulaciones.

La Organización: Los proyectos pueden producirse en organizaciones funcionales, matriciales o por proyectos pero siempre siendo consciente de que dirigir un proyecto es dirigir el cambio de la institución.

El Entorno: en el ámbito interno los proyectos se ven afectados por la tecnología existente, normativas poco ágiles, aplicaciones informáticas, mientras en el ámbito externo los competidores, la globalización y los nuevos mercados exigen que los proyectos se desarrollen en un tiempo más corto y con costes inferiores.

Las Personas: Las 3 premisas anteriores son muy importantes para las personas que trabajan en la organización, y su comportamiento es vital para el buen fin de los proyectos;hay muchos implicados y el responsable de un proyecto tiene relación con muchas personas con intereses muy diferentes, y existen distintas causas que hace al grupo fallar con cierta frecuencia, tales como los recursos inadecuados, problemas de liderazgo, objetivos imposibles...